07 mayo 2012

Estamos en Playoff y yo me acuerdo del CB Granada


En estos momentos de gran alegría que vivimos todos los seguidores del Lucentum me quiero acordar de otro club que ha vivido graves problemas económicos, que por falta de apoyos se vio abocado a un concurso de acreedores del que no ha podido salir y que hace apenas una semana disputó su último partido.  Es el CB Granada. 

El Lucentum está en ese momento en que hay dos rumbos que escoger. Uno lleva desgraciadamente a las lágrimas y a la desaparición, y basta ver el vídeo que os dejo para pensar en lo triste y duro que es. El otro camino es el de la viabilidad y espero que quien tenga que decidir por que camino nos manda no permita que en Alicante también tengamos que vivir los momentos tan duros que han vivido los amigos granadinos.

Os dejo un vídeo que han elaborado relatando lo que fue su último partido, en el que además descendieron a Adecco Plata tras perder ante Clínicas Rincón en un partido en el que estuvieron acompañados por un centenar de aficionados que no abandonaron en ningún momento a su equipo.  Aunque lo que realmente ha sucedido es que se ha disuelto como club definitivamente tras una agonía de temporada en la que tuvieron que ir prescindiendo de jugadores y técnicos a instancias de la administración concursal, que finalmente ha acabado con la disolución del club.


A ellos les ha faltado el apoyo de empresas e instituciones para salir adelante, pero no les ha faltado el apoyo de una afición que se ha volcado con el baloncesto, que se han movilizado para no perder un club que les ha dado muchas alegrías. No fue suficiente.

Estoy seguro que dentro de pocos años volveremos a ver un club de basket en Granada y que estas lágrimas de una afición serán un triste y lejano recuerdo de algo que no debe de volver a ocurrir. 


El Lucentum ha tenido la gran fortuna de tener un factor diferencial importante con el Granada: los resultados deportivos. Tanto la salvación del año pasado como, sobretodo, el temporadón que estamos haciendo han sido el impulso que nos puede hacer salir de esta situación. Por eso quiero agradecer a técnicos, jugadores, directiva y a todos los que han sumado esfuerzos para que estos éxitos sean el aval más valioso para que este Lucentum encuentre viabilidad y no se convierta en otro Granada.