Una visión estadística de la temporada del Lucentum




Intentar buscar una explicación estadística a las cosas que suceden en una cancha de basket es algo complejo, en primer lugar por hay muchos parámetros que entran en juego y porque además hay muchas cosas que no se reflejan en las estadísticas.

Aún así, he realizado un pequeño repaso a la evolución de la valoración de los jugadores del Lucentum a lo largo de esta temporada, agrupando sus valoraciones en grupos de cinco partidos. Tal vez sea algo simplista pero tras plasmarlos en gráficas se pueden ver algunas cosas interesantes:

Evolución de la valoración de los jugadores agrupados por posición
En esta primera gráfica se muestra la valoración acumulada por posiciones (bases, exteriores e interiores). Hay que tener en cuenta que bases hay 2, mientras que exteriores e interiores son 4 en cada caso.

Se observa que la posición de base es la que más regularidad nos ha aportado en toda la temporada, sin oscilaciones, mientras que se ha producido una inversión de papeles en el caso de la aportación de exteriores e interiores. La temporada arrancó con un Lucentum desacertado desde el perímetro y con mucha dependencia de la pintura, sobre todo de Coppenrath. A los exteriores del Lucentum les ha costado aumentar su aportación, pero tras el ecuador de la competición hemos visto que el paso al frente de jugadores como Green o Llorca han servido para equilibrar el juego del equipo, lo que ha coincidido con la mejoría en los resultados del equipo.

Desglosamos ahora la gráfica individualmente por posición:

BASES

Evolución valoración BASES


La regularidad en la aportación de los bases se refleja en la absoluta complementariedad de la aportación de Sàbat y Rivero. En la gráfica se ve que cuando la aportación de uno baja, automáticamente se incrementa la del otro. El pico más llamativo es el que coincidió con los tres partidos de baja de Rivero y donde Sàbat cogió la responsabilidad.

EXTERIORES:
Evolución valoración EXTERIORES

En la gráfica vemos cosas interesantes. Romà Bas es un ejemplo de constancia y regularidad. Su línea (roja) demuestra que su aportación al equipo ha sido constante y es un seguro de vida para el juego del equipo. En el sentido opuesto tenemos los picos de Shaun Green, que va de menos a más y que ha conseguido recuperar la confianza en su juego para convertirse en una de las claves de la mejoría del juego del grupo.

Destacar también la continua mejoría de Àlex Llorca, que está terminando la temporada a un gran nivel y aportando en múltiples facetas de juego. Huertas ha tenido una temporada gris, pero su reaparición tras su lesión ha supuesto un golpe de frescura al equipo que puede ser determinante para lograr el ascenso.

INTERIORES:

Evolución valoración INTERIORES

El equipo ha perdido dependencia del juego interior a medida que avanzaba la temporada. Coppenrath ha sido el buque insignia del equipo y es la referencia absoluta en la pintura. Guillermo Rejón ha sido la sorpresa agradable de la temporada, por su regularidad y por su capacidad de generar amenaza ofensiva. Jesús Fernández ha ido de más a menos y, en el tramo final de la liga, se ha visto relegado a tener pocos minutos de rotación, en favor de un Middleton que se está mostrando bastante más regular y que aporta una intensidad defensiva muy importante al equipo en momentos puntuales.

QUINTETO IDEAL


En esta última gráfica se muestra la evolución del que, ahora mismo, es el quinteto más determinante del Lucentum: Sàbat, Llorca, Green, Coppenrath y Rejón. Todos ellos promedian buenas valoraciones en los últimos partidos y marcan líneas ascendentes en su evolución. 

Detrás de ellos viene la regularidad de Bas y Middleton, la inteligencia de Rivero, la recuperada energía de Huertas y la experiencia de Jesús Fernández. Buenos mimbres para conseguir el éxito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

Importante triunfo de HLA Lucentum basado en el dominio en la pintura