El domingo ya no se puede fallar


Ya está bien de malas rachas, de derrotas, de desilusión y de malas noticias. Vamos a sacar lo positivo, después de una victoria en nueve partidos resulta que hemos aumentando en dos victorias la ventaja sobre los puestos del descenso. 

Hay que ser optimistas y pensar que si con todas las bajas y problemas, hemos podido competir contra todos los rivales, ahora que llega la recta final y que parece (cruzo los dedos) que vamos a recuperar a Rancik y a Cazorla, deberemos ser capaces de sacar algunos resultados positivos que nos eviten más sufrimientos.

El partido del domingo es, teóricamente, el más propicio para conseguir revertir la racha, viene el Lagun Aro, que sólo ha conseguido dos victorias en sus últimos 24 partidos fuera de Donosti, aunque no hay que olvidar que el año pasado se llevó la victoria en el Centro de Tecnificación por 100-102 en un polémico partido. Además llega con la baja de Tskitishvili y se puede decir que sin presiones clasificatorias, con nulas opciones de playoff y con un colchón amplio sobre el descenso. 

No se puede fallar, de lo contrario seguiremos condenados a seguir la Jornada Virtual para que Menorca y Granada sigan haciéndonos favores, y al final, es jugar demasiado con fuego.

Esta temporada ha tenido, en mi opinión, tres fases. Una primera de decepción y de pesimismo, con un equipo mal confeccionado y con un entrenador incapaz de poner criterio a un equipo incapaz de jugar un buen baloncesto. Con la llegada de Txus y de los fichajes de Rancik y Hasbrouck, el equipo dio un giro en su actitud, en su juego y, además, todo ello regado de buenos resultados en casa y a domicilio, que consiguieron sacar al equipo del agujero y colocarnos en una posición mucho más tranquila. Era una época de ilusión, de optimismo. Después vino la oleada de problemas en forma de lesiones y bajas, a la que se ha unido una serie de derrotas en partidos en los que se competía pero sin resultados, y que han dejado al equipo en una situación en la que todos creemos que tenemos la salvación casi asegurada y nos deja una sensación de cierta desilusión por tantas ocasiones perdidas y de ganas de que el equipo se salve lo antes posible para pasar página y poder pensar en la viabilidad del club para la próxima temporada, y ver si se puede armar un proyecto serio encabezado por Txus Vidorreta, en el que pueda imprimir su carácter desde la propia confección del equipo. Antes de eso tenemos que ganar y salvarnos en la cancha, y después "salvarnos" en los despachos, lo que, visto lo visto, creo que será más complicado.

La cuestión es que si se consigue salvar el año y conseguir continuidad, creo que tenemos en Txus Vidorreta una gran piedra sobre la que construir un proyecto de futuro que pueda, poco a poco y en la medida que las limitaciones del club, darnos alegrías en un futuro.

Ojalá todo acabe bien y podamos seguir disfrutando de nuestro equipo en ACB muchas temporadas, y para acabar la entrada, os invito a la lectura del artículo publicado ayer en Globalon.es por Roberto Prada, y os dejo la frase con la que lo cerraba: "Si un lucentino cierra los ojos puede ver muchas cosas buenas. Y aunque ahora, con los ojos abiertos crea que ve cosas que no le gustan, en unos años puede añorar todo esto".

Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :