Lucentum Alicante: Día 1 de una nueva era

De izda a dcha, Tomás Jofresa, Mariano Postigo, Juan Seva, Antonio Gallego y Daniel Adriasola (foto: Pedro Vera)
El Lucentum tiene desde ayer nuevo presidente y nueva junta directiva. Antonio Gallego se convirtió ayer en el cuarto presidente de la historia del Lucentum. Los anteriores presidentes fueron Paco Pastor (1994-2001), Luis Castillo (2001-2007 y 2011-2013) y Miguel Cano (2007-2011).

Antonio Gallego, nacido en Alicante en 1975, ha sido ex jugador del Lucentum, donde militó en las temporadas 1994-95, 1995-96 y 1997-98. Desde categorías cadete se formó en el Miguel Hernández TEKA, club predecesor de lo que fue el Lucentum y germen del baloncesto profesional en Alicante. A lo largo de su carrera, jugó también en CA Montemar, Calpe, Denia y L'Alfàs, donde se retiró en la temporada 2009-10. Vivió en primera persona aquella histórica primera temporada del Lucentum en la que el club se quedó a un paso de llegar a ACB en 1995.

El resto de componentes de la nueva junta directiva son: Daniel Adriasola (vicepresidente), Juan Miguel Médicis (director deportivo), Tomás Jofresa (responsable de la consultora T&T (sección Sport)) y Miguel Toledo (director económico-T&T)). En el Consejo de Administración sale Juan Seva y queda Mariano Postigo como representante del Ayuntamiento. 

Destaca que cuatro de los cinco miembros sean personas vinculadas al baloncesto, en especial con la base, lo que seguramente confiere a este nuevo Lucentum una nueva forma de plantear el futuro del club.

Entre EBA y Primera Nacional

Una de las cosas que más interesa saber es dónde competirá finalmente el equipo senior del Lucentum. En principio, todo parece indicar que será en Primera Nacional ya que el grupo E de EBA tiene completas sus diez plazas para los equipos de Murcia y Comunidad Valenciana, aunque en los últimos días se ha abierto una importante polémica que puede alterar la composición de este grupo.

Resulta que hay dos equipos baleares que presentaron su inscripción para Liga EBA (Opentach Pla y Giwine Andratx) pero la FEB se 'olvidó' de ellos y no los incluyó en el grupo E de EBA. En principio, según la Asamblea FEB, debería existir un grupo E Balear de 6 equipos, pero solo llegaron dos inscripciones, con lo que deberían haber hecho hueco a estos clubes en el grupo E, o en su defecto, buscarles una solución.  



La FEB se decidió después por crear un grupo EB ¡¡de solo dos equipos!!. Algo ridículo y que ha causado indignación en los clubes baleares.

La situación ha llegado al punto de que el Govern de les Illes Balears ha tomado cartas en el asunto y ha solicitado a la FEB que incluya a ambos equipos en el grupo E de EBA.

A falta de ver si la FEB dedica algún minuto a algo que no sean sus selecciones, queda en el aire el tema. La cuestión es que si finalmente se decidiera incluir a los equipos baleares en el grupo E podría haber alguna baja debido al aumento de costes que pueda suponer competir con dos equipos insulares.

El Lucentum queda a la espera y sigue confeccionando su proyecto pensando en Primera Nacional, pero atento a esta posibilidad para realizar algún posible ajuste en caso de encontrar hueco en EBA.


Pitiu o Centro de Tecnificación

Otra de las cuestiones que estaban en el aire es el lugar donde iba a disputar sus partidos el Lucentum. Todo parece indicar que seguirá siendo en el Centro de Tecnificación ya que la cancha del Pitiu Rochel no cumple con los requisitos y adaptaciones para jugar al baloncesto. Adaptar el parquet del Pitiu supondría una inversión para el Ayuntamiento, mientras que seguir en el Centro de Tecnificación minimizaría esos problemas.

Objetivos y futuro del Lucentum

Los nuevos dirigentes del Lucentum tienen por delante la tarea de redimensionar y adaptar toda la estructura del club (recursos humanos, infraestructuras, gestión económica...) a la nueva situación. Uno de los principales objetivos es potenciar y redefinir el proyecto de la base del club como eje para el crecimiento deportivo de la entidad.

El primer equipo competirá en Primera Nacional con el lógico objetivo del ascenso a EBA. La idea es confeccionar una plantilla con jugadores alicantinos, dando continuidad a la cantera, y contar con algún refuerzo de experiencia que pueda dar consistencia al bloque. Kuko Cruza será el técnico de este proyecto.

El futuro deportivo lo marcará la generación de recursos suficientes para que el modelo y la categoría en la que se compita sea sostenible.

El baloncesto está ahora mismo en reestructuración. El sistema actual de Adecco Oro y Adecco Plata está al borde del colapso (14 equipos en Oro y 11 en Plata el años pasado, y peores perspectivas para este año, sobre todo en Plata). Si no se invierte la tendencia, todo indica que las categorías Adecco están condenadas a fusionarse en una, con lo que se reduce en un escalón la trayectoria hacia la élite.

 
Reconstrucción económica

Los últimos tiempos nos dicen que los ascensos no se deciden en la cancha. Lo importante es tener recursos para afrontar los éxitos deportivos. Es la triste realidad del baloncesto español.

En este aspecto el club se encuentra con la base del apoyo del Ayuntamiento (destinado en su mayoría a cubrir la deuda del concurso de acreedores y terminar de ajustar el ejercicio 2012-13). 

El dichoso concurso de acreedores que se vendió como herramienta para la viabilidad del club pero que nos ha acabado por condenar deportivamente. Lo único que ha salvado ha sido el canon ACB y la responsabilidad patrimonial de los causantes de las malas gestiones que llevaron a esa deuda. Pedro Llompart publicaba ayer dos tuits que reflejan un poco lo que ha supuesto el concurso para el Lucentum:
Los nuevos gestores tendrán que intentar mantener el apoyo de alguno de los escasos patrocinadores con los que cuenta el club y abrir nuevas vías de entrada de apoyos. También el cambio de aires debe servir para volver a establecer líneas de comunicación con el Consell y con la Diputación de cara a que ambas instituciones dejen de dar la espalda al Lucentum y mantengan una relación normal con el club, sin que eso tenga que significar el aportar dinero, algo que ahora en Nacional no tiene sentido.

Aquí es donde tiene que entrar la labor de la empresa T&T, que debe de optimizar la gestión del club y dinamizar la entrada de apoyos que permitan el sostenimiento y crecimiento de la entidad. Desde luego que gestionar un club en Primera Nacional no parece una empresa de gran rentabilidad, aunque el caso del Lucentum supone quizás una oportunidad de futuro para la empresa. El tiempo dirá si la implicación y vinculación de la empresa en el proyecto es pieza clave para el crecimiento de la entidad.

Afrontamos un modelo distinto. Deportivamente se va a empezar de cero, potenciar la base y la gestión se externaliza en una empresa. Esperemos que haya implicación por parte de todos los agentes y que dentro de un tiempo veamos un modelo sostenible, un modelo en el que la dependencia institucional se pueda reducir y en el que la ciudad y la provincia se sienten, de verdad, identificados con un proyecto que sientan propio. No es fácil, pero en el cambio está la oportunidad.


Apoyo de la afición

Después de lo que hemos vivido en estos dos años se hace difícil poder decirle a la afición que se vuelque con el proyecto. Jugar Playoff ACB y acabar en Adecco Oro. Ascender a ACB y acabar en Nacional. Es comprensible todo el desencanto de la afición del Lucentum.

El nuevo equipo, la nueva gente se tendrá que ganar la confianza y el apoyo de la afición a base de transmitir un proyecto coherente, diferente y con visos de transmitir ilusión por un futuro mejor en el baloncesto alicantino. 

Por mucho que haya gente que ahora pueda pensar que el Lucentum es un club más, por el hecho de que ya no sea el equipo de mayor nivel de la provincia (el Benidorm esta en EBA) y que se convierta casi en un club del montón, la realidad no es esa. Aunque la travesía del desierto va a ser dura seguro que siempre habrá mucha gente pendiente de ver si el Lucentum vuelve a ir sacando la cabeza. 

Además, seguro que más de uno y más de dos nos reuniremos para ver los partidos del equipo, entre amigos para seguir pasando un buen rato viendo baloncesto, con la ilusión puesta en que vuelvan tiempos mejores. Mientras tanto, para los que quieran deporte de élite, solo les queda irse al Rico Pérez durante unos años.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

Importante triunfo de HLA Lucentum basado en el dominio en la pintura