Justin Pitts, la historia del pequeño héroe llegado de Kansas City - Lucentum Blogging

Lucentum Blogging

Desde 2007 hablando del Lucentum Alicante

ÚLTIMAS NOTICIAS

Home Top Ad

Post Top Ad

26 febrero 2020

Justin Pitts, la historia del pequeño héroe llegado de Kansas City


Justin Pitts, 'The legend of the archer'

Cuando llegan los instantes finales de los partidos del HLA Alicante los balones suelen pasar por las manos de Justin Pitts. El jugador norteamericano se ha convertido en una de las sensaciones de la competición. Sorprendió con su fenomenal irrupción el año pasado en LEB Plata y lo sigue haciendo con una progresión que todavía está lejos de llegar a su punto más alto.

La trayectoria de Justin Pitts está marcada por decisiones importantes y difíciles que tuvo que tomar y que le han hecho madurar como persona y como jugador. Justin Pitts tiene 25 años pero acumula una exitosa trayectoria en su etapa en el instituto (High School) y en la universidad, donde acumuló galardones durante sus cuatro años en NCAA-II.

Su etapa en el High School estuvo marcada por una importante decisión que tuvo que tomar antes de su última temporada. Su familia tuvo que cambiar de ciudad debido a motivos laborales. Eso obligó a Justin y a su familia a plantearse si llevarse a Justin con ellos o si dejar que acabase su etapa en su instituto, lo cual le permitiría tener más opciones de futuro en su salto a la Universidad, porque Justin pensaba que "ya me había hecho un nombre en Kansas City y no quería irme a un sitio y tener que volver a demostrar lo que ya había hecho".

Justin Pitts se quedó a vivir con la familia de su mejor amigo y acabó su etapa en el instituto dejando sus registros para la historia. Promedió 16.4 puntos y 3.1 rebos por partido. Fue nombrado por unanimidad Jugador del año en su conferencia.

Su gran rendimiento hizo que Ben McCollum, técnico de Northwest Missouri Bearcats, se fijara en él. Aunque el propio McCollum reconocía que "la primera vez que le ví pensé que era demasiado pequeño para nosotros".

Su entrenador decía que "jugadores como Justin tienen una confianza natural porque han tenido que aprender a solucionarse la vida ellos solos".

A pesar de todo, Justin Pitts llegó a la Universidad solo con una beca parcial. Además, en su primer año fue 'redshirt', es decir estuvo como a prueba sin poder competir en el equipo. Ese año tuvo que ganarse el hueco para poder dar el salto al equipo NCAA II.



Su impacto en la NCAA II fue inmediato. Y su vitrina de galardones logrados en sus cuatro años universitarios está repleta:

-4 veces Quinteto Ideal MIAA Conference
-Freshman of the Year (2015) MIAA Conference
-Jugador del Año (2016, 2017 y 2018) MIAA Conference
-2 veces Quinteto Ideal NCAA II (2017 y 2018)
-Campeón NCAA II, MVP y Jugador del año (2017)

Además, en ese exitoso año 2017 recibió el Bevo Francis Award, que reconoce al mejor jugador universitario (excluyendo NCAA I):



En su etapa final en Northwest Missouri sufrió una lesión en el pie que marcó su salto al baloncesto profesional. Se perdió el tramo final de temporada, y el propio Justin Pitts apuntaba que "Tuve esta lesión en el dedo del pie al final de la temporada, pero era más como una lesión general del pie. Llevaba unas nuevas zapatillas a comienzo de temporada, luego las cambié pensando que eso ayudaría. Pero no fue así, Así que tuve que parar y observar".

Ese fue otro momento difícil en su carrera. Fichó por el Karlsruhe de la segunda divisón alemana. ¿Quién sabe si no hubiera acabado lesionado su etapa universitaria donde habría fichado?. La cuestión es que llegó a viajar a Alemania y comenzó a entrenar, pero regresaron las molestias en su pie y le obligó a parar. 


El equipo médico del club alemán pensaba que su recuperación llevaría semanas o meses y disolvieron el contrato en el periodo de prueba. 

Y en ese momento se alinearon los astros para que Justin Pitts pudiera llegar a Alicante. Vladimir Nemcok, base eslovaco del Lucentum, abandonaba el equipo. El Lucentum entraba en mercado y se fijó en Justin Pitts. Guillermo Rejón era el director deportivo y tuvo que tomar una decisión importante, en la que tuvo mucha importancia la opinión del equipo médico y de fisioterapia del club. Luz verde al fichaje de Pitts. Una decisión que, tal vez, cambió el destino del club.

Justin Pitts llegó a Alicante y tardó poco en adaptarse. No es fácil para un jugador recién llegado de Estados Unidos y tras su frustrado paso por Alemania. Además, Pitts había sido padre hace pocas fechas y tenía lejos a su familia. Una nueva prueba para la madurez del jugador.

En Alicante tardó poco en demostrar su calidad. Apenas unas semanas después de su llegada hizo su primera acción decisiva. El HLA Alicante necesitaba ganar en Almansa para entrar en la Copa LEB Plata. El equipo perdía 74-75 a falta de siete segundos... y sucedió esto:




En la Copa LEB Plata 2019, Justin Pitts llegaba lesionado en el tobillo. Aquel partido arrancaba con la lesión de Kike Garrido a los dos minutos. Y ahí Justin Pitts dio un paso al frente y acabó disputando 31 minutos con el tobillo lesionado. 

La temporada avanzaba y Pitts se acabó convirtiendo en factor clave en el ascenso. El partido decisivo, ante Basket Navarra, lo coronó con 29 puntos (7 triples) y 34 de valoración:


En los instantes finales del partido del ascenso, Pedro Rivero tuvo un bonito detalle con Pitts para que recibiera el reconocimiento y la ovación de la afición alicantina. Mandó a Pitts al centro de la cancha antes de sustituirle para que pudiera recibir el cariño de la grada.



Su gran temporada nos hacía a todos pensar que iba a ser muy complicado que siguiera en Alicante. Sin embargo, el 18 de junio el club nos sorprendía a todos anunciando su renovación como primera pieza del proyecto del club en LEB Oro. Ilusión.


Siempre quedan dudas sobre la adaptación de un jugador de LEB Plata a LEB Oro, pero Justin Pitts tardó poco en disiparlas. Se ha convertido en una de las estrellas de la liga y un jugador determinante para el equipo en momentos importantes. Su apuesta por seguir en Alicante, a las órdenes de Pedro Rivero y al lado de Pedro Llompart le ha servido para seguir creciendo en su juego y formar la mejor pareja de bases de la competición.

La temporada de Pitts está siendo para enmarcar y nos ha dejado momentos espectaculares como su canasta ganadora ante Melilla:



Si el año pasado costaba pensar en su continuidad, este año parece más complicado si cabe después de la revalorización que va a tener con su gran temporada. Sea como fuere, será de esos jugadores de los que podremos decir aquello de "yo ví jugar a Justin Pitts en el Lucentum".

1 comentario:

Peter dijo...

Super reportaje, Ramón menudo trabajazo. Tu también eres un lujo

Post Bottom Ad

Pages