Quintana, entrenador por omisión

 Fotos: Aitor Bouzo-enCancha.com

El que calla otorga, eso dice el refranero, y es lo que se aplica a la situación del entrenador del Meridiano Alicante en estos momentos. La directiva no ha dicho nada claro en toda la semana y por lo tanto se entiende que el técnico se sentará en el banquillo el próximo domingo ante Asefa Estudiantes.

Esta continuidad no transmite nada de confianza al entorno, que no sabe muy bien si se continúa esperando a que se gane en Madrid y se recupere crédito, si no se le cesa porque no hay dinero, o si se está esperando a cerrar el sustituto. Lo que no puede pretender el club es que la afición entienda esta situación, en la que desde el club no se transmite ningún apoyo explícito al técnico ni tampoco se da una explicación de por qué no se le cesa.


Toca esperar al siguiente partido, y luchar por la victoria, aunque seguro que más de uno piensa que si una derrota supondría el cese de Quintana, a lo mejor hasta merecía la pena. Yo, de todas maneras, creo que lo mejor es rezar porque el equipo consiga echarle "bemoles" ante el Estu y se consiga la victoria, porque esa victoria se queda en el casillero y porque estoy convencido de que Quintana no se sentará en el banquillo del Centro de Tecnificación ante el DKV independientemente del resultado ante Asefa Estudiantes. Es mi opinión personal.

Os dejo una entrevista post partido que le hicieron a Quintana:



Si echamos la vista atrás, en la temporada 2003-04, vemos que Luis Casimiro fue cesado justo tras una derrota en una visita a Estudiantes, curiosa coincidencia, aunque aquel cese llegaba con una situación mucho más acuciante que la de ahora, con 2-11 en el casillero, situación que siguió empeorando hasta llegar al recordado 2-15 de aquella primera vuelta.

Con esta entrada doy por cerrado el tema Quintana por esta semana, es hora de pensar en el partido y cuando haya alguna novedad pues volveremos con su continuidad o no.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración