Lucentum: La insoportable levedad del no saber


Si hay algo peor que la posible desaparición del Lucentum eso es el hecho de que la afición tenga que vivir estos días con una incertidumbre total y con una ausencia absoluta de información por parte del club sobre la situación real de la entidad.

Entiendo, o quiero pensar, que este silencio es fruto de que las negociaciones para hallar una solución a la situación actual de la entidad obligan a guardar sigilo y a no levantar rumores ni declaraciones que puedan enturbiar esa lucha. Pero lo cierto es que la posición del aficionado es difícil y dura. Ya no podemos hacer más que esperar.

Leyendo las sensaciones que transmiten algunos periodistas el pesimismo crece y parece que se nos quiere preparar para lo peor. No se ve ningún rayo de luz. Aunque nunca hay que perder la esperanza. Quedamos con el corazón en un puño esperando un desenlace que se anuncia muchas veces pero que parece que siempre hay un plazo que se puede demorar. 

Miedo a que se convoque una rueda de prensa en la que se escenifique el final del Lucentum. Esperanza de que esa rueda de prensa sea para anunciar la llegada de soluciones. En ésas estamos.

Durante todo el año hemos podido escuchar al presidente Luis Castillo lanzar mensajes en los medios cada vez que surgía un momento delicado en el proceso concursal o sobre la situación del club. También le hemos escuchado muchas veces meter "presión" dialéctica a la Generalitat y Diputación. El silencio que ahora guarda es nuevo, con lo que está claro que la situación que vivimos es clave. ¿Qué significará el silencio? ¿la antesala del fin? ¿o la de la salvación? Ni idea, oiga.

Lejos queda ya aquel anuncio de un conocido periódico deportivo nacional de que el club ya había encontrado patrocinador. Muchas visitas para ese periódico y su web, pero aquella exclusiva mundial poco ayudó al Lucentum. También es duro andar leyendo una y otra vez a medios que lanzan titulares sensacionalistas sobre nuestra desaparición, vinculándola siempre a un posible "regreso" del Estu a la ACB (algo que, por cierto, no gusta nada a la afición estudiantil).

La realidad es que el tiempo corre y los plazos se acortan, pero también es cierto que el objetivo del juez no es disolver al Lucentum, lo cual dejaría pendiente esa deuda de nueve millones, sino que si es cierto que hay un compromiso firmado y una voluntad de hacer el pago lo antes posible por parte de la Generalitat, estoy convencido que el juez no va a dejar desaparecer al Lucentum por no retrasar unos días el plazo. Aunque todo tiene un límite.

El año pasado estuvimos caminando al borde del precipicio y este año parece que nos hemos caído y estamos enganchados en esa ramita que siempre aparecía en los dibujos animados para salvarte in extremis. Eso sí, la ramita se desquebrajará rápidamente.


Comentarios

David ha dicho que…
Cada hora, cada minuto, cada segundo, buceo en la red en busca de un rayo de luz entre estos oscuros nubarrones. El corazón en un puño en busca de esa buena noticia que acabe con esta angustia. Si el Lucentum desaparece no solo Alicante perdera un gran club, España entera lo recordara y a mi un trozo de corazón arrancara.

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración