Que no salten las alarmas

 

El Lucentum lleva dos victorias en ocho partidos. Acabamos de enlazar la peor racha negativa de la temporada con tres derrotas seguidas en liga, además de la derrota copera. El equipo está mostrando ciertas carencias y bajones que hace unos meses no se hacían tan patentes. Hasta aquí hablamos de cosas fehacientes y que son objetivas.

Es lógico y comprensible que vayan saliendo opiniones y críticas en relación a las carencias del equipo, a la bajada de rendimiento de algunos jugadores o incluso respecto a planteamientos del entrenador. Pero creo que se están elevando demasiado las alarmas. Con los problemas de bajas que hemos arrastrado en las últimas semanas, cualquier equipo con mejor situación económica habría fichado jugadores. Lo que sucede también es que este equipo nos malacostumbró en el primer tramo de liga, donde a pesar de las lesiones puntuales o incluso tras la baja de Singler el equipo parecía sobreponerse a todo.

Ahora, con varias semanas acumulando bajas, el equipo no ha conseguido sacar adelante varios partidos en los que siempre ha habido alguna fase del partido en que el equipo se ha venido un poco abajo. Pasó ante Granca, ante Blusens y este sábado en Valladolid.
 


Este equipo es humano. Y es cierto que se está pasando un bache. Lo importante ahora es remar todos en el mismo sentido y pensar en ir recuperando piezas y aprovecharnos de que, gracias a nuestro buen trabajo, tenemos un "crédito" que nos permite mantenernos en una buena posición a pesar de esta mala racha.

De poco sirve echar a nadie a los leones. En primer lugar porque en la situación que está el club (concurso de acreedores), será complicado que lleguen nuevos refuerzos y porque este equipo ha demostrado que, con la configuración actual, ha sido capaz de competir en todas las canchas.

Mañana martes es el día ideal para revertir la dinámica. Es clave el apoyo de la afición y esa motivación extra que siempre nos da el tener enfrente a Valencia Basket. Rafa Luz y Álex Urtasun van recuperándose. Ellis todavía no estará. Es el comienzo de la recuperación física del equipo, somos una plantilla corta y las lesiones nos lastran, aunque a veces no queramos verlo.


El Lucentum ha mostrado en los últimos partidos ciertas fases de bajón defensivo (27 puntos recibidos en el último cuarto de Valladolid o los 29 que nos infringió Blusens en el segundo cuarto). Esa es una de las facetas a mejorar claramente.

Otra cuestión está siendo el hecho de que el equipo está sufriendo mucho para encontrar rendimiento cerca del aro, donde únicamente Ivanov parece que está haciendo daño. Necesitamos que vuelva el Barnes de otras fases de la temporada. Está atravesando un momento bastante malo en cuanto a rendimiento en la cancha y es la pieza clave, porque sin ser un referente anotador, sus 8-10 puntos por partidos son claves porque obliga a los rivales a cerrar sus defensas y permitir que el Lucentum tenga un mayor equilibrio.

Y mientras "vuelve" Barnes tendremos que seguir intentando aprovechar nuestros recursos. ¿Que dependemos en demasía del perímetro? Tal vez, pero muchos equipos quisieran tener a Rautins, Ellis, Dewar o Llompart. 

Que somos el Lucentum. Que un bajón de resultados entra dentro de lo normal. Que los jugadores atraviesen mejores y peores momentos también... Lo único que se le tiene que exigir al equipo es que se dejen todo en la cancha. Y a pesar de todo.... seguimos quintos. Que no salten las alarmas.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración