Crónica gráfica del Lucentum-CAI Zaragoza


Antes de entrar en un análisis más frío del partido (para lo que necesito enfriarme un poco más), os dejo un pequeño resumen gráfico del partido de ayer.
Todo empezaba con ilusión, con lo que parecía que iba a ser un buen ambiente de pabellón. Así lo indicaba la pancarta que colgaron de la grada los miembros de la Peña Kali Nord. Al final el paso fue hacia atrás...
Cuando vi a Taylor en vaqueros, presentí que ibamos a tener problemas... pero no tantos. Su baja se notó y la falta de recursos desde el banquillo hizo el resto.

Y así comenzó el partido, con Andriuskevicius y su casco de titulares por fuerza mayor, el primer cuarto fue igualado, y cuando Martynas se cargó con su segunda falta, Costa puso en pista a Weigand de 4.

Weigand tuvo ayer una actuación desacertada como ala-pivot, con muchos errores en la fase en la que el partido se rompió. Cuthbert hizo lo que quiso con él.

Y con 17 abajo pidió el tiempo muerto Quim Costa, ya era tarde, todo estaba perdido. Con este 22-39 el pabellón enmudeció ante la inoperancia del equipo.





El duelo de bases se lo llevó el CAI, que además pudo darse el lujo de reservar a sus mejores jugadores.


Aquí podemos ver el banquillo del CAI a comienzos del último cuarto, con sus mejores jugadores disfrutando del espectáculo y descansando (Philip, Victoriano, Quinteros, Lescano, Higgins...)

Y en esta otra imagen vemos el banquillo lucentino, una imagen vale más que mil palabras, cada uno a su bola.
En esta imagen vemos a dos de los pocos espectadores que disfrutaron del partido de ayer.


Y al final, y a pesar del roce entre Angulo y Howard, todos amigos, unos a la ACB y los otros al playoff.


Quinteros, Victoriano y Philip celebrando el triunfo.

Por último os dejo 4 imágenes, dos de cada zona del pabellon, la primera foto está tomada en el primer cuarto y la segunda a mitad del último cuarto. ¿Encontráis las diferencias?... Yo os las digo, en las tomadas en el primer cuarto están los que vienen con invitaciones, y en las tomadas con el partido perdido quedan los que realmente aguantamos estos disgustos, o sea, los de siempre. Con esto quiero hacer una crítica a la entrega masiva de invitaciones, ya que un alto porcentaje de esos aficionados abandonaron el pabellón ya incluso en el tercer cuarto. He remarcado lo de alto porcentaje porque no quiero generalizar, pero yo creo que llenar el pabellón con este sistema no es la solución.
















Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Gran crónica gráfica y escrita.

Además de esatr totalmente de acuerdo en que regalar entradas masivamente no es la solución, para animar cunado ganamos de 20 tambien lo sabemos hacer los 1500 que vamos siempre.

Y dar bocinas tampoco es la solución!!!!! estamos planteandonos hablar con el club para decirles que no den bocinas!!! solo se consigue generar ruido, muy molesto y no ambiente.


Sancho de la niebla

Entradas populares de este blog

HLA Alicante ocuparía una plaza vacante en LEB Oro si Bilbao compra la plaza de Araberri

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración

LEB Plata 2018-19: Un primer análisis de los dos grupos