El juego interior del Lucentum 2009/10 a análisis


Uno de los aspectos negativos que se pueden encontrar en la composición de la plantilla del Lucentum para esta temporada es, en mi opinión, la falta de un jugador franquicia en la pintura con experiencia y reconocido en la ACB, me explico:

En la primera experiencia ACB del Lucentum, allá por la temporada 2000-01, el Lucentum incorporó para reforzar el juego interior formado por unos jovencísimos y todavía faltos de experiencia Jorge García y Guillermo Rejón, a una estrella argentina que nunca había jugado en Europa como era Diego Osella, que venía con la medalla de ser un ídolo y el MVP de la liga argentina con Atenas de Córdoba, y también se fichó a Ammal McCaskill, que había disputado la temporada anterior en León, tras sustituir a Ime Udoka.

Ninguno de los dos se asentaron en el equipo y fueron cortados, McCaskill se marchó en la jornada 10, y Osella fue cortado en la 16. Además sus sustitutos (Marlon Maxey y Dusan Jelic) tampoco tenían experiencia ACB y fueron unos fichajes desacertados, y a falta de 13 jornadas llegó Terquin Mott, pero poco pudo aportar para salvar aquel desaguisado de temporada.

Durante el resto de temporadas ACB, el Lucentum siempre ha tenido un jugador franquicia en la pintura con experiencia en ACB y un respeto ganado ante el estamento arbitral, algo que no es una nimiedad en la ACB.

En las temporadas 2002/03 y 2003/04 fue Lou Roe y desde la temporada 2004/05 a la 2006/07 fue Larry Lewis los extracomunitarios que tiraban del carro en el Lucentum, acompañados de gente del prestigio de Oriol Junyent o Iñaki de Miguel.

Para esta temporada 2009/10 el Lucentum ha apostado fuerte por una estrella que viene de triunfar en el baloncesto europeo como es Mario Austin, del que se hablan maravillas, pero que tendrá que demostrar su adaptación a la ACB, y por un joven lituano que viene a aportar intensidad defensiva, ambos se unen a los veteranos Jorge García y Guillermo Rejón y a la casi segura renovación de un Martynas Andriuskevicius, que no se caracteriza por su temple ante la "presión" arbitral.

En conclusión, opino que el juego interior del Lucentum es la línea que más incógnitas me despierta, será clave la aportación de Austin, ya que viene llamado a ser el jugador franquicia del equipo, y en una entidad que va a luchar por evitar el descenso es un puesto clave. También veo una falta de centímetros en la zona que puede volverse en contra del equipo en algunos momentos, ya que Andriuskevicius tal vez aún esté verde para pelearse con las "vacas sagradas" que campean por la ACB.

No menos importante será ver como hacen valer su experiencia tanto Jorge García como Guillermo Rejón desde sus roles dentro del equipo, así como ver si Katelynas es capaz de sorprender con su intensidad y su agilidad.

Comentarios

Fran ha dicho que…
Muchos, muchos interrogantes, demasiados quizás, se nos plantean... a ver si hay suerte y las respuestan son positivas.

Amunt Lucentum
Ramón ha dicho que…
Hombre, yo no lo planteo en plan pesimista, simplemente dejo una reflexión.

De hecho yo soy el primero que desconozco a Austin y Katelynas, y aunque la gente entendida habla bien, sobretodo de Austin, hay que esperar a ver.

No creo que haya un mal juego interior, simplemente necesitamos que demuestren lo bueno que es
Mr. Propper ha dicho que…
Tranquilo Ramón. No es tiempo de sembrar dudas sino de apostar por el proyecto. Ahora necesitamos mas masa social para ser un verdadero club ACB y sobre todo un buen sponsor. Fundamental... Hay que apoyar al equipo a tope.

Mario Austin es cuanto menos igual de bueno que Larry pero con mas nervio, juvenud y ganas de comerse la ACB Y Katelynas, cuanto menos, da miedo en el concurso de mates que puedes ver en su web. Ademas de unos numeros magnificos. Ambos vienen por un año a pegar el salto a un equipo grande... Suficiente para que se dejen la piel.

Creo que este año vamos disfrutar. Ya llegara el momento de criticar. Si llega. Aupa Lucentum!

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración