Vuelven las "Good Vibrations" del Lucentum



El Lucentum firmó anoche su sexta victoria consecutiva y cierra un mes de marzo redondo en el que se ha convertido en el único equipo de la categoría que ha vencido todos sus partidos. Igualamos también la mejor racha de victorias a domicilio (tres consecutivas) y lo que es más importante, el equipo camina en línea ascendente de juego y de confianza de cara a unos Playoff que ya tenemos ganas de vivir en Alicante.

Esta buena línea del equipo me ha traído a la mente el eslogan que utilizó el club el año pasado y que tan premonitorio fue. Ojalá consigamos traducir esas buenas vibraciones en un ascenso... sería la pera!


Lejos queda ya el bajón por haber perdido la opción del ascenso directo. El equipo recupera piezas partido a partido. Tenemos a un Shaun Green cada vez más regular, ayer 8 puntos y 8 rebotes, e importante en el equipo. Green está jugando más de treinta minutos por partido y está respondiendo a la confianza del técnico con buen juego y buenos números.

Foto: Alberto Prado - basketme
Pedro Rivero ha venido crecido después de su lesión. Ha firmado dos de sus mejores partidos de la temporada y lleva 9/13 triples en dos partidos. Coppenrath también está rayando a su mejor nivel y no baja de 19 de valoración desde hace siete jornadas. Huertas superó ayer los 10 puntos después de diez jornadas y esperemos que sea el siguiente en alcanzar su mejor nivel.

Jugadores como Llorca, Bas o Sàbat son partes fundamentales y su línea regular a lo largo de la temporada es también base de la buena marcha del equipo.

Todo son síntomas positivos, pero no hay que confiarse y seguir trabajando. Los dos partidos que quedan en casa tienen que servir para terminar de ilusionar a la afición de cara a esos Playoff y ha generar el mejor ambiente posible para que, todos juntos, podamos disfrutar de un bonito fin de temporada.

Mirando a nuestros rivales, ayer vimos como Andorra perdió su primer partido a domicilio de la temporada y puede ver como hoy Burgos se acerca a una sola victoria y volvería a depender de sí mismo porque en la última jornada se enfrentan Burgos y Andorra. Esa durísima lucha que van a vivir hasta el final creo, personalmente, que nos va a beneficiar, porque ambos equipos van a afrontar un mes de máxima tensión y exigencia física y mental. Uno de los dos ascenderá, pero el otro se verá teniendo que encarar un mes de competición con partidos cada dos o tres días, algo para lo que no ha estado centrado en jornadas anteriores y habrá que ver cómo les puede afectar.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración