Fundación Lucentum: Tiempo de espera


Estamos atravesando esas semanas interminables en las que la Fundación Lucentum, como la mayoría de equipos LEB, desaparecen de la presencia en los medios. Y ya no porque los medios hagan poco por darle difusión al basket, si no porque hoy en día el club no genera ningún tipo de noticia. Es así como está desde hace años el baloncesto en estas categorías.

La página web del club se quedó anclada en la carta de despedida de Miguel Ángel Zapata. Es de suponer que internamente el trabajo estará siendo incesante. Incluso es probable que se tenga decidido el nombre del entrenador e incluso un listado acotado de posibles fichajes. Pero lo cierto es que la LEB Plata a veces se convierte en un pequeño pozo en el que hasta dentro de unas semanas que empiecen a moverse fichajes no hay nada que rascar.

El próximo lunes acaba el plazo para inscribir a los equipos en la liga y hay serias dudas en clubes como Xuven, Óbila o Alcázar de poder seguir en la categoría. Esto puede influir también en los plazos de los otros clubes a la hora de planificar sus plantillas.

Con la modificación de las normas para acceder a ACB, este año es muy probable que Burgos y Gipuzkoa Basket puedan subir. Además, si no cambian las cosas, se abre una vía a que los ascensos puedan volver a estabilizarse, con lo que esto va a potenciar mucho una LEB Oro que ganará en interés. Equipos como Manresa y Sevilla, si finalmente descienden, darán mayor nivel a la liga y estar en esa LEB Oro tiene que ser un objetivo del Lucentum a corto plazo.

Ilusionar en LEB Plata es difícil. Son cuatro temporadas y por mucho que se intente dar un giro a las campañas de abonos o modificar ciertas cosas, hay que ser realista y ver que la masa de seguidores no va a crecer demasiado. Si el equipo genera ilusión y desprende mejores sensaciones que los últimos años se podrá establecer una línea creciente a lo largo de la temporada. Pero al final lo que hace que esto de un salto de calidad son los momentos decisivos... y no fallar en ellos. 

Luchar por un ascenso a una LEB Oro que vuelva a poder ser un paso hacia la ACB es un buen aliciente pero ya hemos visto que con el nombre no se asciende. Lucentum y Granada demostraron el año pasado que por la historia de los clubes y por tener los mejores presupuestos no se logran los triunfos. La LEB Plata es una categoría en la que es muy importante el acertar con los extranjeros o con saber generar un grupo que tenga química positiva. En una liga en la que muchos de los jugadores tienen que complementar su carrera con otros trabajos o compaginarla con estudios, la labor de la dirección deportiva es clave para crear un grupo con potencial y capaz de tener implicación en el proyecto.


Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :