El Lucentum tendrá que conseguir dos permanencias: la deportiva y la económica

 

Ayer podíamos leer las declaraciones del presidente Miguel Cano pidiendo prudencia e invitando al equipo a que no cometa el error de pecar de exceso de confianza. Me parecen unas declaraciones lógicas viniendo de quien vienen. También serán lógicas las declaraciones en ese sentido desde los jugadores o desde el propio entrenador.

Aunque lo cierto es que si miramos la clasificación podemos ver que la salvación es casi un hecho, y que se debería de dar un cataclismo para que Meridiano Alicante descendiera. En primer lugar, porque ninguno de los dos rivales tiene ningún factor de cambio a estas alturas. Granada ya cambió de entrenador e incorporó a algunos fichajes sin producir ningún efecto radical en su dinámica, además el equipo granadino está en pleno concurso de acreedores. Menorca fichó a Sanders y tampoco ha visto cambiar su dinámica de derrotas y ya encadena once derrotas consecutivas.

Se antoja complicado que puedan ganar cuatro de los seis partidos que quedan y que Meridiano Alicante pierda sus seis encuentros, más aún ahora que Vidorreta tiene a todas sus piezas a su disposición. 

Dicho esto, es cierto que hay que mantener la tensión y hay que intentar que la salvación sea matemática lo antes posible.

Pero ahora lo que más me preocupa a mi, y creo que a muchos de los que seguimos al Lucentum es la salvación ecónomica del proyecto. Hoy leemos en la prensa que no hay cambios en la situación de Doellman y que parece que siguen sin cobrar los jugadores. Se habla de hasta cuatro mensualidades adeudadas, aunque lo que a mi me llama la atención es el hecho de que desde la plantilla no salga ninguna palabra más alta que otra al respecto, y que además los jugadores sigan mostrando su profesionalidad partido a partido. Esto me da a entender que desde la plantilla hay confianza en la palabra del club y se confía en que no habrán problemas para cobrar. Ojalá sea así.


Esta temporada no ha sido de las que hacen afición, con un comienzo horrible, y luego con la dinámica de lesiones y derrotas que se han vuelto a encadenar y que nos van a dar (presumiblemente) la salvación más barata de la historia. Segunda temporada seguida en ACB y la masa social del club está estancada en torno a los 2000 abonados. Las emisoras de radio ya no siguen al equipo. El club tiene una presencia limitada en el resto de medios. Así es complicado crecer. Para los que seguimos al Lucentum de cerca, hay información de sobra en las webs especializadas de basket, pero para la mayoría de alicantinos es complicado a veces seguir la actualidad del club lo que hace que la distancia con la sociedad sea más grande.

Una vez se certifique la salvación deportiva llegará la hora de llamar a todas las puertas para poder cerrar el ejercicio. En primer lugar hay que recibir lo que ya está firmado y luego ver si con eso es suficiente para cubrir el presupuesto. En  principio no debe de haber demasiado desfase entre lo presupuestado y lo gastado. Por una parte se han recibido algunos "alivios presupuestarios" con la marcha de Katelynas,  Sow, Urtasun, Weigand y de Erdogan, que deben compensar los gastos de los fichajes de Vidorreta, Rancik, Hasbrouck, Popovic y De Miguel y el despido de Quintana.


Cuando se cierre el ejercicio 2010-11 será el momento de plantear sobre la mesa la viabilidad del futuro y ahí debe ser también la ACB la que se replantee los presupuestos mínimos que exige, porque creo que tal vez deberían bajar el listón si no quieren que cada temporada sean más los clubes que acaben en situación concursal. 

A lo mejor es momento de ser realistas y de dejar de hablar de la segunda mejor liga del mundo y de plantear un modelo más viable en la competición, aún a riesgo de que la fractura entre ricos y pobres sea aún mayor. Ya lo dijo Villacampa hace pocas semanas: "Es que ningún club de la ACB es capaz de generar más de cinco millones de euros con los recursos ordinarios, que son básicamente los patrocinadores, la publicidad, los derechos de televisión, los abonados y la mercadotecnia"


Las fechas claves para el futuro del Lucentum como club se van a entremezclar con las elecciones municipales, y eso me da miedete. A nadie nos gusta que el club dependa de los dineros públicos, pero tal y como se concibe el deporte profesional en este país y con los elevados presupuestos que los equipos profesionales de futbol y baloncesto manejan parece complicado que desde la iniciativa privada lleguen los fondos suficientes para mantener a ningún club.

Al final a lo mejor pasará lo quieren los grandes, una liga europea entre los equipos más ricos y que  los grandes (Real Madrid, Barcelona, Caja Laboral,...) abandonen las competiciones nacionales, dejando allí a los demás equipos que no puedan asumir esos grandes presupuestos.

Lo que está claro es que no puede ser que año tras año el Lucentum tenga que estar pendiente de un hilo, de si las instituciones te pagan los convenios que firman, de si el Ayuntamiento nos va salvando del precipicio sobre la bocina...
Si conseguimos salvar este match ball una temporada más y se puede tener un nuevo proyecto para la próxima temporada, creo que sería una buena ocasión para ilusionarnos, con un equipo confeccionado por Vidorreta, que ha demostrado que sabe lo que quiere y que con trabajo se saca petróleo de plantillas limitadas. A partir de ahí a intentar volver a tener un nuevo tren como el que pasó en la 2004-05 y que dejamos escapar, tal vez por inexperiencia o tal vez por ineficacia, pero está claro que los resultados serán la única posibilidad de revertir la dinámica descendente de nuestra masa social.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sería bueno, ya que dudo que por aquí haya algún genio de las finanzas, que copiaramos los modelos de gestión que se llevan a cabo en otros clubs. Uno sólo tiene que echar la mirada hacia el norte y ver que hacen clubs como el Manresa, que con un presupuesto limitado, todos los años está al máximo nivel. Y luego plantearnos para que sirve tener un equipo en la élite. Se supone que sirve como ejemplo y motivación para que los jovenes hagan deporte, pero luego resulta que desde el club se olvidan de la cantera. Como puede ser que un club como el Cornella tenga el doble de fichas en la cantera que nuestro querido Lucentum. Un cambio en la gestión del club tampoco vendría mal, ¿verdad?.
Anónimo ha dicho que…
¿Cómo puede ser? Pues porque el Cornellà es filial del Barça, simplemente...
Anónimo ha dicho que…
... y porque el Lucentum siempre ha maltratado a la cantera... preguntad sino a cualquier chaval que en algún momento haya pasado por los equipos inferiores del club

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración