El Lucentum, otra vez al borde del abismo



Pensaba que tardaríamos más tiempo en empezar con los titulares fúnebres sobre el futuro del Lucentum, pero no, apenas cuatro días después del ascenso y cuando todavía estábamos con la miel en los labios viendo las imágenes de los inolvidables momentos vividos en Andorra, ya tenemos el clásico titular de "El Lucentum al borde de la desaparición". Es un clásico. Es como el cuento de Pedro y el lobo. Dejavu. 

Son dos años seguidos viviendo estos momentos. ¿No hay dos sin tres?. ¿A la tercera irá la vencida?. No lo sé. Aquí os dejo una recopilación de titulares que nos han dado por muertos en los últimos dos años.



Lo que está claro es que el artículo que hoy publica el Diario Información es muy contundente y pinta de negro el futuro del Lucentum. En la portada del periódico ponen que "El Lucentum descarta jugar en la ACB por falta de presupuesto". Tajante. Una vez dentro ya añade términos como "prácticamente", "serias dudas", "casi imposible"... 

Supongo que el que suscribe el artículo cuenta con informaciones suficientes como para publicar dicha noticia. Lo cierto es que no es una novedad el leer lo difícil que va a ser conseguir el dinero necesario para regresar a la ACB, lo que más sorprende del artículo es la celeridad con la que parece que se puede resolver todo, en sentido negativo. Y sobre todo, el hecho de que no se ofrecen vias intermedias, se habla de que se pasa de no jugar ACB a desaparecer directamente. Duro.

Los seguidores y aficionados del Lucentum empezamos a estar, desgraciadamente, acostumbrados a estos titulares y a estas noticias. Es verdaderamente agotador ver como año tras año tenemos que pasar por esta situación.

Me gustaría vivir en un entorno en que las soluciones fueran sencillas.

Me gustaría que una entidad financiera que quiera tener buena imagen en la provincia pudiera conceder al Lucentum un préstamo por esos 1.6 millones de euros más IVA que supone el fondo de regulación de ascensos y descensos. Ese dinero volvería automáticamente al banco una vez volvamos a descender, con lo que el club solo tendría que hacer frente a los intereses generados por ese préstamo, que podrían incluso devolverse en forma de patrocinio o publicidad para esa entidad bancaria.

Una vez solventado esa traba, me gustaría creer que ahora es más fácil que un patrocinador principal pudiera apostar por el Lucentum. El año pasado costó mucho adelantar negociaciones con patrocinadores, pero era lógico porque el club estaba en procedimiento concursal y el futuro era verdaderamente incierto. Ahora, con las deudas y los pagos estructurados y perfectamente planificados, debería ser más fácil para una empresa el apostar por el Lucentum. ¿400.000 euros?¿500.000 euros? a cambio del naming del equipo.

En cuanto al aporte institucional. El Ayuntamiento parece que podría mantener su apoyo en 500.000 euros. Está claro que en estos tiempos es delicado el pedir apoyo público para un club deportivo, mientras vemos que están sin pagar servicios públicos y sociales esenciales en nuestra sociedad, pero creo que sí que podría haber un margen para que desde las partidas dedicadas a promoción turística se pudiera recibir apoyo por parte de Generalitat y Diputación. ¿400.000 entre ambas? Bien gestionado, el Lucentum podría ser una buena herramienta de promoción.

A todo esto, el club debe sumar una red de empresas y patrocinadores medianos que pudieran suponer ¿300.000?.

Por último, el club podría recibir entre abonos, ingresos de ACB por TV y resto de conceptos una cantidad de ¿500.000?

Todas las cantidades las pongo entre interrogaciones porque desconozco exactamente las magnitudes que se pueden manejar. La cuestión es que si sumamos lo que he planteado saldrían unos ingresos de más de dos millones de euros, además de haber cubierto el famoso fondo de ascensos y descensos. 

En este hipotético escenario que he planteado, habría una aportación de unos cuatro millones de euros y solamente uno (25%) vendría de administraciones públicas.

Sí, ya lo sé. Esto no es así de fácil. Ni mucho menos. Pero soñar es gratis y es triste pensar que Alicante no tenga un tejido suficiente como para mantener un club como el Lucentum. Visto lo visto, y viendo que año tras año se repiten las mismas historias, parece que esta pesadilla algún día se convertirá en una realidad.



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La afición no se merece nada de esto.....
El club se merece todas y cada una de las desgracias que lo ocurran, cuando las cosas se hacen mal, acaban saliendo mal.

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración