Mi visión sobre la triste situación del Lucentum


Pasan las horas. Pasan los días. Se acerca el 'deadline' para el Lucentum. Cuando sean las 23:59 de hoy viernes habrá acabado el plazo para presentar a la ACB toda la documentación que acredite que se cumplen todos los requisitos exigidos para ser equipo de Liga Endesa la próxima temporada.

A día de hoy lo único que se sabe es que el lunes hubo un Consejo de Administración donde se puso sobre la mesa el documento de cinco folios con todo lo que pide la ACB y que Juan Seva ha dicho que si eso seguía siendo igual hoy viernes no habría posibilidad de cumplir.

Por parte del club hay mutismo absoluto. Imagino que se habrán estado agotando todas las opciones y vias posibles para buscar la mejor salida posible a esta difícil encrucijada en la que se encuentra, otro año más, el Lucentum. Lo más normal sería que en breve se convoque una rueda de prensa y el presidente explique la situación en la que queda el club.

A simple vista solo hay tres salidas: ACB, Adecco Oro o disolución.

La opción de jugar ACB es utópica. Se trata de haber logrado en pocos días lo que no se ha logrado en dos años. La única opción de mantener un halo de esperanza sería que la ACB diera un plazo mayor para conseguir las vias de financiación necesarias, pero no parece que en tan breve plazo de tiempo se pueda sellar un contrato de patrocinio ni un convenio con una institución  ni que una entidad financiera te conceda un aval por semejante cantidad de dinero.

Es curioso que el Lucentum se ha metido en este "problemón" precisamente por tener uno de los presupuestos más altos de la Adecco Oro. Tras el varapalo del 'descenso' del año pasado, el club optó por hacer un equipo de primer nivel en Adecco Oro, con ello se aseguró mantener cierta ilusión en la afición y mantener un buen número de abonados con respecto al año pasado.

En el aire de la afición y en muchos círculos de gente de basket, siempre ha flotado la misma pregunta: "Si hemos descendido porque nadie nos apoya económicamente, ¿por qué hacemos un equipo para ascender?". Al final, desde el club, la responsabilidad final siempre se ha derivado al máximo accionista, pero ni los responsables del club ni el máximo accionista ha sabido conseguir durante estos dos años que nadie abra una puerta al Lucentum.

En este Lucentum hay algo que bloquea la entrada de apoyos. No sé si es el hecho de que sea el Ayuntamiento del máximo accionista, si son las personas que están al mando del club, si es la mala imagen que arrastra el club después de tantos años de malas gestiones, pero no es normal que NADIE apoye a un club tan querido en esta ciudad y que tiene nivel ACB en muchas cosas, en afición, en repercusión, en impacto en redes sociales, en los jugadores que hemos tenido...
Muchas veces he pensado durante esta temporada (aunque nunca lo he escrito) que lo mejor que le podría haber pasado al equipo habría sido perder en el quinto partido de Playoff en el último segundo, por un error arbitral y tras haber sido inferior a nuestro rival. De esta manera, el club afrontaría otra temporada en Adecco Oro con otra sensación y la afición viviría sin saber qué es lo que hubiera pasado si hubiésemos ascendido. Sería la escenificación del "ojos que no ven, corazón que no siente". Al igual que si se hubiera hecho un equipo menos potente, tal vez se podría haber equilibrado mejor ilusión y realismo. Aunque hablar a toro pasado siempre es fácil.

Seguir en Adecco Oro...

Esta vía es la que dejó abierta el concejal Juan Seva con sus palabras pero es la que despierta más dudas. Volver a disputar la Adecco Oro y confirmar que el éxito deportivo del equipo no va a ser nunca más la garantía de volver a la ACB es un palo durísimo para la afición. ¿Qué pasaría si el Lucentum sigue en Adecco Oro? Es difícil predecirlo.

Lo que está claro es que lo primero que habrá que hacer es ser claro, honesto y sincero con la afición. Después, lo que tenemos que hacer es dejar de querer compararnos con Fuenlabrada, Manresa, Murcia o Vitoria, por aquello de que Alicante es una ciudad o provincia muy importante y por qué no puede tener lo que consiguen esas otras ciudades. Lo que tendríamos que hacer es plantearnos si esta ciudad lo que tiene que tener es un proyecto como el de ciudades como Palencia, Pamplona, Logroño o Melilla, donde se hacen proyecto realistas y ajustados a lo que se puede asumir.

Yo siempre creo que cualquier cosa es mejor que la desaparición. Al final, los que queremos el baloncesto y al Lucentum seguro que encontramos la forma de disfrutar con el equipo. Lo que no se va a poder es pretender mantener el número de abonados ni se va a poder captar a nuevos seguidores y se tiene que plantear un proyecto que crezca desde la modestia.

¿Puede sobrevivir y renacer el baloncesto en Alicante desde abajo? Es difícil en una ciudad cuya afición al deporte es puramente resultadista y que quitando a los fieles al equipo solo se apunta a caballo ganador, tanto en fútbol como en baloncesto. Y así nos luce el pelo en esta ciudad.

En ese nuevo hipotético proyecto de seguir en Adecco Oro se debería de ir planteando la posibilidad de que el Ayuntamiento reduzca su aportación y que entre algo de aportación privada. Que no llegamos a un presupuesto puntero, pues no pasa nada, pero que sea ese apoyo empresarial y de la ciudad el que haga renacer poco a poco el baloncesto.

