Los números hablan: ¡Este Lucentum es un EQUIPO!


En más de una ocasión hemos hablado de que el fuerte de este Lucentum residía en el EQUIPO. Si nos vamos a mirar los números, refrendan esta teoría. Varios datos: 

Hasta ocho jugadores diferentes han sido los MVP de un partido en el Lucentum. Solo Fuentes y Marín han repetido. 

La valoración de los jugadores se reparte mucho entre todos los jugadores. A excepción de Jose González, que dispone de menor protagonismo y minutos, el resto aportan a un nivel destacable. Como dato queda que el 9º jugador mejor valorado del equipo tiene 63 de valoración total (5.7 por partido). Una cifra que no se da en ningún otro equipo de la Adecco Plata. En el resto de equipos, el número de jugadores con valoraciones destacables es menor. Solo Castellón tiene un 9º hombre promediando más de 5 de valoración. El resto está por debajo de 3 por partido.

El Lucentum no tiene una estrella que absorba la valoración del equipo. Nuestro jugador más valorado es Marín (13.4 por partido) y solo Obila, Getafe y Xuven tienen a su mejor hombre por debajo de esa valoración.

Otro parámetro es la diferencia entre el jugador más valorado del equipo y el 9º jugador más valorado. En el caso del Lucentum, la diferencia entre Marín (1º) y Guillén (9º) es de 7.7 puntos de valoración por encuentro, que es la menor diferencia de toda la liga. En el resto de equipos la diferencia entre su mejor hombre y el 9º es mucho más amplia (un promedio de 13.6 tantos de diferencia).

Como hemos comentado. En el Lucentum todos los jugadores han tenido su momento. Siempre aparece algún jugador y los malos días puntuales no se han acusado demasiado. Veamos algunos apuntes más concretos:


Llegó el último al equipo y se está convirtiendo en pieza clave en la pintura de este Lucentum. Johan Kody se incorporó al equipo justo al comienzo de la liga y después de estar varios meses sin ejercitarse en una cancha al estar en su país, Camerún, en espera de una oferta para regresar a las canchas después de su etapa en Manresa.

Su adaptación al equipo ha sido perfecta y sus números van en línea ascendente, así como su importancia en el juego del equipo. 

JORNADAS 2-6: 5.6 puntos, 3.8 rebotes, 6.6 valoración
JORNADAS 7-11: 10.8 puntos, 4.8 rebotes, 15.6 valoración

Con sus 2.08 metros aporta intimidación en defensa, pero su agilidad de movimientos en ataque le está haciendo generarse buenas situaciones de tiro cerca del aro que ejecuta con bastante efectividad. En estas últimas cinco jornadas ha elevado su porcentaje de acierto hasta el 77.8% en tiro de dos (21/27).


Su buen momento ha venido a coincidir con una serie de partidos más flojos de Samu Domínguez, lo que es un indicativo más de lo importante que es el trabajo del equipo. Este Lucentum no tiene una estrella que sobresalga por encima del resto, pero sí que sabemos que cada día puede emerger un jugador. 

Algo parecido hemos visto con la pareja de bases (Adrián Fuentes y Xavi Hernández), que se complementan y cuando uno no está acertado, aparece el compañero:


En el perímetro sucede lo mismo. Pardina ha dado un paso al frente en las últimas jornadas y ha hecho que una mala serie de partidos de Vidal y unos partidos menos acertados de Marín no se hayan acusado en demasía por el equipo. En la siguiente gráfica vemos que en casi todos los partidos, dos de nuestros principales exteriores alcanzan o superan los de 10 de valoración. Solo no ha sido así en dos ocasiones: en el mal partido ante Araberri y en la derrota en Castelló. En el primer tramo de liga la pareja Marín-Vidal era la que mejor funcionó y en este segundo tramo es Pardina el que ha dado un paso al frente.



Uno empieza ya a tener la sensación de que la plantilla del Lucentum empieza a poder considerarse como 'larga', en el sentido de que se cuenta con una rotación solvente en todas las posiciones y de que todos los jugadores han demostrado que pueden dar un alto nivel si el equipo y la situacion lo exige.

Viendo así las cosas, no es extraño que la gente se ilusione con este equipo, que hecho a base de trabajo y recursos limitados está ofreciendo un rendimiento y una actitud que está devolviendo a la gente a las gradas del Centro de Tecnificación.

¿A quién atribuímos el mérito de ésto? Supongo que hay muchos 'culpables', desde los que diseñaron la confección del equipo, hasta el cuerpo técnico que hizo que el equipo no se viniera abajo tras la mala pretemporada, y pasando por unos jugadores que se dejan la piel en la cancha.









Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Este equipo es una mina...
Buenísimo análisis, aunque no estoy de acuerdo en un apunte final referente a que haya habido una mala pretemporada. En mi humilde opinión, no estoy nada de acuerdo. Una mala pretemporada es la que desemboca en un inicio de liga horroroso y/o una liga regular completamente desastrosa. La pretemporada sirve para preparar la temporada, y este equipo está demostrando que la pretemporada estuvo muy bien preparada... La pena es que los resultados manden tanto.. Aunque estos incluso no sean lo más importante (o sea, en pretemporada).