Lucentum y Hércules, cada uno a su hora y Dios a la de todos


Si eres de esos alicantinos que disfruta animando a Hércules y a Lucentum estás de mala suerte. Si encima eres abonado de ambos equipos te toca cabrearte porque tendrás que dejar de asistir a uno de los partidos. El Hércules te obliga a elegir.

Es la segunda vez esta temporada que se da la coincidencia de horarios desde que el Hércules pensara que el horario de domingo a las 12:00 es el mejor para sus intereses. En la primera ocasión el Lucentum fue dócil y optó por cambiar su horario habitual, pero el resultado fue que se perdieron muchos aficionados en las gradas del Centro de Tecnificación. En esta ocasión el Lucentum opta por no cambiar y respetar el horario oficial del equipo y por el que la gente se ha abonado.

Los abonados de ambos equipos son los perjudicados. Tendrán que elegir entre uno y otro. Unos elegirán basket y otros fútbol, con lo que ambos clubes se perjudican.

Y no solo eso, se perjudican las radios que retransmitan al Hércules pues muchos de sus oyentes estarán disfrutando del Lucentum en el Centro de Tecnificación en lugar de seguir al Hércules desde sus casas en la radio.

También los periodistas de la ciudad tendrán que elegir y repartirse ambos eventos. Hay fotógrafos que cubren ambos partidos normalmente y que esta vez solo irán a uno, por obligación.

Lo que me cuesta encontrar en esta situación es el beneficiado. La afluencia al Rico Pérez se vincula más al buen juego del Hércules que al horario, eso es algo demostrado a lo largo de su historia. Supongo que el ahorro energético que supone no encender las luces del Rico Pérez debe ser un buen motivo para jugar por la mañana.

Alicante, una ciudad sin grandes clubes en la élite deportiva, con dos clubes en concurso de acreedores, con sus dos clubes importantes que no tienen gran afluencia de aficionados (unos 5000 el Hércules y unos 2000 el Lucentum) y que encima ve como un club le pone una zancadilla al otro, aunque no se da cuenta de que ambos se perjudican. Triste.

Y aquí no se trata de enfrentar a dos clubes, ni mucho menos a dos aficiones. El 95% de los abonados de cada clubes asistirá a ver a su equipo, sin dudar. El 5% que sea abonado a los dos elegirá y un 3% irá al Hércules y un 2% al Lucentum, o viceversa. 

Eso sí, esa gente que se abona a los dos clubes se lo pensará muy mucho a la hora de repetir el año que viene.

El Hércules no ha aportado un motivo suficientemente sólido para justificar sus cambios, porque lo de los motivos televisivos o de coincidencia con Real Madrid o Barcelona parece que no caben, además de que parece que la relación institucional con el Lucentum se ha visto seriamente dañada por el poco tacto y respeto para con el club de baloncesto. Esto dice muy poco de un club que "celebra" su noventa aniversario y que pretende ser un símbolo de esta ciudad. Desde luego que con estos gestos no se gana el calificativo de "club señor".

Así que este domingo que cada uno elija lo que prefiera y donde crea que va a disfrutar más, porque el disgusto ya lo tiene. 


Comentarios

jjlgisbert ha dicho que…
Es triste la imagen que está dando la directiva del Hércules con estas actuaciones.

La elección es clara B A L O N C E S T O

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración