La afición grita #VamosLucentum en Twitter


La afición del Lucentum lleva muchas semanas sufriendo en silencio por nuestro equipo. No confundir eso con estar adormecido o acomodado. Ha sido un año duro, en el que siempre hemos sido conscientes de los problemas que tenía el club. 

En las últimas fechas hemos sufrido con la falta de noticias y con las noticias casi siempre negativas sobre el futuro del equipo. Con los rumores de la venta de la plaza ACB y con el casi seguro triste final que nos esperaba.

Pero hoy la afición ha querido levantar un último grito de ánimo hacia el equipo, hacia los que todavía trabajan y pierden sueño porque podamos seguir vivos y hacia los que pueden apoyar a un club que tiene detrás a mucha gente y que tiene el cariño de mucha más gente de la que pueda acudir al CT o incluso de la que le guste el basket.

El Lucentum es una pequeña (o no tan pequeña) parte de la historia de Alicante. Es quizá el club que mayores éxitos deportivos nos ha dado en la última década y sería triste dejarlo escapar de esta manera tan triste.

Por eso hoy en Twitter están sonando con fuerza los ánimos bajo el hashtag #VamosLucentum. Mensajes de jugadores, de aficionados, de gente del club, de mucha gente que quiere lanzar ese último aliento a un equipo y a una afición que no quiere decir adiós al baloncesto.

Os invito a todos a intensificar ese mensaje #VamosLucentum durante estos días para que estemos presentes y que en estos días tan decisivos para el futuro del club podamos demostrar que estamos todos juntos remando hacia la misma dirección.

No se trata de ser Trending Topic, se trata de que el Lucentum esté presente, que llegue el mensaje a toda la gente de basket que podamos y que demostremos que seguimos aquí, que no podrán acabar con nosotros y que estaremos con el Lucentum hasta el final. No perderemos la esperanza.
#VamosLucentum

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración