Las gradas llenas del Pedro Ferrándiz: crónica de una lucha que ha durado siete años - Lucentum Blogging

Lucentum Blogging

Desde 2007 hablando del Lucentum Alicante

ÚLTIMAS NOTICIAS

Home Top Ad

Post Top Ad

05 marzo 2020

Las gradas llenas del Pedro Ferrándiz: crónica de una lucha que ha durado siete años

Fotos: Jose Fco. Martínez

INFORME | Asistencia a los pabellones LEB Oro

La imagen que encabeza este artículo es bastante elocuente. Se pueden ver dos imágenes con encuadre similar, la primera tomada en un partido de la temporada 2015-16 y la otra hace pocas jornadas, en el partido ante Breogán.

En el artículo que se publicaba ayer en el blog se podía ver como el HLA Alicante es el equipo que más ha crecido en afición en las gradas de toda la liga.

Alicante se ha vuelto a enganchar al Lucentum. Da gusto ver las gradas esta temporada y ver colas en las taquillas cada partido. Pero llegar a esta situación no ha sido nada fácil para el club. Los mazazos sufridos con la renuncia a ACB en 2011-12 y el no-ascenso de 2012-13 minaron a una afición que pasó en poco más de un año de jugar un Playoff ACB a estar en Primera Nacional.


Pero no ha sido tan fácil lo de ver las gradas del Pedro Ferrándiz con este aspecto. El año en Nacional las gradas apenas tenían un centenar de personas en las gradas. Aunque luego en la Fase Final se congregaron unas 1500 personas para vivir el ascenso.


Con la llegada del equipo a LEB Plata, la afluencia al Pabellón rondaba las 500 personas y fue aumentando con la gran temporada que hizo el equipo de Kuko Cruza, comenzando con ocho triunfos consecutivos que llevaron al equipo a rozar la clasificación para la Copa LEB Plata. Esa temporada llegaron a haber picos cercanos a los 1000 aficionados en algún encuentro de liga regular y en los Playoff ante Amics Castelló.


Después de esa ilusionante primera temporada llegó una temporada bastante gris en lo deportivo, con una plantilla y un juego que no acababa de enganchar a la afición. Aquel año tuvimos el único cambio de entrenador a mitad de temporada de la historia reciente del club, con la salida de Kuko Cruza. Aquella temporada la asistencia a las gradas fue similar, o incluso algo inferior, a la temporada anterior.


En 2016-17, con la llegada de Guillermo Rejón como fichaje el club tuvo algo más de tirón al construir un proyecto llamado, por primera vez, a optar por el ascenso. El equipo llegó a disputar la Copa LEB Plata por primera vez en su historia, pero no acababa de atraer a más afición. El equipo acabó cayendo de forma dolorosa ante CBC Valladolid en un quinto partido muy emocionante en el que se vio la mejor entrada en muchos años, con cerca de 3000 personas.


A pesar de los innumerables intentos del club de poder atraer más abonados y mejorar la asistencia a las gradas, el Lucentum parecía tener un techo infranqueable. La temporada 2017-18 se construyó un equipo para pelear por el ascenso con David Varela al frente y con Pedro Rivero como líder en la cancha. El equipo tuvo una temporada con altibajos pero acabó llegando en buena posición a las eliminatorias de ascenso. Durante la liga regular la afluencia rondaría un promedio de 700-800 aficionados.

En los Playoff, primero ante Navarra y luego ante Ávila, se dio por primera vez un salto en la cifra de aficionados en las gradas y se podían ver por fin pobladas las gradas superiores del Pedro Ferrándiz. El ascenso se veía como un objetivo factible e ilusionaba a la afición. La cifra de aficionados se elevaba a los 2000-2500 aficionados por partido. Algo estaba cambiando.



Y llego la eliminatoria decisiva ante Real Canoe. La serie se alargó hasta un quinto partido que se disputaba en Alicante y que propició el primer lleno del Pabellón Pedro Ferrándiz en los últimos cinco años. 4500 aficionados llenaron el pabellón pensando que iban a vivir la fiesta del ascenso.


Sin embargo, se vivió una clamorosa derrota ante Real Canoe. Todos pensamos en ese momento que se había perdido una ocasión de oro para dar el salto de nivel en el club y en la afición y que una nueva temporada en Plata podría ser muy dura.

A pesar de lo duro que fue, ese día cambió algo en la historia del club. 

La temporada 2018-19, con Pedro Rivero en el banquillo y con otro proyecto pensado para ascender volvía a partir con una base de aficionados en la grada similar o levemente superior a los años anteriores (800-900 aficionados por partido). Pero esta temporada sucedió algo que no había pasado en los años anteriores, el juego del equipo enganchaba. Era divertido ir al Pabellón, no solo por los buenos resultados (que también), si no por el estilo de juego y por la entrega de los jugadores.



Aquel año la afluencia fue creciendo jornada a jornada. El equipo logró ser anfitrión de la Copa y lograr el título en casa ante unos 3000 aficionados. La cosa seguía creciendo.

En la siguiente combinación de imágenes vemos la evolución de las gradas del Pedro Ferrándiz desde el primer partido ante Girona a los últimos de la segunda fase y el decisivo del ascenso ante Navarra donde 3500 personas presenciaron el ascenso. Lo bonito de este año fue que el crecimiento de asistencia fue paulatino. Se dio ese efecto de 'el que viene repite' y eso es mérito del juego del equipo.


Con el regreso del equipo a la LEB Oro el club elevó el número de abonados por encima del millar y la asistencia a las gradas esta temporada comenzó en una cifra de 1500 aficionados, pero el juego del equipo tardó poco en disparar la afluencia hasta estar cerca de los 3500-4000 en las últimas jornadas, unos datos que superan con creces a los de la última temporada del Lucentum en LEB Oro en 2012-13, y que incluso se acercan bastante a las de los últimos años en ACB.


En resumen, no ha sido nada fácil despertar a la afición alicantina para que se vuelque con el equipo. Además, lo de enganchar a la gente no tiene una fórmula fácil. No son solo resultados. No vale con una buena gestión o con precios asequibles de abonos. La magia viene cuando todo se alinea, pero la sensación es que una de las claves del éxito viene desde el banquillo. Pedro Rivero ha dado un sello específico a este equipo. El Lucentum tiene un estilo definido. Llevamos dos temporadas viendo a jugadores comprometidos en la cancha, acierto del club con los fichajes. La gente que viene al Pabellón se lo pasa muy bien por lo que el equipo ofrece... y luego, si además acompañan los resultados como este año, miel sobre hojuelas.

La cuestión es que se está generando una base sobre la que el club va a poder crecer a todos los niveles. Y para llegar hasta aquí, hay que agradecer a todos los que han estado todos estos años peleando sin perder el ánimo a pesar de que pareciera imposible que en Alicante se despertara a la afición. Gracias a todos los que hacen que estemos disfrutando de esta manera.













No hay comentarios:

Post Bottom Ad

Pages