El Lucentum vive en situación de tensa espera


Este viernes 19 acaba el plazo para completar las inscripciones en Adecco Oro, Adecco Plata y EBA. El Lucentum sigue transmitiendo una sensación de indefinición absoluta. No se sabe si Oro, si EBA, si Nacional, si Plata. Pocas informaciones trascienden y el pesimismo de la afición ya empieza a transformarse en algo peor, indiferencia ante algo que parece está al margen de todo el mundo.

Ayuntamiento y una directiva formada solo por Luis Castillo, tras la marcha de Choclán, tienen en sus manos el futuro del club. Salir en Oro supone encontrar una vía de apoyo además de la del Ayuntamiento y eso, hemos visto en los últimos dos años, parece casi imposible tal y como está ahora el club. Hay algo que bloquea la llegada de apoyos.

Hace algunas semanas, el Diario La Verdad apuntaba que había una empresa que se había ofrecido a entrar en la gestión del club y a ofrecer un modelo distinto para el futuro. Poco se ha vuelto a saber. Lo cierto es que el propio Luis Castillo ha declarado más de una vez que estaría dispuesto a abandonar la presidencia si aparece una alternativa para hacerse cargo del club. 

El Lucentum está en una encrucijada y tal vez sea un momento tan difícil como este el de hacer una catarsis y afrontar un cambio integral. Aunque para que eso pudiera llevarse a cabo tiene que ser el Ayuntamiento el que adopte la iniciativa, ya que es el propietario del club.

Todo el silencio que estamos viviendo en estas últimas semanas puede indicar también que se estarán valorando todas las vías posibles para el club. Tanto deportivas como de gestión. Lo que está claro es que hay conseguir un modelo sostenible y realista. Salir en Adecco Oro sin ningún apoyo y con la misma falta de apoyos que este año tiene poco sentido. Salir en Plata, una categoría con muchos gastos y desplazamientos y casi nula repercusión no parece tampoco lo más eficiente

Se cuenta con el apoyo del Ayuntamiento para cubrir los compromisos del concurso de acreedores y un "remanente" de 200.000 euros para dar viabilidad a un proyecto deportivo. A partir de ahí hay que saber buscar la forma de hacer prosperar el proyecto. Se puede asumir una bajada a las catacumbas del baloncesto, pero si eso supone un cambio de mentalidad y una forma de poder a hacer que esto sea diferente, porque de lo contrario lo único que se va a conseguir es mantener al "enfermo" sedado hasta que se salden las deudas del concurso de acreedores.

Así las cosas, toca esperar a que se anuncie un nuevo Consejo de Administración, una nueva rueda de prensa o algún tipo de información que defina hacia donde va a caminar el Lucentum durante los próximos años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

Importante triunfo de HLA Lucentum basado en el dominio en la pintura