Sensaciones encontradas. Colaboración de Luisma Solana

 Fotos: ACBPhoto-Lino González

Como sabéis, es mi intención siempre encontrar esa visión de los partidos y del Lucentum que no se ve en los medios de comunicación ordinarios, o en las crónicas al uso, que al fin y al cabo son todas relativamente parecidas, me gusta más leer sobre sensaciones e ir más allá. Esto es más acusado cuando el Lucentum juega a domicilio y sin televisión, por lo que la imagen de lo que sucede en la cancha es la que nos transmiten esas crónicas al uso.

En esta ocasión se me presentó la oportunidad de que Luisma Solana, entrenador de baloncesto y que dirigió la cantera del Lucentum durante los últimos dos años, nos hiciera una crónica del partido, ya que tuvo la ocasión de verlo en directo en las gradas del Iradier Arena.

Desde aquí mi agradecimiento por su colaboración y por esta completísima crónica que va mucho más allá de la mera sucesión de lo que pasaba en la cancha, sino que nos deja comentarios muy interesantes sobre lo que transmite nuestro equipo fuera de nuestra cancha. Ahí os la dejo y espero que os resulte igual de interesante que a mí:


Ayer en Vitoria pude presenciar por primera vez un partido de Lucentum (jornada 7), y es que a pesar de ser calificados como el equipo revelación en todos los medios de comunicación nacionales en este inicio de la Liga Endesa 11/12, y no es para menos con un 5-2 habiendo jugado contra Bilbao Bizkaia Basket o Valencia Basket Club, sólo se ha retransmitido un partido de los alicantinos por televisión. ¿Y qué nos indica esta situación? Yo personalmente lo tengo claro, y es que en la que hasta ahora era conocida como Liga ACB “pesa”, y mucho, quien seas y que presupuesto tengas, y como comentare más adelante no solo para que te retransmitan los encuentros.


Llegue con tiempo al exilio temporal del Caja Laboral Baskonia, el Iradier Arena, me gusta ver el calentamiento de los equipos, ver sus caras, sus gestos… en resumen, ver que transmiten desde antes de empezar. Me encontré un Lucentum diferente al que dejé la anterior campaña, con confianza en sí mismo fruto del actual estado y la clasificación, con miradas que expresan ambición y que son fruto, sin duda, del trabajo de uno de los técnicos más experimentados de la competición y clave del actual equipo profesional de la provincia de Alicante, Txus Vidorreta.

El técnico vasco, que este año inicia el proyecto desde la pretemporada, posee una plantilla equilibrada de la que sabe sacar el máximo rendimiento, con jugadores referentes que lideran un equipo donde cada uno asume su rol, y es aquí donde quiero hacer una mención especial a Mario Stojic, que ha sabido adaptarse como el profesional que es al trabajo encomendado en esta etapa. Con estos mimbres y la dinámica positiva en la que está inmerso el equipo, la permanencia no debe quedar para el último tramo de la liga, y nunca se debe mirar más allá antes de alcanzar este objetivo.


Lucentum saltó a la cancha con Llompart, Dewar, Singler, Ivanov y Barnes, comenzando el partido muy “enchufado”, con buenas acciones de los dos jugadores más activos y verticales sobre el parquet, Singler e Ivanov. Los nuestros eran capaces de ser consistentes atrás y muy fluidos en ataque. La circulación de balón, los espacios con Ivanov a 6 metros del aro dejando la pintura para Barnes y el pase extra les dio buenas posiciones de tiro que los alicantinos que no desaprovecharon mandando así en el electrónico desde el inicio.

Por su parte Caja Laboral Baskonia con Heurtel, Oleson, Bjelika, Teletovic y Dorsey de inicio no se encontraba cómodo, siempre en defensa por detrás de los jugadores de Vidorreta mientras en ataque su falta de circulación de balón ante la férrea defensa visitante les provocaba un colapso anotador en los primeros minutos que fue resuelto en gran medida gracias a la calidad individual de Oleson y Teletovic. Así, al finalizar el primer cuarto el electrónico arrojaba una diferencia de tan solo dos puntos a favor de los locales 20 a 18.


El segundo cuarto fue un despropósito ofensivo por ambas partes cambiando a los protagonistas debido a las rotaciones por faltas o por descanso. Las defensas se imponían a los ataques, Caja Laboral anotó su primera canasta de este cuarto en el minuto 5 de la mano Seraphine, y más que las defensas se impusieran a los ataques eran estos últimos los que estuvieron plagados de errores no forzados que se traducían en multitud de pérdidas de balón por ambas partes. Cuando todo parecía que iba a terminar como empezó, con igualdad en el marcado, el ex lucentino Heurtel anoto un triple para llegar al descanso con el resultado de 30 a 27.

