Apuntes de la gran victoria de Meridiano Alicante ante el Real Madrid

 
 Foto: ACB Photo/Ubaldo Aracil

Tremenda alegría la que nos dio el equipo el pasado sábado en el Centro de Tecnificación. Alegría por la victoria, y alegría por las buenas sensaciones que dejó el equipo. 

El equipo jugaba con la "tranquilidad" de que era un partido que se daba por pérdido a priori, pero con la "presión" de tener que dar una buena imagen para que la afición no perdiera los nervios después de las dos dolorosas derrotas que ya se habían presenciado en el Centro de Tecnificación. Esta mezcla se volvió a nuestro favor y el equipo salió muy centrado en el juego desde el comienzo, siendo superior a un Real Madrid que no acababa de encontrarse cómodo en ningún momento.
De todas formas hay que ser cautos y ahora el equipo tiene que demostrar en Bilbao y luego ante Manresa, que lo del sábado no fue un espejismo y que somos capaces de jugar un buen nivel de baloncesto que nos haga mantener la categoría.

Pasados dos días desde el partido vamos a apuntar algunas cuestiones que me resultan interesantes:

El equipo no tuvo ningún bajón grave de su juego

Siempre decimos que jugar a un nivel constante los cuarenta minutos es clave para ganar encuentros en la ACB, y el pasado sábado el equipo se mantuvo a gran nivel de concentración durante todo el partido. A nivel ofensivo por fin el equipo dio la talla y como dato curioso decir que en tres cuartos se superaron los 20 puntos, algo que sólo se había hecho en el primer parcial del partido ante Fuenlabrada.


Mejoría a todos los niveles

Era obvio que con los promedios que llevaba el equipo era imposible aspirar a vencer a todo un Real Madrid, pero el equipo se reinventó y mejoró en todos los aspectos, anotación, rebotes, pérdidas, porcentajes... 


Aparecieron los "desaparecidos"

Una buena parte de las críticas en este comienzo liguero se dirigian a Andriuskevicius y a Doellman, dos jugadores que no habían rendido al nivel que se esperaba de ellos y que ante el Real Madrid firmaron su mejor partido de la temporada. 

Andriuskevicius había valorado 12 puntos en los cuatro partidos anteriores, y ante el Real Madrid se fue a los 15. Misma situación para Doellman, 11 de valoración en cuatro partidos y 18 ante el Real Madrid.

Doellman se asemejaba más al de pretemporada, con confianza en sus lanzamientos abiertos y con agilidad e inteligencia en el rebote (9 capturas)


Sin "Erdogandependencia"

Curiosamente éste ha sido el peor partido del turco, que hasta entonces promediaba 31 minutos por partido, y ante los de Messina únicamente disputó 18 minutos y con bajo acierto (4 puntos y -5 de valoración). Pero el equipo no acusó su mal papel gracias a la aparición de otras referencias que hasta ahora no habían tenido protagonismo, de hecho, seguramente esa variedad de opciones en ataque es una de las claves de la victoria, ya que hasta ahora, los equipos rivales centraban mucha atención en Erdogan para anular nuestro juego.

Trabajo en la sombra

Importante también fue el trabajo de Cazorla y Stojic para secar al perímetro del Real Madrid en algunas fases del encuentro, y dando minutos de mucha intensidad defensiva el conjunto.

Heurtel, un base eléctrico

El base francés destila mucha calidad en su juego y un manejo de balón espectacular, además se genera muchas situaciones de lanzamiento, tanto de tiro como de penetraciones, lo que le convierte en un jugador que absorbe mucho juego ofensivo (fue el que más lanzó de todo el equipo). 

El aspecto positivo de su regreso es que el equipo tiene una referencia clara en la dirección y también que Pedro Llompart rinde mejor en los minutos que tiene de juego, sin la responsabilidad de asumir el peso del juego durante demasiados minutos. En el lado negativo, un jugador como Heurtel es de los que te dan partidos y también te los hacen perder, de hecho ya le hemos visto pasar de un -8 de valoración a un 16, aunque esperemos que se adapte bien al juego y que mentalmente sepa controlarse en partidos complicados.

La rotación interior más lógica

Una de las claves de la victoria es el hecho de que por dentro el equipo jugó únicamente con tres hombres (Pape Sow, Justin Doellman y Martynas), ya que ni las faltas ni las lagunas de juego de éstos hicieron necesaria la entrada de Weigand y Rejón, dos jugadores que hasta ahora tenían entre los dos alrededor de 10 minutos en pista.

Foto: ACB Photo/Ubaldo Aracil
Buen ambiente en la grada

Aunque no se registró una entrada como las de otras temporadas ante un partido de este nivel, lo cierto es que hubo buen ambiente en el pabellón y hay que destacar a la gente venida de Villena que animó a tope todo el encuentro. Ojalá que el espectaculo vivido atraiga a la gente para el próximo partido en casa ante Assignia Manresa, que es mucho más importante todavía que el del Real Madrid.


Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :