Se cumplen 12 años del primer ascenso del Lucentum; Diego Tobalina nos cuenta cómo vivió aquel partido


El 2 de junio de 2000 es un día marcado en negrita en la historia del Lucentum Alicante. El equipo conseguía su primer ascenso a la ACB en un Centro de Tecnificación más abarrotado que nunca y en un día que marcó a todos los que estuvimos presentes. Doce años han pasado ya, pero siempre es bonito recordarlo, más aún en estos días tan difíciles para la afición, que ve como el club está en peligro de desaparición por falta de apoyos y de compromisos cumplidos.

Como siempre, hay que quedarse con las cosas buenas y respecto al desenlace del club, pues ya tendremos tiempo para saber si es positivo o negativo.

Aquí os dejo toda la recopilación del especial que hicimos en el blog en el 10ª aniversario. Entrevistas a todos los jugadores, vídeos e imágenes inéditos...



La verdad es que pocas cosas quedaban que añadir. Este año os dejo la visión de aquel día de Diego Tobalina, actual ayudante de Txus Vidorreta en el Lucentum y que por aquel año 2000 estaba de ayudante de Edu Torres en el banquillo del Caprabo Lleida.

Nos cuenta para el blog sus recuerdos e impresiones de aquel día histórico para el Lucentum:


Hace 12 años de aquella serie final entre Lucentum y Lleida. ¿Cómo se vivió en Lleida el hecho de verse tan cerca del ascenso por primera vez?

Fue una sorpresa, aunque a medida que avanzaba la temporada y después una vez clasificados para el play off sabíamos que teníamos posibilidades. Fue doloroso quedarse tan cerca del ascenso.

Al comienzo de aquella temporada, ¿Lleida tenía como objetivo el ascenso?
El objetivo era no descender y no pasar apuros, el equipo era recién ascendido de EBA y con presupuesto bajo, pero la verdad es que se hizo una buena plantilla y durante la temporada también hubo dos cesiones imoprtantes que nos reforzaron (Victoriano y Montas).


Tras los dos partidos en Alicante (1-1), se volvió a Lleida y ganasteis el tercero con un triple sobre la bocina de Roger Grimau ¿Cómo recuerdas aquel partido?

Fue increíble, yo creo que había cerca de 2000 personas en un pabellón de 600 que era como una caja de cerillas, mucha tensión, arbitraje polémico. La canasta de Grimau fue fuera de tiempo, pero cualquiera de los dos equipos pudo ganar.

Desde Alicante se criticó mucho los arbitrajes de aquella eliminatoria, sobretodo en el tercer partido, llegando incluso Andreu Casadevall a definirlo como "robo" ¿Cómo los recuerdas?
Hubo mucha tensión a partir del segundo partido, al volver 1-1 a Lleida. En el Onze de Setembre era difícil jugar, el ambiente era impresionante. Recuerdo que Edu Torres y Andreu Casadevall, dos buenos amigos, tuvieron unos interesantes duelos dialécticos a través de la prensa.

http://4.bp.blogspot.com/-QTyqVf3YJco/TAEnEEEOIVI/AAAAAAAALWg/pqGeqzb5D0E/s1600/pabellon.jpg

Fueron partidos muy calientes, con jugadores como Victoriano y Bunn que tuvieron algunos roces con jugadores de Lucentum. ¿Se notaba mucho la tensión en la cancha? 
 
En la pista la tensión era tremenda. Bunn era un jugadorazo, atípico pero decisivo, con pasado además en Alicante la temporada anterior. Era competitivo, igual que Victoriano pero éste con el carácter típico argentino.

El cuarto partido podía haber supuesto el ascenso de Lleida, el Pabellón Onze de Setembre se llenó, el campo de futbol de Lleida también acogió a gente que no pudo entrar. ¿Cómo recuerdas aquel pabellón y aquella afición? ¿Sentiáis que aquel día pudisteis hacer historia?
 
La implicación de la afición de Lleida con el equipo es algo que aún se recuerda, con un equipo casi "nuevo" y en una ciudad sin gran tradición de baloncesto. Fue histórico lo que hicimos y faltó un pasito para el ascenso, que se consiguió la temporada siguiente.


Finalmente se llegó al quinto encuentro, en Alicante, en un Centro de Tecnificación con más de 6000 ¿Recuerdas aquel ambiente?

El más impresionante que he vivido nunca, el pabellón lleno a rebosar, sillas a pie de pista, pancartas, muchísmo ruido, tensión,... Fue increíble.

En Alicante no se ha vuelto a ver un ambiente igual, fue el nacimiento de la era Lucentum ¿Recuerdas algún partido en tu etapa en Alicante que pueda acercarse a aquel ambiente?
 
No he vivido nada comparable a aquello en ninguna pista, aunque en las tres temporadas que llevo en Aicante a nuestra afición hay que ponerle un 10.

Al descanso, Lleida ganaba 35-44, pero después apareció Reggie Fox, y David Gil (5 triples) y junto con el ambiente, se dio la vuelta al partido y acabó en fiesta ¿Fue muy grande la decepción entre los jugadores de Lleida?
 
Nuestro planteamiento durante toda la serie había sido defender de una forma a Calderón para evitar sus penetraciones y de otra a Gil para evitar sus triples, pero en la segunda parte cometimos varios errores y "mister ascensos" acabó con nuestras opciones. Reggie Fox fue una pesadilla durante toda la serie, un jugadorazo.

Al acabar el partido había tristeza por habernos quedado tan cerca del ascenso, una gran decepción, pero apenas unas horas después el sentimiento pasó a ser positivo por la temporada que habíamos hecho.


El final de partido acabó con el público invadiendo la cancha casi antes del pitido final. Sergi Grimau nos contó hace un par de años que en el banquillo vivisteis momentos tensos y de cierto miedo con el público encima ¿cómo lo recuerdas?
 
A pocos segundos del final del partido, y con el balón en juego, había espectadores de los que estaban en sillas a pie de pista que estaban literalmente metidos dentro. Era lógico porque era el momento de la celebración, después de una serie muy tensa y emocionante. Yo personalmente no pasé miedo porque veía que el público entraba a la cancha a abrazar a sus jugadores y saltar de alegría, no a meterse con nosotros, pero algunos jugadores habían tenido momentos de tensión durante el play off y no estuvieron tranquilos hasta que llegaron al vestuario.


En aquel Lleida había jugadores como Roger Grimau, Albert Oliver, Victoriano, que eran jovenes con gran futuro. ¿Cómo los recuerdas tú?
 
Éramos un equipo con poco presupuestro pero mucho talento, con varios jugadores que han hecho una gran carrera en ACB (Oliver, Grimau), jóvenes cedidos con mucho talento (Victoriano, Montas), veteranos de calidad (Comas, Sergi Grimau, Mario García) y un americano de máximo nivel (Bunn).

Con la perspectiva del tiempo pasado ¿Aquella serie fue una de las más intensas que has vivido?

La más intensa que he vivido, y a pesar de que el final no fue feliz, la recuerdo con mucho cariño. Y con el tiempo he pensado que quizá si nosotros hubiéramos ganado la historia del Lucentum hubiera sido diferente y yo no habría tenido la oportunidad de estar ahora aquí. 

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración