¿Por qué la FEB no cancela las competiciones? - Lucentum Blogging

Lucentum Blogging

Desde 2007 hablando del Lucentum Alicante

ÚLTIMAS NOTICIAS

Home Top Ad

Post Top Ad

27 marzo 2020

¿Por qué la FEB no cancela las competiciones?


La crisis sanitaria provocada por el Coronavirus está poniendo en jaque a las competiciones deportivas a todos los niveles. 

En el ámbito del baloncesto, la lista de ligas canceladas a lo largo de Europa es cada vez más larga.


Sin embargo, la FEB no parece dispuesta, a corto plazo, a dar el paso de cancelar sus competiciones. El pasado miércoles amplió el aplazamiento hasta el 13 de abril, en concordancia con la ampliación del Estado de Alarma que aprobó el Congreso de los Diputados. 

La línea federativa va ligada a la evolución de acontecimientos, como esperando a que la orden de cancelación tenga que venir de un organismo superior como el Consejo Superior de Deportes y poder así esquivar la responsabilidad directa en las consecuencias de esa decisión tan trascendente. 

El desarrollo de la crisis y la perspectiva de recuperación de la normalidad no parece que mejore a corto plazo y todo indica que aunque pueda acabar el confinamiento a mediados de abril (en el mejor de los casos), la actividad normal en la sociedad tendrá un lento recuperamiento, siendo complicado que vayamos a poder ver espectáculos con gran afluencia de público en corto-medio plazo.

Mientras tanto, en la Liga LEB Oro ya son 10 los equipos que han solicitado un ERTE, los jugadores extranjeros han regresado en gran número a sus países de origen y un gran porcentaje de jugadores apenas pueden realizar tareas precarias de ejercicio físico en sus casas, ante la situación de confinamiento que vivimos.

Si bajamos otro escalón, en LEB Plata también se han solicitado ERTE (Navarra y Clavijo, por ejemplo), además del consecuente éxodo de jugadores. En esta categoría fueron 19 de los 24 equipos los que presentaron a la FEB una solictiud de cancelación de la competición.


Mirando la situación con cierta objetividad, parece complicado que se puedan retomar unas competiciones con equipos virtualmente desmantelados, con jugadores en países donde puede ser complicado su regreso, con situaciones donde podría aparecer algún caso de infección y posible cuarentena. Además, hay que tener en cuenta que retomar la actividad tras un parón de un mes exigiría un mínimo de pretemporada para recuperar el ritmo a las plantillas. Y teniendo en cuenta que probablemente se tendría que jugar a puerta cerrada ante posibles restricciones ordenadas por las autoridades sanitarias.

¿Qué hace que la FEB retrase la decisión de cancelar las ligas? Es evidente que la cancelación de las competiciones implica tomar decisiones de mucha trascendencia y que es imposible que satisfagan a todos los equipos. ¿Cómo quedan las situaciones de ascensos y descensos? ¿Cómo puede influir la decisión que tome la ACB en su momento? 

No es fácil. La cancelación de las competiciones parece cantada, pero es complicado saber cuando, de qué forma y con qué consecuencias se toma la decisión. 

No hay comentarios:

Post Bottom Ad

Pages