El futuro de Meridiano Alicante, ese misterio.

 

Semana de trámite para acabar una temporada con más sombras que luces y en la que la mejor noticia es poder haber llegado a esta última jornada sin tener que jugarnos la vida, algo que costaba imaginar allá por la novena jornada, con el equipo roto en las manos de Óscar Quintana.

Ahora creo que la mayoría de aficionados estamos pensando en la "liga" que empieza ya mismo y que acabará el día que la ACB pase la tradicional auditoría. Se trata de una lucha por conseguir los apoyos y respaldos necesarios para, en primer lugar, cumplir con las obligaciones contraídas para esta temporada y que aún están pendientes.

Parece difícil que se pueda empezar a construir el nuevo proyecto, hablar de renovaciones o de futuro sin haber pagado lo que se debe esta temporada. Así que esperemos que pronto lleguen buenas noticias y que los ingresos presupuestados y aprobados lleguen, porque la sensación es que los impagos son más por un retraso en la llegada de los ingresos que por una mala gestión del club.

Sea como fuere, la situación es delicada y hay que hacer un esfuerzo para que se pueda construir un proyecto viable para la próxima temporada. 

El club debe redoblar los esfuerzos en conseguir que más empresas se puedan sumar a Meridiano Seguros para que el porcentaje de dependencia de las administraciones públicas se reduzca en la medida de lo posible, aunque en estos tiempos de crisis la cosa no es fácil y más todavía cuando la repercusión mediática de cualquier deporte que no sea el fútbol es muy pequeña y cuesta a veces ver el beneficio que encuentran la empresas que patrocinan a los equipos.

La afición y la gente que queremos al club y al baloncesto tenemos que hacernos fuertes y no permitir que haya relajación ni que les sea fácil dejar que el proyecto se extinga. Hay que luchar.
El año pasado a mitad de mayo ya se estaban cerrando las renovaciones de jugadores, Martynas, Cazorla o el propio Quintana firmaron la continuidad pocos días después del cierre de temporada. Ojalá el club pueda pronto tener margen de maniobra para empezar a configurar un nuevo proyecto.

Quedará por ver si la imagen que el club ha transmitido a sus jugadores es suficiente para generarles confianza de cara a una posible propuesta de renovación, o si, en igualdad de condiciones, éstos preferirán buscar otros clubes que les puedan ofrecer más garantías (aunque cada vez son más los clubes ACB sobre los que salen noticias de problemas económicos, de pagos, o de procesos concursales). En este aspecto, me quedo con algo positivo, y es el hecho de que los jugadores han aguantado hasta el final de temporada y con un nivel competitivo bueno, lo que indica también que tienen confianza en que el club cumplirá sus obligaciones.

Las próximas semanas seguro que nos irán trayendo noticias que nos irán aportando luz sobre el futuro inmediato del club, y yo quiero pensar en positivo, quiero pensar que el proyecto tiene base y que la ciudad no puede prescindir de un equipo en la élite del baloncesto nacional. 

También quiero pensar que los esfuerzos hechos incorporando a jugadores como Rancik y Hasbrouck, o las incorporaciones finales de Popovic o De Miguel, han sido para conseguir una permanencia que sirva para tener un futuro, ya que de lo contrario se podría haber fichado jugadores de mucho menos nivel y esperar a ver si había suerte.

En fin, ahí dejo las cosas que pasan por mi mente y que me dejan una mezcla de intranquilidad y de fe en que el año que viene podamos seguir disfrutando del baloncesto ACB en Alicante.
Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :