El Lucentum recupera el #EfectoPerelló

El Lucentum consiguió ayer en Melilla una importante victoria, que unida a la derrota de Palencia, que supone un paso importante hacia la consolidación de esa tercera plaza en la tabla. Más allá del aspecto clasificatorio, lo importante es ver que el equipo está en una línea de crecimiento en su juego, eso es lo que más esperanza nos tiene que generar de cara al futuro.

Cuando Perelló se  hizo cargo del equipo conseguimos encadenar cinco victorias consecutivas. El Efecto Perelló se denominó. En aquel momento el equipo necesitaba un revulsivo y arropó a Rubén en su aterrizaje y se vieron los buenos resultados. El equipo creció desde la defensa, igual que ahora. Mucho ha llovido desde entonces y el equipo ha pasado por fases de estancamiento y de inconsistencia en el juego. ¿Estamos ante el Efecto Perelló 2.0?

Ahora, con cuatro victorias consecutivas, el equipo parece que vuelve a crecer. Que un equipo consiga revertir dinámicas negativas es uno de los mejores síntomas de la buena salud del vestuario. Esperemos que se puedan ir subiendo a esta ola los jugadores que todavía no han alcanzado el nivel que se espera y poder llegar a Playoff con el equipo a tope. ¿Estamos ante el Efecto Perelló 2.0?

Crecer desde la defensa

El Lucentum está cimentando sus buenos resultados en su mejor actitud defensiva. En los últimos cinco encuentros, el Lucentum está encajando un promedio de solo 65 puntos, lo que supone cinco puntos menos por partido que el promedio que lleva Burgos (mejor defensa) en toda la temporada. Curiosamente, ese mismo promedio de puntos encajados es el que firmó el equipo cuando Perelló se hizo cargo del equipo y consiguió cinco victorias consecutivas.

A partir de esa confianza del equipo atrás se está consiguiendo también más equilibrio en ataque y el equipo parece que transmite cada vez mejores sensaciones.

El equipo ha ganado consistencia en el rebote. En los últimos cuatro partidos nos hemos impuesto en esta faceta a todos nuestros rivales.

Sobreponerse a los problemas

El club decidió no hacer finalmente ningún fichaje y hemos visto que el equipo se ha sabido reponer bien de la baja de Rivero y de la de Jesús Fernández. Esa capacidad habla muy bien del equipo.

Sin Rivero vimos que Sàbat dio un paso al frente y firmó tres de sus mejores partidos de la temporada. Ayer, sin Jesús Fernández, vimos que Middleton  volvió a mejorar sus prestaciones, llegando a los 10 de valoración (4 puntos y 7 rebotes) y que Shaun Green estuvo tocado por una varita durante la primera mitad del partido, haciendo que la ausencia de Jesús fuera casi anecdótica.


Esas cosas que nunca te fallan

El Lucentum tiene jugadores que tienen cierta irregularidad en sus acciones, pero hay dos piezas que, en mi opinión, aportan una consistencia y una regularidad al equipo por encima del resto. Por un lado, Taylor Coppenrath. El norteamericano es absolutamente determinante y está demostrando que si está en buenas condiciones físicas es una garantía para el equipo. Ayer firmó su terceras dobles figuras de la temporada (12 puntos y 11 rebotes).

El otro jugador que quiero destacar hace una labor menos vistosa tal vez. Es Romà Bas. Fue el primero en llegar a este Lucentum y muchos ni siquiera le conocíamos. Tras un arranque de liga algo desacertado, se está convirtiendo en un seguro de vida para nuestro perímetro. Muchos son los triples que ha anotado en momentos  claves del partido. 9 de 17 triples en los últimos tres partidos. Fiabilidad e intensidad que son vitales para este Lucentum.


...Y esas que van apareciendo

Al igual que el equipo tiene piezas que aportan un valor constante, también tenemos a jugadores con margen de mejora y de crecimiento. La actuación estelar de Green ayer esperemos que no sea flor de un día. También debemos esperar grandes días de Rafa Huertas. 

Fernández estaba dando muestras de mejoría antes de su lesión. Le esperamos al 100% cuando se reincorpore. Middleton ayer multiplicó su aportación. Si estamos todos para los Playoff, podemos ser un equipo temible.

 Lo que nos queda

Faltan cinco partidos para que acabe la fase regular. El calendario nos deja cuatro enfrentamientos ante equipos que están en el apretado grupo que se debate entre los Playoff y los Playout (Ourense, Coruña, Navarra y Cáceres) y un interesante duelo con sabor a Playoff en Palencia en la penúltima jornada de la liga. 
 
Creo que el equipo debe conseguir la tercera plaza que le aseguraría ventaja de campo en dos eliminatorias. Si la liga acabase hoy, el Lucentum se enfrentaría en esos hipotéticos cuartos a KNET y en semifinales, probablemente, a Palencia. Si no hubieran sorpresas la "final" por el ascenso sería ante Burgos. Personalmente, yo prefiero a Andorra en los Playoff. Creo que si los andorranos perdieran en la última jornada el puesto de ascenso directo (se enfrentan a Burgos) sufrirían un golpe anímico muy duro. Además, Andorra está dándolo todo ahora mismo por ese ascenso directo y si se vieran en Playoff tendrían que afrontar un mes cargadísimo de partidos para el que tal vez no estuvieran tan mentalizados como lo puede estar Lucentum, Palencia o el propio Breogán.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

Importante triunfo de HLA Lucentum basado en el dominio en la pintura