Una ACB cerrada: ¿Negocio o ruina?

 

Con el "no-ascenso" de Lucentum y Burgos se vuelve a poner sobre la mesa el efecto de este "cierre virtual" de la ACB. Seguramente desde la propia ACB más de uno hasta se felicitará por ello, pero no son conscientes de que al final lo que están haciendo es embarcarse en un viaje sin retorno hacia el fracaso.

La existencia del canon es el mejor candado que tiene la competición. Pedir tres millones de euros a fondo perdido es la mejor forma de dar un portazo a todos los que quieran entrar en la ACB. Por desgracia, quedan algunos clubes como Breogan, Ourense, León, Lucentum, Tenerife y algún otro, con el canon pagado, aunque las circunstancias económicas actuales también les impedirían seguramente acceder a la ACB. Lo dicho, la liga está virtualmente cerrada.

Con esta situación, la ACB se cierra a muchas ciudades con afición a baloncesto, que han vivido épocas bonitas de baloncesto y que ahora la ven con desafección y como algo inalcanzable. Reducir el target no debe ser una de las mejores estrategias de crecimiento en marketing, pero Dios me libre de llevar la contraria a la gente muy válida que habrá en la Calle Iradier (como suele decir el famoso Capità Enciam)

Una liga cerrada tiene muchas virtudes. Seguro. Basta con mirar a la NBA. Pero también basta esa mirada para saber que entre la ACB y la NBA hay bastantes años luz de diferencia en todos los aspectos, desde la gestión hasta el marketing y la manera de vender un proyecto que cada día tiene menos valor.

La situación actual, en una liga en la que si eres 3º o 4º clasificado tienes menos premio que si eres 9º, no creo que motive mucho. Una liga en la que si eres colista no desciendes. Será curioso ver la temporada que viene el tramo final de liga en la que cualquier equipo que ya no tenga acceso a luchar por Playoff no se plantee sustituir a lesionados aun a riesgo de ocupar plazas de ¿descenso?

Luego se querrá tener grandes audiencias. ¿Cómo vas a tener audiencias si no hay cosas en juego?. Cuando un equipo está luchando por no descender podría llenar su pabellón en partidos decisivos, pero si subliminalmente todos sabemos que nadie desciende, eso pierde interés. 

Una ACB que se ha convertido en exportadora de estrellas y que sirve como banco de pruebas de jugadores de NCAA o de ligas menores para que si destacan acaben en el Real Madrid, FC Barcelona o directamente se vayan a Turquía o Rusia.

Pero bueno, no pasa nada, este año salimos por La Primera y se solucionarán nuestros males con millones de espectadores de audiencia...¡Oh, wait! Ni por esas. Una liga en la que salvo a Felipe Reyes, Rudy y Navarro, un aficionado un poco neófito no acaba de ubicar a ningún otro jugador en su equipo, es complicado enganchar a aficionados a deporte en general. Solución: cerremos la liga. Es fácil.

Yo entiendo perfectamente que se exija un canon, porque todos los que están dentro lo han pagado. Aunque hay veces que si uno mira más allá de su ombligo sería capaz de pensar en un modelo de negocio y de crecimiento distinto. 

Un cierre de la liga lo único positivo que podría traer es el hecho de que un patrocinador de un equipo mediano se pueda asegurar varios años en ACB. Mientras no haya un cambio general en el resto de cosas, no acabo de ver muchas más ventajas en el hecho de reducir el "espectáculo ACB" a 16 o 18 ciudades. 

Se me puede atribuir cierto resquemor por el "no-ascenso" del Lucentum. No lo negaré. Pero no creo que el motivo por el que el Lucentum no esté en la ACB la próxima campaña sea la propia ACB, nosotros tenemos el problema más cerca, en nuestra propia ciudad y provincia, donde nadie apoya al único club de élite de baloncesto. Aunque, ahora que lo pienso, a lo mejor el motivo de que nadie quiera invertir en apoyar el baloncesto es porque no tiene repercusión y porque compite en una liga que cada vez ofrece menos ventajas... En fin, la pescadilla que se muerde la cola.  

A lo mejor alguien tiene que pararse a pensar por qué hay cada vez más eventos deportivos que sobrepasan a la ACB, por mucho que nos creamos siempre que somos el segundo deporte nacional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

Importante triunfo de HLA Lucentum basado en el dominio en la pintura