¿Vigilancia económica o "limpieza" en la ACB?


En las últimas fechas se están leyendo noticias sobre un posible incremento de la presión y vigilancia por parte de la ACB sobre los clubes sometidos a procedimientos concursales o que acumulen deudas y no tengan una situación económica adecuada.

Los clubes grandes apoyan esa iniciativa , liderados por Unicaja, que podría ir dirigida a poder echar de la liga a los clubes que no estén saneados. 

Desde luego que estaría muy bien que los clubes de la liga no tuvieran deudas y pudieran cumplir con sus presupuestos. Y si sale adelante esta incipiente iniciativa conseguirían su objetivo, reducir la liga a unos 14 o 16 equipos.

Pero yo me pregunto por qué entonces no han hecho nada en los últimos años, en los que se ha mantenido un presupuesto mínimo inasumible e irreal que lo único que ha hecho ha sido "incentivar" a clubes pequeños a inflar sus previsiones de ingresos para cumplir con ese mínimo y poder estar en la élite.

Tampoco ayuda mucho el hecho de que cuando un equipo pequeño tiene una gran estrella como Batista, Ingles, Carroll, Singler, Wallace, etc.,  sepan que a cambio de un puñado de euros se marcharán a otro equipo grande. Es lógico sí, pero lo que sucede es que por cada Batista que aparece, estos equipos pequeños apuestan por otros jugadores que no ofrecen tan buen rendimiento. ¿Quién asume los riesgos en esta liga? Siempre los mismos. 

Los pequeños sirven de banco de pruebas y desarrollo de las futuras estrellas de los grandes. Aspiran a que les cedan a jugadores jóvenes, como Rabaseda. Si funcionan bien, volverán rápido, si no lo hacen tanto, a lo mejor te dejan que te los quedes. Más de lo mismo. ¿Por qué no se obliga a que las cesiones sean a varios años? ¿Por qué no se busca igualdad en la competición? ¿Por qué no se fomenta que los pequeños puedan, de verdad, optar a aumentar sus ingresos? La respuesta es: echemos a los pequeños y sigamos repartiéndonos el pastel.

¿Cómo pueden generar ingresos y conseguir patrocinios los equipos pequeños? Las televisiones se centran en los mismo cuatro o cinco equipos, que pueden "vender" a sus sponsors sus apariciones televisivas, mientras que los pequeños poco pueden ofrecer a cambio de alguna ayuda. Es la pescadilla que se muerde la cola.

Lo dicho, que me parece genial que los clubes no tengan deudas y estén saneados. Para llegar a eso, sólo veo dos vías, o bajan las fichas de los jugadores o se baja el nivel de las plantillas. Un equipo modesto hoy en día no creo que pueda generar ingresos reales por más de un par de millones de euros, y contando con apoyo institucional. A eso es a lo que debemos ir.

Los que tienen detrás el apoyo de un club de fútbol que puede asumir las deudas del baloncesto o los que cuentan con otro tipo de apoyo a gran escala podrán tener y pagar más fichas.

El resto de equipos dependen de algo tan poco homogéneo como las ayudas institucionales, más vinculadas a politiqueos varios que a una relación objetiva entre lo aportado y el impacto publicitario de la inversión. Algunos clubes reciben varios millones de instituciones públicas y a otros apenas llegan apoyos públicos. Un sistema insostenible y que suele ser el pan para hoy y hambre para mañana de muchos clubes.

Lo lógico y coherente en el deporte sería que si un club puede generar un millón en ingresos y apoyos, que se gaste ese millón. Si eso da lugar a descenso pues se desciende, lo que está claro es que si todos lo hiciéramos así se tendría una competición adecuada a lo que genera, con costes dimensionados y proporcionados a esos ingresos. ¿Utopía? De momento, sí.

No se puede permitir que las deudas de los clubes crezcan y crezcan sin control. Mano dura sí, pero lo que hay que hacer es poner soluciones integrales y no limitarse a decir que el que no tenga dinero que se vaya fuera. Al final conseguirán lo que buscan, una superliga europea con los 10-15 clubes que pueden manejar millones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

Importante triunfo de HLA Lucentum basado en el dominio en la pintura