El Lucentum no despega

Fotos: Jose Fco. Martínez
Cuando hace un par de meses mirábamos el calendario, todos esperábamos que el partido ante Ford Burgos iba a ser un momento clave en la temporada y un duelo decisivo en la lucha por el ascenso. La realidad fue muy distinta. El partido de ayer llegaba con el Lucentum alejado del ascenso directo y acabó con el equipo perdiendo una posición más en la tabla en favor de Palencia Baloncesto.

La baja de Rivero obligó a Sàbat a asumir el mando del equipo durante más de cuarenta minutos. Shaun Green jugó en posición de cuatro durante muchos minutos y se convirtió en la segunda pieza del juego interior. Rejón no fue el de las últimas semanas. Middleton y Fernández apenas aparecieron. Huertas estuvo muy desacertado. Horrendos porcentajes de tiro, aunque peores fueron los de Burgos y nos ganaron. Perdimos la batalla en el rebote y permitimos que Burgos lanzase 15 tiros más a canasta que nosotros.

El Lucentum firmó ayer alguno de sus topes negativos de la temporada. La de ayer fue la peor anotación del equipo en casa en toda la temporada (y la segunda peor de la temporada). El equipo firmó el peor porcentaje de tiro de 2 de la temporada (41%) y el peor también en tiros de campo (38%). Además de sellar la segunda peor valoración de equipo de la temporada. 

Es difícil quedarse con algo bueno del partido de ayer. Mal partido de ambos equipos. Lo positivo es que, a pesar de todo, el equipo compitió hasta el último segundo y mantuvo sus opciones de victoria.

Vimos un partido gris, marcado por las defensas, por el desacierto en el tiro en los dos equipos y aderezado con un arbitraje "regulero". Lo único bueno es que el partido nos brindó unos últimos minutos cargados de emoción y una prórroga que siempre da ese plus de diversión y de tensión que tanto nos gusta en el Centro de Tecnificación.

Si nos vamos al plano individual, Albert Sàbat asumió el mando del equipo y acabó transformando sus minutos en anotación y una buena labor individual (20 puntos, 6 asistencias, 7 faltas recibidas y 28 de valoración) que no se acabó de contagiar al equipo.

Radovan Kouril tuvo tres apariciones en cancha para dar un respiro a Sàbat. En los dos o tres próximos partidos en los que Rivero va a ser baja es probable que siga teniendo esos minutos, que siempre le vienen bien para ir cogiendo poco a poco madurez.

Rafa Huertas sigue muy desacertado en el lanzamiento. 2/9 en tiro de campo. 0/4 en triples. En nueve de los diez últimos partidos ha firmado menos del 30% en tiro de campo. Preocupantes números en un jugador del que se esperaba mucho más.

Romà Bas se sigue confirmando como el fichaje que más está cumpliendo las expectativas creadas con su llegada. Fiable y regular en el tiro. Firma un 64% en triples en las últimas 10 jornadas. Ayer sumó además 5 rebotes y su habitual intensidad defensiva.

Álex Llorca estuvo correcto. Sin errores en el tiro. Sin pérdidas. 5 puntos y 2 rebotes, aunque su intensidad en defensa le costó cargarse con cuatro faltas personales.


Shaun Green ayer disputó casi todos sus minutos como cuatro, con la intención de emparejarse con un Jorge García que podría haber hecho mucho daño a Jesús Fernández o Middleton. Se le vio cómodo en esa posición. Hizo buenas jugadas abriéndose a media distancia para amenazar con su tiro y también capturó 9 rebotes. Desacertado en el triple, algunos lanzamientos mal seleccionados y esa falta de fiabilidad exterior manchó su buen papel.

Coppenrath se erigió en casi única referencia interior del equipo. Absorbió muchos balones, aunque le costó ganarse la posición, pero no estuvo acertado en el tiro y eso le privó de ayudar más al equipo.


Guillermo Rejón no tuvo ayer su día. Desacertado en el tiro y algo ofuscado con la actuación arbitral.

Jesús Fernández estuvo doce  minutos en pista y acabó inédito.

Middleton apenas estuvo tres minutos y solo una canasta fue su bagaje.

Estamos ya entrando en el último tercio de liga regular y se está confirmando que aunque nos hartemos de escuchar que tenemos la mejor plantilla de la liga, no es así. El equipo tiene mucho que mejorar pero el margen de mejora que parecen ofrecer los jugadores no es tan amplio como quisiéramos. Jesús Fernández y Darryl Middleton están acusando mucho sus limitaciones físicas, con lo que el juego interior se resiente mucho. Huertas hace mucho que está lejos de ser ese jugador que puede romper un partido. Green mejora pero sigue sin ser determinante.

El perímetro sigue siendo irregular y nos falta una pieza que dote de equilibrio al equipo.

Rubén Perelló tiene su cuota de responsabilidad pero creo que el problema que se empieza a ver es que algunos de los mimbres de este equipo no están en línea ascendente y para que esto llegue a buen puerto necesitamos disponer de más jugadores que doten de consistencia al equipo durante los cuarenta minutos. No podemos confiarlo todo al buen hacer de Coppenrath o a la dirección de la pareja Sàbat-Rivero. Nos falta mucho.


El día 28 de febrero acaba el plazo de fichaje de jugadores en Adecco Oro y, en mi opinión, si no se incorpora alguna pieza de calidad al equipo va a ser complicado lograr el objetivo del ascenso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración