Analizando el cambio del Lucentum. ¿Existe el 'Efecto Perelló'?


Tres partidos lleva el Lucentum con Rubén Perelló al mando. Los mismos partidos que estuvo el equipo bajo las órdenes de Berrocal. Es pronto para profesar idolatría por Perelló así como era pronto para desahuciar la labor de Josep Maria Berrocal aunque lo que parece claro a día de hoy es que los cambios han resultado positivos para el grupo.

El principal mérito de Perelló creo que está en haber sabido encauzar de manera positiva esas "ganas contenidas" que había en la plantilla y que, por motivos que no se conocen, no se mostraban con Berrocal en el banquillo.

Liberación. Esa palabra la mencionaba Perelló en sus primeras ruedas de prensa, también la sacaban a relucir Casadevall o Quim Costa en sus análisis del Lucentum de Perelló. Este es otro intangible con el que ha dotado Perelló a la plantilla y que, a corto plazo, nos está dando buenos resultados.

Cuando las cosas se tuerzan y cuando surgan contratiempos será cuando veamos en mejor medida la capacidad de reacción de Rubén y sus cualidades para manejar el grupo. Mientras tanto tiene un buen caldo de cultivo para crecer y mejorar con el equipo.


Echando un vistazo a los números se pueden ver ciertos indicios de cambio con Perelló en el banquillo. Como decía antes, tres partidos son pocos para hacer una comparación y extraer conclusiones muy fundamentadas pero vamos a desgranar y contraponer las estadísticas del equipo con Perelló y las de Berrocal.

El llamativo descenso en la anotación recibida es el dato más llamativo que nos deja el análisis de las estadísticas. El Lucentum recibió con Berrocal una media de 94 puntos por partido (83 si no tenemos en cuenta las tres prórrogas ante el KNET), mientras que con Perelló el promedio ha bajado hasta los 63 puntos por partido.

Curiosamente ese descenso viene acompañado por un descenso también en las faltas cometidas. El equipo ha pasado de promediar 27 faltas por partido a cometer solo 17. Lo que quizás indica que lo que se ha conseguido es mejorar en intensidad, en presión, en ayudas y en posicionamiento, lo que evita que se llegue tarde a esas ayudas y se haga una defensa más optimizada.

En el aspecto ofensivo los cambios no se reflejan en un aumento de la anotación pero sí en aspectos importantes como la reducción en el número de pérdidas que comete el equipo (de 16.3 hemos pasado a 13 por partido).

Se ha producido un equilibrio en el juego del equipo. Como consecuencia de una mayor claridad de ideas en ataque, el equipo abusa menos del tiro exterior (hemos pasado de que los intentos triples supusieran un 41% a que supongan un 35%) y ha subido el acierto en el triple de un 33% a un 41% desde que Rubén Perelló es el técnico. El Lucentum está consiguiendo crear peligro en la pintura con Coppenrath y eso está generando espacios para que la circulación de balón permita sacar el balón a los exteriores, que están encontrando el acierto y la confianza que les faltaba en el arranque de liga.


Entrando en aspectos más individuales, vemos que Albert Sàbat va encontrando confianza en su tiro y en los últimos tres partidos ha firmado un 8/14 en triples que contrasta con el 1/13 que llevaba en los tres primeros encuentros de liga. También ha mejorado su aportación en otros aspectos, pasando de promediar 1.3 rebotes a sumar 5 rebotes por partido. 

Esa mejoría en la aportación de Sàbat le ha servido para ganarse más minutos en cancha. Pedro Rivero, por su parte, ha perdido algo de aportación ofensiva al equipo pero sigue siendo importante para dar serenidad al juego en determinadas fases de los partidos. Su papel sigue siendo importante, pues a pesar de su menor anotación consigue valorar casi lo mismo que Sàbat, gracias a otras facetas como los rebotes o las más de tres asistencias que reparte po partido.

Romà Bas no está teniendo mucho acierto en el apartado ofensivo, aunque su intensidad y su papel en defensa sigue siendo muy importante. Desde la llegada de Perelló está asumiendo menos tiros exteriores (2/12 con Berrocal y 1/4 con Perelló), en parte por el mayor acierto de Sàbat o Huertas.

Shaun Green firmó ante Huesca su mejor partido pero todavía no acaba de ser ese referente para el juego del equipo. Malos porcentajes en el perímetro (7/30 triples). Perelló sigue mostrando confianza en que vaya recuperando protagonismo pero, a día de hoy, son otros jugadores los que tiran del equipo por fuera.


Rafa Huertas es la mayor (y más regular) amenaza exterior del equipo desde que comenzó la liga. Con la llegada de Perelló está teniendo también más acciones de penetración a canasta, como demuestra el hecho de que está recibiendo más personales (1 por partido con Berrocal y 3.3 desde que está Perelló).

Álex Llorca es otro de los jugadores que ha notado el "Efecto Perelló". Ha pasado de valorar 0 por partido casi 8 por partido. Ha mejorado en anotación y además optimiza sus apariciones en la cancha. Ante Breogán lo hizo todo bien en los 10 minutos que estuvo en cancha (salvo sus tres personales).

En la pintura se han notado menos cambios. Coppenrath sigue rayando a gran altura y demuestra que si le respeta el físico es un jugador determinante en la competición. Es el polo de atracción en la pintura que libera opciones al resto del equipo.

Darryl Middleton juega entre trece y quince minutos por partido y casi siempre suele ser para sumar. Su experiencia y su calidad sirve para dar esos minutos de calidad puntuales.

Jesús Fernández ha perdido la presencia en el rebote que tenía al comienzo de liga y en la pretemporada. Ha reducido mucho sus lanzamientos triples desde que ha llegado Perelló, pasando del 2/12 que firmaba con Berrocal al 2/5 que ha hecho desde que Perelló está al mando. Esto es señal de que la opción del triple abierto de Fernández ha pasado a ser un arma "secundaria" en el ataque.

Guillermo Rejón. O de como un jugador aumenta su aportación al cambiar de categoría. En LEB sigue siendo un pivot aprovechable. Está aportando rebote y consistencia en defensa y está cumpliendo muy bien. Vamos a ver que se sucede tras la reincorporación de Moncasi a los entrenos para saber si Rejón extiende su contrato o no.



Para terminar, otro aspecto en el que ha influido positivamente Rubén Perelló ha sido en la afición. Tras el gris comienzo del equipo parece que la gente ha vuelto a percibir esa chispa en el equipo que hace que la gente se vincule y despierte. Con la buena imagen dada ante Huesca y en Lugo, y si se mantiene la línea en Lleida, creo que el próximo día 25 ante Melilla podemos volver a ver a una afición despierta y animada con un equipo que, por fin, empieza a transmitir.


Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Berrocal paquetón!!