Liga Endesa y Adecco Oro: cuando lo económico está muy por encima de lo deportivo


Estamos en unos tiempos en los que el devenir de un club no lo marcan los resultados deportivos sino que los condicionantes económicos son el factor más importante a la hora de saber qué va a pasar de una temporada a otra.

En Alicante lo sabemos bien. Demasiado bien. Del Playoff a la Adecco Oro en apenas dos meses. Y encima contentos por estar aquí para contarlo.


Miro la clasificación de la Adecco Oro y veo a Melilla cada vez más colista y más lejos de llegar al Playout que le pueda salvar del descenso deportivo. Aunque yo me pregunto si realmente desde el club melillense se valora la posibilidad de jugar en Adecco Plata el año que viene. Estamos en una Adecco Oro de 14 equipos porque no hubieron más clubes que quisieran (o que pudieran) estar en la competición, por lo que yo estoy convencido que si, desgraciadamente, Melilla desciende seguro que podrá cumplir los requisitos para seguir estando un año más en una Adecco Oro deficitaria de equipos.
 

Seguro que temen más por su futuro en Lleida, con un club que atraviesa serios problemas económicos y que, aunque deportivamente vaya a poder evitar el descenso, seguro que tendrá un difícil verano para saber si sigue o no en Adecco Oro.

Tarragona, León, Mallorca, Girona, La Palma y Menorca no se ganaron el descenso la pasada temporada, pero ya no están en Adecco Oro. 

En ACB también lo vimos. Estudiantes y Valladolid descendieron en la cancha pero siguen disfrutando de la Liga Endesa, mientras que Menorca no pudo ascender a pesar de ganarlo en la cancha. Y Canarias también acabó subiendo de una manera algo peculiar.


Si seguimos subiendo escalafones vemos como Lagun Aro GBC tuvo que renunciar a jugar en Europa al verse reducido su presupuesto, ocupando su hueco el Cajasol, que aunque no se lo ganó en la cancha sí que dispone de más solvencia para afrontar ese reto.

Y para este año habrá más de lo mismo. Si Andorra sube, ¿podrán hacer frente al desembolso que supone estar en ACB?, lo mismo se plantea con Burgos, e incluso con el Lucentum. 

¿Qué es más importante, ganar partidos o tener dinero? Hace tiempo que se ha desvirtuado la competición. Seguro que este año el equipo que quede en posición de descenso en ACB girará rápido su mirada hacia los ascensos de Adecco Oro rezando porque alguno de los clubes renuncia. Y en Adecco Oro, no creo que exista un miedo real al descenso deportivo, habiendo plazas vacantes estoy seguro de que si el equipo que desciende quiere, podrá continuar un año más.

En mi opinión esto devalúa la competición por ambos extremos, porque arrebata el aliciente del ascenso y el miedo al descenso, dos factores que aumentan la competitividad y la emoción de la competición.

Además, machaca a uno de los pilares en que se sustenta el baloncesto, y es a la afición. ¿Con qué ilusión se disfruta de unas victorias que sabes que no te van a servir para ascender? ¿Para qué te vas a ilusionar con jugar en Europa si lo difícil no es clasificarte sino conseguir dinero para sufragarlo? Si después de un ascenso en la cancha ves que tu equipo no juega en la categoría superior, ¿Con qué ilusión te vuelves a abonar a tu equipo?

La cuestión es que me gustaría acabar este artículo con una solución pero, sinceramente, no la veo a corto plazo.
Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :