28 mayo 2012

Eterna incertidumbre con el Lucentum


A fuerza de repetirse hay situaciones que se llegan a ver como normales. El Lucentum afronta esta semana el enésimo matchball para saber si tiene o no continuidad el club. Según las noticias vertidas la pasada semana, se hablaba de que el viernes es el día límite en el que el juez emitirá un dictamen sobre si el club es capaz o no de acabar la temporada sin deudas y puede así seguir adelante con la negociación con los acreedores.

Hablando crudamente, el Lucentum podría desaparecer este viernes. ¿o tal vez no? Los tiempos de las movilizaciones de la afición ya quedaron atrás, seguimos en las mismas precarias circunstancias y con el futuro pendiendo de un hilo que no sabemos lo que acabará resistiendo.

La semana pasada se supo que el plazo expira esta semana y desde entonces se guarda silencio desde el club y la única noticia que hemos tenido hoy han sido unas palabras del concejal de Deportes en COPE apuntando que se sigue buscando una solución. No sé como interpretar esta ausencia de noticias, ya que desde el club siempre se ha intentado transmitir que las cosas podían tener solución, aunque sin negar lo complicado que está todo. Silencio y a esperar tocan.

Una pregunta que me hago yo y que no sé si se la harán más aficionados. ¿Por qué estas situaciones tienen que llegar siempre hasta el final de los plazos? Yo me pregunto si se sabe o no si la Generalitat va a ingresar el dinero. Si lo va a hacer, se podría decir. Si no lo va a hacer pues también nos podrían evitar el sufrimiento y la incertidumbre. Aunque realmente desconozco como funcionan estas cosas desde dentro y supongo que todo tendrá una explicación mucho más compleja y menos simplista. Pero la percepción de fuera es que se vive todo con incertidumbre y falta de información. Parece que sólo nos quede rezar.

Si nos ponemos en una posición de optimismo podemos pensar que el dinero llegará y que salvaremos la temporada. ¿Qué pasará en el futuro? ¿El año que viene cumplirán los compromisos adquiridos las administraciones? ¿Estaremos todos los años igual?

La sensación que se ha transmitido este año es que el club ha gestionado racionalmente el presupuesto, no se han excedido en gastos y, el problema es que lleguen los ingresos comprometidos. Lo ideal sería poder contar con que los compromisos se cumplen para poder actuar en consecuencia y tener presupuestos equilibrados y hacer proyectos consecuentes. ¿Utopía?

En fin, lunes y sin muchas novedades, de momento. Lo bueno, o lo malo, de todo esto es que parece que los plazos llegan a su fin. Crucemos los dedos.