Otro naufragio a domicilio del Lucentum y adiós a la Copa

 

El pasado sábado el Lucentum disputaba en Morón el último partido de la primera vuelta, con la intención de lograr un triunfo y de pelear por recuperar el average a Marín y llegar a la Copa. Ni una cosa ni la otra.

El equipo volvió a naufragar a domicilio y desaprovechó la amplia derrota de Marín ante Clínicas Rincón. 

Los de Kuko Cruza habían tirado por la borda sus opciones al descanso, anotando solo 17 puntos en toda la primera mitad. La mejoría del equipo llegó tarde y apenas sirvió para competir durante la segunda mitad, sin llegar a tener cerca el triunfo. 



Mirando las estadísticas del equipo, destacan las cosas negativas. Un paupérrimo 2 de 20 en triples. Hasta cinco jugadores acabaron en valoración negativa. 10 tapones en contra. Un 32% en tiro de campo...  Derrota sin paliativos.


Olvidada la Copa toca volver a mirar la clasificación pensando en la liga regular y es ahí cuando tenemos que 'agradecer' que nuestros rivales también perdieron, con lo que el equipo sigue con plenas opciones de luchar por acabar arriba.

El equipo tiene que mejorar mucho fuera de casa y poner remedio a ese bajón de rendimiento lejos de Alicante si quiere optar al ascenso. La fuerza como locales nos va a servir para mantenernos arriba, pero el salto de calidad viene, sí o sí, mejorando lejos de casa. Kuko tiene trabajo en esta faceta.

De momento, el próximo sábado el equipo visita la cancha de uno de los equipos más serios de la liga y que cuenta con el juego interior más poderoso. No es mal sitio para alejar esos fantasmas y el atenazamiento que vivimos lejos de Alicante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración

Adiós a Miguel Ángel Zapata, ¿y ahora qué?