El Lucentum mira hacia adelante


En Alicante estamos desafortunadamente acostumbrados a temer por el futuro de nuestros clubes deportivos al final de cada campaña, por falta de estabilidad institucional, por falta de patrocinios, por incumplimiento de compromisos, etc.

En el Meridiano Alicante esta temporada no es una excepción y las noticias de las deudas que se arrastran con jugadores y técnicos hace meses que salieron a la luz y son por todos conocidas. En esa situación la verdad es que me esperaba una situación bastante incierta a estas alturas de mayo.

Sin embargo, me llegan aires de cierto optimismo cuando leo las declaraciones de Vidorreta en las que comenta que va a continuar en el club y que ya está pensando en las líneas maestras del futuro proyecto para la próxima temporada. También me gusta leer noticias como que el club está renegociando a la baja la ficha de Stojic, o que tras las elecciones ya se van a iniciar las gestiones para que el Ayuntamiento plantee como se van a repartir los apoyos entre Diputación y/o Generalitat para dar un apoyo institucional al club o incluso el rumor que surgió hace unas semanas de que una empresa extranjera pensaba en sumarse a los apoyos al club.

¿Qué tienen en común todas esas noticias? Que hablan de futuro y esa es una buena noticia. No sé vosotros, pero yo recuerdo otros años a estas alturas leer noticias que hablaban de que el club estaba al límite de la desaparición, de que tras ascender a ACB no podríamos cumplir los requisitos económicos, de que no se podría cubrir la ampliación de capital allá por 2007 en LEB, o el mismo año pasado en el que hasta mayo la incertidumbre era máxima, momento en que el Ayuntamiento dio un paso al frente para cubrir los impagos con una gestión con diversas empresas.

Por una parte tenemos una situación muy delicada, quizás más que otras temporadas, pero sin embargo desde los medios y desde el propio club se transmite menos sensación de agonía. No sé qué pensar, si se cuenta con que está todo más o menos bajo control, o si se trata de una maniobra de despiste y luego realmente nos llevamos un susto.

Como aficionado, abonado y/o accionista a veces tengo la sensación de que estamos desinformados y un poco a merced de lo que suceda en las distintas gestiones que se realicen en diferentes instancias, ya sea a nivel empresarial, institucional, política o vaya usted a saber.  Sólo nos queda esperar, y desear que todo salga bien, que se paguen las deudas y que se busque una vía de futuro que pase por un mayor apoyo social y empresarial al proyecto, con el respaldo de las instituciones, de manera que podamos tener un panorama más alentador a medio plazo.
Ale, ahí queda uno de esos tochos que dejo y que después de releerlo no sé si queda claro lo que quiero transmitir. ;-)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración