Apuntes de la derrota de Meridiano Alicante en Fuenlabrada

 

Fotos: ACBPhoto-F.Martínez

Después de haber podido presenciar en directo el partido de ayer en Fuenlabrada a uno se le queda una sensación agridulce, amarga por una victoria que se dejó escapar en los últimos instantes pero dulce por la buena imagen que me deja el equipo.

El partido arrancó con un primer cuarto en el que Maldonado supo dificultar la circulación de balón de Meridiano Alicante, planteó una defensa que impidió que los jugadores de Vidorreta pudieran encontrar ese juego fluido que hemos visto en los últimos encuentros. Era muy difícil hacer llegar balones al poste bajo, la defensa de los bloqueos directos fue muy buena por parte de Fuenlabrada y Meridiano Alicante estuvo muy incómodo. Fuenlabrada todavía no tenía acierto excesivo en triples, pero Ayón consiguió dos o tres canastas muy fáciles frente a Andriuskevicius.

El segundo cuarto seguía en la misma tónica, pero además se unió la salida de un Mainoldi que veía el aro como una piscina olímpica, metiendo triples de todos los colores mientras Meridiano Alicante seguía embozado en su juego. 

Con Heurtel en la cancha, esa espesez y falta de ideas en ataque se convertían en jugadas individuales del francés sin ningún acierto, lo que permitió al Fuenla abrir sus ventajas. Hasbrouck no podía hacer su juego y entró en cancha un Urtasun que da cada vez mejores sensaciones y se le ve con mucha confianza en su juego. A todos los males del equipo se sumaba un Martynas que no podía hacer nada bajo el aro y que se comió ¡¡3 tapones!! que le dejaron mentalmente fuera del partido hasta tal punto que ya no volvió a la cancha y Vidorreta jugó el resto de partido con Rancik y Doellman, y dio cinco minutitos a Rejón. 

Cuando todo pintaba negro, Mainoldi falló un triple fácil y en el contraataque siguiente Doellman anotó un triple que convirtió un posible -20 en un -14 y fue el punto de inflexión del partido. Un triplazo sobre la bocina de Álex Urtasun dejó en -12 la diferencia al descanso. Pudo ser mucho peor.

En la segunda mitad se vio un Meridiano Alicante distinto, mucho mejor plantado en defensa e impidiendo que Fuenlabrada encontrara situaciones tan claras en el perímetro. Además, los de Maldonado no conseguían entrar en la pintura y comenzaron a fallar muchos lanzamientos. 

Con Doellman anotando triples sin parar, y canastas de todo tipo, con Rancik muy efectivo a 4-5 metros y con Llompart en la dirección el equipo volteó el marcador y llegó incluso a ponerse 8 arriba a falta de 5 minutos para el final.

En el tramo final apareció Kristaps Valters, con varios triples y otro más de Mainoldi, para llevar el partido a un final de infarto.

El dato: Fuenlabrada lanzó más de tres que de dos.

A falta de un minuto, Pedro Llompart quedó tendido en la cancha, se detuvo el juego y se retiró cojeando y llevándose las manos a la zona cervical, lo que obligó a dar entrada a Heurtel para el tramo decisivo.

Con 72-73 para el Lucentum, Ayón dispuso de dos tiros libres que no anotó, pero el rebote se lo llevó Mainoldi y ese error nos costó el partido. En la siguiente jugada Valters penetró y Heurtel no tuvo más remedio que hacer falta. Anotó los dos tiros libres y quedaban 7 segundos para un milagro. Carrera de Hasbrouck cortada en falta por Fuenlabrada (no estában en bonus). 4 segundos. El balón llega a Doellman, lanza desde cuatro metros pero el balón no entra. Delirio en las gradas. 

Aspectos positivos:

Capacidad de reacción del equipo en una cancha complicada y con un marcador muy cuesta arriba. Algo impensable hace poco tiempo y que invita a la confianza.

Doellman dio un recital de baloncesto, no sólo triples, canastas de dos, rebotes,... Cada día más regular.

Sólo 9 pérdidas. Segundo mejor dato de la temporada y síntoma de que el equipo tiene cada vez más interiorizado el juego que pide Vidorreta.

Álex Urtasun parece que está creciendo, se le ve con confianza y ayer dispuso de muchos minutos de calidad y estuvo valiente en el tiro y saliendo a buscar posiciones exteriores.
 



Aspectos negativos:


La posible lesión de Llompart. Hoy por hoy Llompart aporta mucho en la dirección del juego del equipo y es una pieza clave y vital.

Andriuskevicius volvió a ser el jugador descentrado de otras ocasiones. Recibió 3 tapones y además cometió errores defensivos importantes. Esperemos que sea un lápsus.

Volvimos a perder la lucha por el rebote (37-29).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración