Lucentum: Prohibido el pesimismo, es tiempo para la ilusión



¿Sabéis una cosa? La semana que viene el Lucentum juega la Copa del Rey y creo que eso es lo que tiene que eclipsar a todo lo demás. Nos merecemos disfrutar de lo que nos estamos ganando en la cancha y lo que nos estamos ganando gracias al trabajo bien hecho esta temporada.

¿Que tenemos problemas económicos? Sí, y muy serios, como nos pudimos dar cuenta allá por el mes de junio. No se trata de minimizarlos, pero la situación del club no ha cambiado tanto de ayer a hoy, a pesar de lo que transmitan ciertas informaciones que hoy se han podido leer acerca de una reunión que es un trámite y una fase más de todo un proceso que está siendo largo y que todavía tiene que pasar por más fases.

El club tiene a gente trabajando en el aspecto económico desde hace meses. Trabajo duro y difícil, y que deseamos que dé buenos frutos, que a veces no dependen de las ganas y el empeño que se pongan. Que sigan trabajando por el futuro. Nosotros nos merecemos disfrutar el presente.

Me niego a pensar que esta temporada esté siendo la prórroga de un partido que acabemos perdiendo, además, este año el equipo demuestra que sabe salir adelante en finales apretados y en prórrogas, así que confío en el futuro. Pero ahora quiero vivir el presente.

El presente es esperar noticias sobre las camisetas y material conmemorativo para la gente que vaya a acompañar al equipo en Barcelona, es empezar a soñar con ese primer partido de la Copa, ese Caja Laboral-Lagun Aro, que veremos en la grada con la ilusión a flor de piel y con la tensión de ir viendo como se va llenando todo un Palau Sant Jordi para ver a nuestro Lucentum darlo todo e intentar elevarnos, todavía más, a los cielos. Eso es lo que quiero, soñar. Que para disgustos ya tenemos cada uno los nuestros.

Así que, de aquí y hasta que llegue la Copa, en el blog intentaremos trasladar optimismo e ilusión, que ya tendremos tiempos para disgustos. 

Ojalá esa imagen que ilustra este artículo sea un buen símil para nuestro Lucentum y simbolice el resurgir del baloncesto en Alicante después de haber estado a punto de perecer sepultado. Y como dice esa frase que todos recordamos:


QUIEN NUNCA SE RINDE, AL FINAL TRIUNFA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

Importante triunfo de HLA Lucentum basado en el dominio en la pintura