Tras el paso por los vestuarios los de Ivanovic salieron con una actitud y juego muy diferentes a lo mostrado en los dos primeros cuartos, y de la mano de San Emeterio y Teletovic se abrió la primera brecha del partido que llevo a Vidorreta a solicitar un tiempo muerto con un 41 a 33. El despliegue físico al que eran sometidos los alicantinos en defensa para parar las acometidas de Teletovic o Seraphine comenzarían a pasar factura, algo que a la postre sería definitivo. A la salida del tiempo muerto hubo una reacción lucentina que iba a competir hasta el final del cuarto dejando un tanteo de 46 a 41 y todo por decidirse en el último periodo.


El inicio lucentino en el último tiempo invito al optimismo, y con un parcial de 4 a 13 de la mano de Ivanov y Singler colocaba al equipo a tan solo 2 puntos, 48 a 46. Los baskonistas no se amedrentaron y supieron reaccionar para llegar al momento clave del partido con empate a 53. Lucentum acusaba en exceso el esfuerzo realizado por sus jugadores referentes, entre ellos Singler que tuvo que ser sustituido durante un minuto para coger aire, cambio que a la postre sería definitivo. Y es que en la Liga Endesa en un minuto se te puede ir un partido, más aún si juegas contra un equipo de Euroleague. Si a esto le sumamos que no tenemos “peso”, como decía al inicio en la competición, pues resulta que tres desafortunadas decisiones arbitrales unidas al cansancio y los tiros erráticos del último tramo dio como resultado una diferencia de 10 puntos a favor del Baskonia 65 a 55, insalvable para los hombres de Vidorreta.

No fue un buen partido de ninguno de los dos equipos, pero si positivo para los alicantinos pues a diferencia de temporadas atrás no solo compiten fuera de casa, si no que lo hacen con los grandes hasta el final. Ni que decir tiene que jugamos en una cancha en la que teníamos mucho que ganar y poco que perder, y que gracias a la situación actual en la que llevamos 5 victorias no descartemos que con la tranquilidad y confianza que da verse lejos de los puestos de descenso demos alguna sorpresa en alguna cancha importante de la liga.


Tras el partido tuve la ocasión de acercarme al hotel, donde pasaría la noche el equipo en Bilbao antes de viajar a la mañana siguiente rumbo a casa, para saludar a compañeros con los que he tenido el placer de trabajar. Me encontré un cuerpo técnico y una plantilla con un gran ambiente, con sonrisas, con una ausencia de tensión que les permite mirar hacia arriba en lugar de hacia abajo que es a lo que estábamos acostumbrados, trasmitiendo en sus palabras una fe en lo que hacen que invitaban al optimismo y que al que quiere a este equipo y se alegra por los amigos que ahí trabajan le llena de satisfacción.

Llegada la hora de marcharme tenía una sensación extraña, por un lado veía la buena sintonía del grupo, la confianza que tienen tras años muy duros, el trabajo sobre la cancha plantando cara al Caja Laboral, la clasificación y la ilusión que estaba generando el equipo en toda la provincia de Alicante; pero también me iba pensando que con los pies en la tierra la permanencia era el objetivo, y sin embargo no podía dejar de esbozar una sonrisa mientras imaginaba que sería de Lucentum Alicante si el “peso” de un equipo, de un club, de una ciudad y de una provincia se midiese en esta liga por el trabajo que se realiza y nada más.


En quince días vuelve el equipo al País Vasco, a Donostia más concretamente tras recibir a Unicaja Málaga en el Centro de Tecnificación, y les podré ver de nuevo si antes no lo remedian las televisiones. Espero impaciente poder disfrutar del equipo comandado por Txus Vidorreta. Mis mejores deseos y éxitos para el cuerpo técnico, jugadores, trabajadores, cantera, aficionados y simpatizantes de Lucentum Alicante.

Por último quiero agradecer a Ramón la oportunidad que me ha dado de poder aportar mi opinión y visión de este Lucentum en su blog, un medio referente para todos los que seguimos al equipo. De igual forma, quiero agradecer a César Estela su profesionalidad y amistad en estos años, más ahora que sin estar yo presente en la entidad me facilita el poder seguir al equipo cuando juegan cerca de mi ciudad actual, y es que es el mejor team manager de la Liga Endesa.

Un abrazo a toda la familia Lucentum.




Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :