Temporada 2003-04, el año bipolar del Lucentum (V): La llegada de Trifón


Con la llegada de Trifón en la jornada 15 el Etosa Alicante daba un giro al proyecto y el técnico cordobés se encontraba a un equipo muy mal anímicamente y con situaciones comprometidas en el vestuario como la situación de Oriol Junyent, que se encontraba apartado del equipo por su alarmante bajo estado de forma, según el club.

La primera decisión de Poch fue reincorporar a Oriol al equipo en una clara señal de intentar sumar y volver a generar confianza en el vestuario.


El debut de Trifón no desencadenó un cambio en la dinámica de resultados, de hecho sus tres primeros partidos al frente del Etosa Alicante se saldaron con derrotas ante Unicaja (72-75), Jabones Pardo Fuenlabrada (90-79) y Ricoh Manresa (64-68).

Las carencias del equipo seguían siendo evidentes y en el partido ante Manresa se agravaron con una lesión de Héctor García, lo que agudizaba las carencias del perímetro alicantino. En ese partido el perímetro del equipo sólo contaba con Angulo y Tomic.


Justo en ese momento se tomó la decisión de cortar a DeMarco Johnson e incorporar a Quincy Lewis para reforzar el perímetro. Con este movimiento se cerraba el apartado de movimientos en la plantilla y era con lo que el equipo debía afrontar la segunda mitad de la liga con el objetivo de intentar obrar un milagro tras el 2-15 de la primera vuelta.

La segunda vuelta arrancaba con cuatro victorias consecutivas, ante Girona (80-85), Valladolid (87-74), DKV Joventut (77-65) y Caja San Fernando (77-84). Los fichajes funcionaban, Lou Roe seguía asumiendo el liderazgo y poco a poco el equipo recuperaba sensaciones y confianza.

En la victoria ante Valladolid hay que destacar el partidazo de Lou (32 puntos, 6 rebotes y 15 faltas recibidas, 45 valoración) y de Pepe Sánchez (15 puntos, 8 rebotes y 10 asistencias). Después de estas victorias, el Caprabo Lleida visitaba Alicante y se llevaba la victoria (82-84) en uno de los partidos más polémicos que se recuerdan.

Esta derrota hizo mucho daño, porque llegaba justo antes de una fase de liga con un calendario muy complicado y que acabó con tres derrotas más del Etosa Alicante ante Pamesa (77-67), Tau (70-79) y FC Barcelona (66-60) que dejaban al equipo con 6-19 empatado en la última posición de la tabla con Polaris World Murcia y a cuatro victorias de diferencia del 16º clasificado que era el Fuenlabrada.

Sólo un milagro podría invertir la situación. Quedaban 9 jornadas. Comenzaba el sueño.

Artículos relacionados:
Temporada 03-04, el año bipolar del Lucentum (I): La confección de la plantilla
Temporada 03-04, el año bipolar del Lucentum (II): Horrible comienzo de temporada
Temporada 03-04, el año bipolar del Lucentum (III): Entrevista a Oriol Junyent
Temporada 03-04, el año bipolar del Lucentum (IV): El paso por la ULEB Cup

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración