Guillermo Rejón y Rubén Perelló siguen logrando records


Hace tres meses dedicaba una entrada especial a Guillermo Rejón. Hablaba de la segunda juventud que está viviendo esta temporada. Tres meses después sigue haciendo crecer su leyenda en el Lucentum y se está ganando a pulso el formar parte de la historia de este club.

Seis temporadas en nuestros equipo. Dos ascensos con nuestra camiseta. Mucha veteranía a cuestas, pero sigue firmando la mejor temporada de su carrera en Alicante. Está firmando sus mejores registros en puntuación, en rebotes defensivos, ofensivos y totales, en asistencias, en recuperaciones, en minutos disputados y en valoración. 

Pero a todo esto hay que sumar el partidazo que firmó ayer en Palencia, donde alcanzó su tope de valoración con el Lucentum con 22 puntos. El partido de ayer supone también su mejor marca en rebotes defensivos (10), en rebotes totales (11), en tapones a favor (3). 


Además, Rejón se encuentra ya a solo nueve partidos de igualar a Berni Hernández como jugador que más veces a vestido nuestra camiseta. En su debut en Playoff igualará a Lucio Angulo en la segunda posición.

Por lo que respecta a Rubén Perelló, tiene ante sí la ocasión de firmar un record histórico para nuestro club. Si el Lucentum vence a Cáceres este viernes habrá conseguido igualar la mayor racha de victorias consecutivas del Lucentum. Igualaría las 9 que consiguió Trifón en el arranque de la 2004-05 y las 9 con las que comenzó Quintana en la 2008-09. 

Las ocho que llevamos actualmente le han servido para igualar las que consiguió Andreu Casadevall en la 1999-00, año que también acabó con ascenso.

Perelló y Rejón, juventud y veteranía, pero ambos haciendo un poco de historia en este Lucentum. Ojalá que puedan seguir batiendo sus records y que sus éxitos se traduzcan en victorias y en ese soñado ascenso a la Liga Endesa.

DATOS TOMADOS DE LA WEB LUCENTUMBALONCESTO.NET

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración