Eliminar al anfitrión en la Copa: Difícil, pero no imposible para el Lucentum

 

Tras conocer que nos enfrentaremos al Barça Regal en la Copa a todos nos quedó la sensación de que era el peor rival que podía tocarnos. Y creo que seguramente es así, además de por su enorme calidad por el hecho de ser el equipo anfitrión.

Los que pudimos vivir la Copa de Zaragoza en 2005 creo que nos quedamos con la sensación de que nos duró muy poco la Copa (en el aspecto deportivo). Jugamos el primer partido del jueves, con un Pabellón Príncipe Felipe semivacío y además fue un partido que se decantó muy pronto del lado malagueño, lo que apenas nos permitió albergar esperanzas de sorprender. El resto fue una fiesta del baloncesto, pero ya sin nuestro Lucentum.

En la Copa 2012 ya hemos ganado algo con respecto a la de Zaragoza. Jugaremos en un marco incomparable, el Palau Sant Jordi, y disputaremos el segundo partido del jueves ante el anfitrión, con lo que el Palau presentará un aspecto inmejorable. Eso ya lo tenemos ganado.

Lo que ya sería la repera es poder disputar el partido de tú a tú contra el Barça Regal, que nuestro equipo llegue sin lesionados y que el partido discurra con emoción y con alternativas. Conseguir la victoria es un sueño, casi una utopía, pero en eso estamos todos, en soñar con todo lo que nos hace disfrutar este Lucentum.

¿Qué nos pasó en Zaragoza?


Volviendo a 2005, realmente es difícil encontrar la causa de que el equipo apenas pudiera competir ante Unicaja. ¿La falta de experiencia? No lo creo, haciendo un repaso a la plantilla de aquel Etosa Alicante podemos ver que teníamos a 6 jugadores que ya habían disputado algún partido en Copa del Rey (Nacho Rodríguez 17, Lucio Angulo 13, Larry Lewis 1, Iñaki De Miguel 3, Oriol Junyent 1 y Berni Hernández 1), incluso Nacho y Lucio sabían lo que era ganar el título con Barça y TAU respectivamente.

Eran jugadores que, muchos de ellos, tenían amplia experiencia internacional y que estaban acostumbrados a jugar en situaciones de máxima presión. Sin embargo, aquel día nada funcionaba y el equipo se mostró deslabazado en todo momento y sin capacidad para rehacerse ante un rival que hizo un buen partido desde el comienzo.

Yo me inclino por una ansiedad generada por las ganas de dar una alegría a la afición de un equipo como el nuestro. Los jugadores jugaron presionados en ese sentido y con las primeras desventajas se vio que el equipo estaba bloqueado y que no acababa de ser el de la liga regular.

Si comparamos la plantilla actual del Lucentum con la de aquel Etosa Alicante de 2005 vemos que nuestros jugadores acumulan sólo 7 partidos en Copa del Rey (Llompart 2, Urtasun 1, Stojic 2, Ellis 1 y Barnes 1), por los 36 que llevaban ya a sus espaldas los Lucio, Nacho y compañía.


En el banquillo puede estar la diferencia

Un factor diferencial que encontramos entre las dos situaciones lo vemos en el banquillo. Trifón Poch debutaba en Copa aquel año mientras que Txus Vidorreta ya ha disputado una edición, la 2007-08, y con un notable resultado tras vencer al FC Barcelona y estar a punto de derrotar en semifinales al anfitrión TAU Cerámica.

Vidorreta llevó a un equipo debutante, revelación de aquella liga, y sin experiencia copera a las semifinales. El año siguiente disputó la Eurocup por primera vez en la historia de Bilbao y consiguió llegar a la Final a 8 de Turín y vencer al Zadar en cuartos de final y a punto estuvo de doblegar al Khimki en semifinales.

Estos antecedentes de Txus, que nos indican que es un entrenador que se mueve bien en este tipo de competiciones, nos pueden dar algo de esperanza en cuanto al trabajo de motivación y de "amueblamiento" de las cabezas de los jugadores para un partido tan especial, en el que la sensación de eliminatoria y las ganas de dar una alegría a la gente que acompaña al equipo a veces se pueden volver en contra del equipo.


Barnes ya sabe lo que es llevar a la revelación de la liga a la Copa

Otro dato interesante será el papel de Lamont Barnes, que disputa su segunda Copa del Rey de forma consecutiva, y ambas formando parte del equipo revelación de la liga que se cuela entre los grandes, el año pasado Valladolid y ahora Lucentum. Su experiencia en ese sentido seguro que también puede ayudar al grupo.

El anfitrión no es invencible

Más datos para la "esperanza". Los anfitriones no son invencibles. Está claro que este año al hecho de que el rival sea el anfitrión se suma el hecho de que además es uno de los mejores equipos de Europa, pero aún así, la historia nos deja muchos casos en los que el anfitrión de la Copa ha caído a las primeras de cambio, y sin ir más lejos, en dos de las últimas temporadas los anfitriones han caído a las primeras de cambio (Bilbao en 2010 y Real Madrid en 2009). También sucedió en 2007 (Málaga), 2001 (Málaga), 2000 (Vitoria), 1999 (Valencia), 1993 (Sevilla) y 1991 (Zaragoza).

Vencer a la ansiedad. Tener confianza en el trabajo. Ser lo que somos. Eso es lo que está en nuestras manos y en la de los jugadores y entrenadores. El resto: el rival, el ambiente, los arbitrajes y demás factores externos ya no los podemos controlar, así que lo que hay que hacer es que lo que está en nuestras manos lo hagamos lo mejor que sabemos. Luego, a disfrutar.
Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :