Mi visión sobre el descenso "dulce" del Lucentum


En la parte superior de la imagen se ve el banquillo tras el último partido de la fase regular de la temporada 2006-07 en la que el Lucentum descendió a Adecco Oro.

En la parte inferior de la imagen se ve a los jugadores del Lucentum tras el último partido de la fase regular de la temporada 2011-12 en la que el Lucentum descendió a Adecco Oro.

Ahí lo dejo.

Como sabéis los que me seguís desde hace tiempo, el blog es un espacio en el que hablo desde mi punto de vista personal de muchos aspectos relacionados con el Lucentum. En los últimos tiempos se ha convertido en un punto de referencia de información sobre el club y la opinión se ha quedado un poco al margen.

Este artículo de hoy es puramente personal, una visión que me apetece compartir con los lectores.

Los aficionados del Lucentum recibimos ayer la noticia del descenso a Adecco Oro a cambio de una cantidad de dinero. Se percibió como una buena noticia, ya que nos permite alejar el fantasma de la desaparición.

Lo dijo el presidente del Lucentum hace unos días: "Es mejor que te corten un brazo que morirse". Es una buena descripción. En una situación así, lo primero que percibes sientes el alivio de salir de un precipicio y de evitar la muerte, pero cuando pasa un poco de tiempo también se percibe el dolor del brazo perdido

Yo también me alegré ayer al saber la noticia y tengo ganas de mirar al futuro y de seguir disfrutando de baloncesto y del Lucentum, porque yo soy aficionado al baloncesto y al Lucentum, no a la ACB. Cuando pasen los días asimilaremos todo este sufrimiento y pondremos en valor el hecho de que vamos a ver baloncesto, y que vamos a poder volver a la ACB deportivamente. Otras ciudades como Menorca, Granada o León se van a encontrar huérfanos de basket y con el sueño de volver a la ACB como algo muy muy lejano.

Pero antes de cambiar el chip del blog y empezar a buscar informaciones de los equipos con los que nos vamos a enfrentar, de los jugadores que podremos fichar y de pensar en animar a la gente a que se siga abonando al Lucentum, me gustaría desahogarme un poco.

Hoy que perdemos la ACB por motivos extradeportivos me quiero acordar de aquellos que gestionaron mal el club y permitieron que la deuda creciese y creciese, me quiero acordar de los que se comprometieron a apoyarnos y luego nos dejaron en la estacada, me quiero acordar de las instituciones que metieron dinero y que luego se desentendieron de su control y de ver que la deuda crecía y crecía, me quiero acordar de los auditores ACB que fueron pasando año tras año las auditorías y permitiendo que la deuda creciese. 

En definitiva, que me quiero acordar de todos los CULPABLES de lo que ayer sucedió. Porque 9.5 millones de euros de deuda no vienen de que hayan pocos abonados en las gradas, viene de malas gestiones, de falta de apoyo empresarial, de incumplimientos y de muchas cosas que seguro que se me escapan.

Son ya varios años viviendo la misma agonía, cada vez más extrema. Primero nos salvó el Ayuntamiento con la ampliación de capital, luego con la llegada de un apoyo a última hora, el año pasado con el cambio de gestores y con la entrada en concurso de acreedores y ahora salvados sobre la bocina después de haber visto la muerte bien de cerca. No quiero seguir viviendo esto todos los años.

Punto y seguido. No quiero mirar más hacia el pasado porque no sirve de nada, pero creo que era algo que había que decir. Este descenso ha sido "dulce" pero ha tenido una causa y no hay que olvidarlo, sobretodo para no volver a repetir los errores.

Sobre el presente. Quiero valorar el esfuerzo que desde el club se ha hecho para intentar brindarnos un año de ensueño en lo deportivo a pesar de las enormes dificultades. Eso nos lo llevamos en la "butxaca". Creo que la directiva y toda la gente del club se ha esforzado en estos meses por intentar buscar una salida para el Lucentum y eso hay que valorarlo.

Ha sido una pena no haber conseguido sacar ese sponsor y esos apoyos que nos hubieran permitido salvar la ACB pero los tiempos de crisis nos han hecho daño, sobretodo cuando dependemos tanto de las instituciones. Aunque no dudo que se han hecho los máximos esfuerzos por conseguir un patrocinador, es complicado captar a una empresa importante para entrar en una entidad que tenía los cimientos resquebrajados económicamente, como se ha visto. 

Futuro. 

La afición es consciente de lo que hemos vivido y de la situación en la que estamos. Es por eso que lo que hay que poner ahora encima de la mesa es viabilidad y sinceridad. No creo que nadie quiera un proyecto con el ascenso como único objetivo si luego en mayo de 2013 no tendremos dinero para pagar el 1.8 millones a la ACB y acabamos como Menorca.

Creo que hay que conseguir que estos momentos tan duros nos hagan fuertes. Una campaña de abonos acertada y ajustada, una plantilla de jugadores serios y comprometidos y hacer que la afición se sienta de verdad parte de este resurgir serán las claves para que salgamos reforzados de este bache de nuestra historia.

Por mi parte, seguiré dando todo mi apoyo y mi ánimo a la gente para que siga disfrutando del baloncesto y del Lucentum, más allá de la categoría en la que estemos, porque el deporte es alegría, es desconexión de los problemas y es una excusa para divertirnos.

Así que ahora más que nunca ¡¡VAMOS LUCENTUM!!


Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :