El histórico Torneo de Navidad de baloncesto




El muñeco de nieve, el árbol, el belén, las cenas, los reencuentros, El Gordo … y el baloncesto. Las tradiciones son una constante en Navidad y el baloncesto era, hasta no hace tantos años, una de ellas en España. A la vez que el fútbol descansaba para comer el turrón, el basket ofrecía un torneo que se convirtió en una costumbre por la que toda la familia se sentaba delante del televisor. Se trataba del Torneo Internacional de Navidad de Baloncesto, cuya primera edición fue en 1966 y la última en 2006.

La sección de fútbol del Real Madrid era un éxito y Raimundo Saporta, mano derecha de Santiago Bernabéu, quería hacer lo mismo con la de baloncesto. No obstante, a pesar de los éxitos deportivos, la bonanza económica no rendía al mismo nivel y Saporta tuvo que echar mano de su ingenio para generar nuevos ingresos y sacar adelante esa sección de baloncesto. La televisión se había hecho ya un hueco en los hogares españoles y la liga de fútbol ya era retransmitida. Solo hacía falta dar impulso al baloncesto, toda vez que su liga no parecía interesar y la Copa de Europa tenía un reducido número de partidos, e ideó un torneo que juntase a buenos equipos de todo el mundo; y, además, lo hiciese en una fecha tan significativa, en la que el fútbol descansaba y dejaba un hueco que el basket podía llenar.

Aprovechando la inauguración de la nueva cancha de baloncesto del Real Madrid, el Pabellón de la Ciudad Deportiva; y con ciertas reticencias de Santiago Bernabéu, quien creía que “ese torneo sería una ruina”, nacía el primer Torneo Intercontinental de Baloncesto un 6 de enero de 1966. Con el patrocinio de Philips y retransmitido por Televisión Española, el torneo tuvo, además, aunque no dejaba de ser amistoso, cierto carácter de oficialidad al contar con el apoyo de William Jones, secretario general de la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto), entidad cuya Comisión Internacional presidía Saporta.

El Ignis Varese, primer campeón

No fue fácil confeccionar el cartel de aquella primera cita. Saporta quería al campeón de Europa, el Simmenthal italiano, pero no pudo ser. No obstante, se reunieron buenos equipos: el Ignis de Varese; el Corinthians brasileño; campeón de Sudamérica; y el Jamaco Saints, de Estados Unidos, siendo el Ignis Varese el primer campeón. La internacionalidad del torneo supuso toda una novedad y sedujo a la gente, que lo siguió con interés.

La segunda edición se celebraría ya en plenas festividades y pasaría a llamarse Copa Latina, debido a la procedencia de sus equipos: el Villeurbane francés, el Simmenthal de Italia (esta vez, sí) y el Benfica portugués. Para la tercera edición, ya se llamaría Torneo de Navidad y por él desfilarían a lo largo de los años equipos de todos los continentes, incluidas algunas selecciones. El torneo ganó adeptos con el paso de aquellos años de televisión en blanco y negro y Saporta cumplió su doble objetivo de dar más difusión al baloncesto, así como de sanear las cuentas del Real Madrid.

Con el tiempo pasaría a llamarse Trofeo Raimundo Saporta, en honor a su creador; y, a partir de 1989, Memorial Fernando Martín, en recuerdo del mítico jugador del Madrid. El club blanco fue, con 26, el que más veces levantó el trofeo, seguido de la selección soviética, que lo hizo en tres ocasiones. El paso del tiempo, la llegada de nuevas televisiones, el aumento del número de partidos, los problemas para encontrar fechas…  Todos estos factores influyeron en que el Torneo de Navidad fuese perdiendo interés con el paso del tiempo, hasta que en 2006 se jugó su última edición. Un torneo que perdura en el recuerdo de los españoles y forma parte de la Historia de este deporte.

Nombre del autor de la imagen: © MarcoCrupi


Comentarios

Entradas populares de este blog

HLA Alicante ocuparía una plaza vacante en LEB Oro si Bilbao compra la plaza de Araberri

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración

LEB Plata 2018-19: Un primer análisis de los dos grupos