El futuro del Lucentum se sigue desvaneciendo


Futuro borroso. Silencio sepulcral. Ningún atisbo de esperanza a la vista para el Lucentum. Todo lo que se lee, se escucha o se percibe nos dirige hacia la tumba. Cuesta encontrar rendijas para la esperanza o el optimismo. Las cosas están mal y hoy lo ha explicado de manera inmejorable Pedro Rojas en un recomendable artículo en el Diario La Verdad.

Mientras esperamos el fatal desenlace o el milagro de última hora lo cierto es que el club se enfrenta a su liquidación en cuestión de horas, o días, si nada lo remedia. No es por culpa de una mala gestión esta temporada, de hecho quizás haya sido el año en el que mejor se han equilibrado los gastos. Pero parece que ya es tarde. La metástasis que tiene el club parece que ya no responde a los tratamientos paliativos que se le han dado este año.

No es cuestión de bajar la cabeza y resignarnos a un final que nadie confirma pero para el que todos nos están preparando, pero sabiendo la situación que vive la entidad, las deudas que se arrastran, las malas gestiones del pasado y la mala situación económica del país, el resultado parece que es el peor posible.

El Lucentum lleva muchos años viviendo con el salvavidas de las administraciones siempre en la cintura, un salvavidas económico que siempre nos ha mantenido a flote a base de inyecciones de distinta índole: ampliaciones de capital cubiertas por el Ayuntamiento, subvenciones permanentes, mediación para la llegada de nuevos créditos...  Todo ello, sin preocuparse demasiado de que la gestión del club fuera más coherente y que pudiera detener la generación de una deuda que ha ido creciendo año tras año. Esa es la lacra del apoyo público a los clubes profesionales. El problema no es el dar dinero, el problema es que se ha dado y no se ha supervisado la gestión de esos clubes. Ahora nos vamos a encontrar con el resultado. Vamos a ser cabezas de turco y ejemplo a seguir por otros clubes. Castigo ejemplar para el Lucentum.

Además, todo viene envuelto de un halo nebuloso que impide que sepamos realmente, blanco sobre negro, quién ha incumplido ahora y quién lo hizo en el pasado, quién ha gestionado mal, quién se responsabilizará de algo. Mientras tanto, la afición sufre al ver que su equipo puede desaparecer mientras que nadie viene a explicar ni a decir nada.

No quiero dar por muerto al Lucentum antes de tiempo, ya llegará el momento del pésame. Pero al menos me quedo con que esta temporada ha sido un "bonus" tremendo para un club que no merece el final al que nos están llevando.

Durante todo el año, cada vez que alguien me preguntaba sobre si el club desaparecería o no, si llegaba patrocinador o no... siempre respondía lo mismo: disfrutad de la Copa, disfrutemos de las victorias, disfrutemos de cada partido, disfrutemos de los Playoff... carpe diem. 

Ojalá que llegue un milagro y nos salve pero es que esta situación se repite año tras año, lo que lastra al club para poder crecer. Si cada año estamos igual de qué sirven los esfuerzos por reactivar a la masa social, si con toda esta situación se retraen los efectos de un año que debería haber servido de trampolín para volver a enganchar a la ciudad al basket.




Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :