Ilusión por el basket. Versión 2014


El domingo pasado pudimos ver la mejor entrada de la temporada en el Centro de Tecnificación. Unas mil personas poblaban las dos gradas laterales, a los que se sumaban unos 200-300 chavales del Elche CF Basket que vinieron invitados a apoyar al Lucentum. Probablemente estemos hablando de uno de los equipos que más afición lleven a su cancha en esta Adecco Plata.

Esta temporada hemos visto como partido a partido ha aumentado la afluencia de aficionados al pabellón. Hemos visto partidos emocionantes, muchas victorias del equipo y una impecable actitud de nuestros jugadores que han hecho que los que hayan venido se hayan ido enganchando al equipo.



El club cuenta con unos 600 abonados, cifra que no llega al objetivo marcado por el club de ser unos 700, aunque sí que supera el mínimo de 500 que se planteaba. 

Ni el poder competir en Adecco Plata ni el inmejorable arranque del equipo han supuesto una respuesta masiva de aficionados. Está claro que el proceso de generar ilusión en torno al Lucentum y al baloncesto es complicado en estos tiempos, y no solo en Alicante.

Competir en ACB no genera hoy la misma ilusión que hace 10 años. El nivel de la máxima categoría del basket está lejos de aquellos años dorados de los primeros años del siglo, en los que un club como nuestro Etosa Alicante podía tener a jugadores que supondrían casi la mitad del presupuesto de algún equipo ACB de hoy en día. Eran tiempos en los que las estrellas del basket europeo recalaban en los equipos españoles, en los que podías identificar jugadores y equipos, lejos del baile de nombres que vemos año tras año. También eran tiempos en que la canchas ACB se llenaban, ahora es complicado ver esas canchas llenas de aficionados.



El hecho de que los ascensos-descensos a ACB estén virtualmente bloqueados y que solo a base de cumplir condiciones económicas inasumibles se pueda llegar a la máxima categoría también bloquea la ilusión de las aficiones que empiezan a asumir y a ver normal que aunque ganes la liga no subas, o que aunque quedes colista no desciendas. 

Lo único que queda para ilusionar es ver que tu equipo se deja la piel en la cancha, que tus directivos gestionan bien y que si decides ir a ver a tu equipo pasas dos horas divertidas de baloncesto, porque si hay igualdad y emoción, el baloncesto se disfruta igual (o más) en Adecco Plata que en ACB.

Es curioso que jugar en Adecco Plata pueda ser más ilusionante para el Lucentum que estar en Adecco Oro porque, a día de hoy, el ascenso a Oro es relativamente viable económicamente y las exigencias de la competición no son demasiado exigentes con respecto a Adecco Plata. Es decir, el Lucentum tiene opciones reales de asumir un ascenso a Oro, ya sea este año o dentro de 2 o 3 temporadas. Mientras que si estuviéramos en Adecco Oro, la viabilidad de pensar en ACB es utópica a corto-medio plazo. Paradojas del basket actual.

Alicante, además, es una ciudad con una afición claramente resultadista en cuanto a sus equipos, ya sea fútbol, baloncesto o balonmano. Más allá de la base de aficionados fieles a sus equipos, la mayoría se mueve al olor de los triunfos y de los partidos atractivos.

Así las cosas, el futuro del Lucentum y de la afición pasa por consolidar la identidad del proyecto año a año. Transmitir sensación de que se trabaja bien, de que se mima el club desde la base y apostar por la coherencia. Con esto y a poco que los resultados vayan acompañando podemos ir recuperando poco a poco la afición y generando nuevos aficionados, al igual que se fue haciendo a finales de los 90 hasta que el equipo acabó llegando a ACB.

Y mientras tanto, seguimos disfrutando en el Pabellón cada semana con el equipo.

Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :