Temporada 2003-04, el año bipolar del Lucentum (I): La confección de la plantilla

Tras la gran temporada realizada por el Lucentum en la ACB 2002-03, en la que consiguió alcanzar los playoff por el título de la mano de Julio Lamas en el banquillo, el equipo afrontaba la temporada 2003-04 con el objetivo de crear un proyecto estable, que además iba a debutar en competiciones europeas y que había despertado por fin el interés en la ciudad por el baloncesto.

Comienzo con este artículo una serie en la que intentaré repasar lo que fue aquella temporada 2003-04 en la que se vivió un año absolutamente bipolar, en el que se pasó de los infiernos a la gloria en apenas unos meses. En las sucesivas entradas relacionadas se incluirán entrevistas, vídeos, imágenes, y mucho más.

En esta primera entrega repasaremos todo lo que aconteció aquel verano de 2003 durante la composición de la plantilla de aquel Etosa Alicante:

Affaire Lamas y la llegada de Casimiro

La confección de aquel nuevo proyecto comenzaba agitada, y ya por el mes de junio saltaba a la palestra la posible marcha de Julio Lamas al Real Madrid y, mientras el club alicantino le daba un ultimátum al argentino, ya se buscaba a un sustituto, y entre los nombres que sonaban con más fuerzas estaban los de Luis Casimiro y Óscar Quintana. Finalmente Lamas rechazó la oferta del Lucentum y se marchó al Real Madrid.



Más de una semana después se hizo oficial la incorporación de Luis Casimiro al Lucentum. El entrenador manchego declaraba en su presentación que el objetivo era consolidar al Lucentum en ACB. Como anécdota, también se comentaba en esa presentación que la continuidad de Stojic era una prioridad, aunque luego como sabemos se fue de la mano de Lamas al Real Madrid.

Confección del la plantilla, un verano lleno de culebrones

De la plantilla de la temporada de Lamas, continuaron Lou Roe, José López Valera, Manu Gómez, Héctor García y Oriol Junyent.

La confección de la plantilla tuvo numerosos contratiempos y culebrones, vamos a hacer un repaso de aquel calentito verano de 2003.

Pablo Prigioni era uno de los pilares de aquel Lucentum, pero en agosto recibió una suculenta oferta del TAU y fue el propio jugador el que pidió la carta de libertad al Lucentum. Dos días después se hacía oficial el traspaso del jugador, y el presidente del Lucentum, Luis Castillo indicaba que "hemos conseguido un importante traspaso por Prigioni", que incluía un partido amistoso contra el TAU que nunca llegó.

En su despedida, Prigioni dejaba claro que se trataba de una oportunidad deportiva y que le daba pena dejar la ciudad.

Otro jugador que se intentó retener fue a Mario Stojic, que llegó a Alicante de la mano de Lamas, y que aunque el club alicantino llegó a conseguir el ok de la Benetton para su cesión, finalmente fue el Real Madrid, de la mano de Julio Lamas el que se hizo con sus servicios.



Uno de los culebrones de aquel verano lo protagonizó el interés del Lucentum por Román Montáñez, jugador en aquel entonces del Forum Valladolid y que fue llevado al derecho de tanteo. El Lucentum hizo una oferta por dos temporadas, ya que el jugador interesaba a Casimiro, que había coincidido con él en Valladolid la temporada anterior, y tras una semana llena de declaraciones del jugador y de los clubes, finalmente el equipo vallisoletano igualó la oferta presentada por el Lucentum y se quedó con el jugador, obligando al Lucentum a replantear la composición del perímetro.


Tras el frustrado fichaje de Román Montáñez, el Lucentum fichaba al croata Franko Nakic para reforzar el perímetro. El jugador declaraba en su presentación que pensaba triunfar en Alicante y que "trataría de hacer olvidar a Perasovic".

A finales de agosto, el jugador dejaba Alicante de manera precipitada por unos motivos personales "muy delicados", y el club intentaba tranquilizar a la afición negando que se tratara de una fuga. Pero pocos días después, y a pocas fechas del comienzo de la liga, el jugador comunicaba que no iba a volver a Alicante, lo que se unía a la reciente e inesperada marcha de Prigioni a Vitoria.

Tras los fiascos con Montáñez y Nakic, el Lucentum incorporó al croata con pasaporte alemán Drazan Tomic.



A pesar de todos estos culebrones y fichajes frustrados, el club hizo aquel verano tres incorporaciones de mucho nivel, que suponían un verdadero salto de calidad para el equipo, se trataba de Berni Hérnandez, Iñaki De Miguel y Lucio Angulo:

El fichaje estrella de aquel verano fue el de Iñaki De Miguel, que regresaba a España tras su periplo por la liga griega. Allá por junio ya empezaba a sonar como rumor su posible llegada a Alicante, y fue en los primeros días de julio cuando el jugador quedó desvinculado del Olympiakos, y casi simultáneamente se hacía público su fichaje por el Lucentum. En aquella fecha, la confección del equipo iba por buen camino, Prigioni y Stojic todavía tenían opciones de seguir, Lou Roe había renovado y se esperaba contar con Montáñez, pero como habéis leído con anterioridad, con el paso de los días, todo se complicó.


Tras la llegada de Iñaki, la otra bomba de ese verano fue Lucio Angulo, que llegaba procedente del Real Madrid con la ilusión de llegar a un equipo en crecimiento.

La llegada de Berni Hernández fue más plácida, ya que el Lucentum hizo oferta por el jugador y el Fuenlabrada no ejerció su posibilidad de igualarla en el derecho de tanteo.

También se fichó ese verano a Anthony Stacey como extracomunitario de referencia en el perímetro, procedente del CB Murcia.

El equipo lo completaba Jesús Lázaro, como acompañante de Berni en la dirección de juego.

En las siguientes entregas iremos desglosando todo lo que sucedió aquella temporada en la que pasamos del infierno a la gloria en cuestión de pocos meses.
Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

2 comentarios :

Fran dijo...

Pufff...pues si que estuvo movida la cosa si... No recordaba que tuvieramos tantos "affairs"!!
La verdad es que aquella temporada fue muy particular, por lo negativo del comienzo y la posterior dinámica de caída sin frenos en la que se entró y al final por la explosión positiva que supuso la permanencia.
Un serial muy interesante Ramón!!

César dijo...

Ni los ascensos, ni los playoffs jugados, ni la Copa del Rey... ninguna temporada vibré y seguí al Lucentum con tanta pasión como aquella. Poco a poco se iba viendo que el milagro era posible, cada victoria costaba sangre, tuvimos una recaída en un mes en el que nos enfrentamos a varios grandes, pero sabíamos que los últimos 9 partidos serían a vida o muerte. Fue una historia preciosa.