A lo mejor un proyecto con caras nuevas, modesto, realista y con unos objetivos deportivos medios podría tener sentido. O tal vez no. Son demasiadas las mejillas que hemos tenido que poner y es difícil ponerse en el pensamiento de cada aficionado en estos momentos. A lo mejor en septiembre, con la mente más fría nos llegamos a conformar con seguir teniendo basket. No lo sé.

No hay que olvidar que el Lucentum va a arrastrar durante siete años la obligación de dedicar una cantidad de su presupuesto a cumplir con deudas, y eso condiciona el proyecto.

Tampoco estaría de más que alguien en esta ciudad quisiera dar un paso al frente por el baloncesto. Son ya casi dos décadas de existencia del club y siempre hemos visto las mismas caras al frente del club. De Paco Pastor se pasó a Luis Castillo, luego Miguel Cano que había estado toda la vida vinculado al club y luego otra vez Luis Castillo. Han habido luces y sombras en todas las épocas y no pongo en duda que haya habido siempre la mejor de las intenciones para el club, pero la cuestión es que cuesta pensar en un nombre de alguien que pudiera relevar y aportar savia nueva al club para un futuro.

La disolución como club está casi descartada

Mariano Postigo, concejal de Deportes, ha descartado que el Lucentum vaya a inscribirse en la ACB y también ha declarado a diversas emisoras que "el Lucentum no va a desaparecer", lo que falta por decidir es cual será el futuro del club y eso se decidirá en un próximo consejo de administración donde se tendrá que tomar "una decisión valiente" y sin engañar a la afición.

La disolución está descartada, creo yo. Otra cosa es si se considera al final la posibilidad de tener un equipo en Adecco Oro y bajo que condiciones.

La hora de los lamentos y las acusaciones

Que si la Diputación y el Consell han mirado para otro lado, que si el empresariado no apoya, que si solo han ido 1500 aficionados al Centro de Tecnificación. Aquí todos tienen culpa de que en esta ciudad no pueda haber ACB. Desde los que crearon el agujero de 9 millones de deuda hasta los que no han sabido encontrar a nadie que apoye a este club, desde la directiva hasta el propio Ayuntamiento. Tampoco me valen las críticas oportunistas desde la oposición en el Ayuntamiento.

Culpables también fueron las administraciones que ponían dinero sin luego tener una mínima fiscalización de los clubes y que permitieron que se generaran los agujeros y que el club siempre haya salido huyendo hacia adelante de los problemas. Al final el resultado era pan para ayer... y hambre para HOY.

Bueno, ahí ha quedado este tremendo ladrillo de texto en el que reflejo mi opinión y visión personal de una situación difícil y complicada. Cada uno tendrá su visión y todas son totalmente respetables y comprensibles ante la triste situación del Lucentum.
Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Soy abonado del Lucentum, pero no soy de Alicante ciudad. Estoy seguro que si contásemos solo los abonados de la ciudad, el número daría risa.

Desgraciadamente, en esta tierra se han establecido muchos vividores y chorizos. Las instituciones públicas, de las cuales el Lucentum ha estado viviendo, están hoy arruinadas por su nefasta gestión, así que por ahí no hay nada que sacar.

En cuanto a lo privado, ¿ qué quieres que te diga ?. En cuanto hay empresarios que se llevan las producciones a China y les da igual cerrar aquí fábricas, está todo dicho de lo que les importa el lugar donde viven. Buscan un enriquecimiento rápido como sea y a vivir. ¿ Miles de parados ?. De eso que se preocupen los gobiernos, dicen.

El Lucentum hoy por hoy no genera ingresos de ningún tipo, y el único "ingreso" que era la ilusión de todos nosotros, están acabando también con él.

La Millor Terra del Món se ha convertido en el Paraíso de Especuladores, para nuestra desgracia.

Ojalá no desaparezca el Lucentum, pero tengo claro que esto no tiene el tirón del fútbol. Cuando ciudades como Manresa o Fuenlabrada pueden estar en la ACB y Alicante no...la verdad es que da pena.

Un afectuoso saludo, me gusta mucho tu página web.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Ramon. En mi opinion toca hacer cambios y grandes, no puede ser que el club este lleno de amiguetes que no dan la talla para una entidad que quiere ser seria y "apostar por gente de casa", vaya falacia.
Tampoco entiendo que se le de tanto bombo a este ascenso, ¿no esta claro que era la mejor plantilla de lejos de la liga?, lo raro es que no quedara campeon en liga regular, otra cosa es porque se ficho a gente de nivel y cache si se sabia que era imposible cumplir los requisitos de la ACB, pero bueno ya sabemos que con dinero ajeno todos somos muy esplendidos.

Anónimo dijo...

Cómo alicantino y abonado del LUCENTUM, en primer lugar, parece mentira que una provincia como Alicante, con el sector industrial que tiene (por que la crisis está en toda España) y el turismo como su mayor fuente de ingresos no sea capaz de unirse para tener un representante deportivo a nivel nacional promocionando dicha provincia y fomentando el deporte. Claro que el único deporte que hay en España es el p___ futbol lleno de clubes corruptos con deudas millonarias a la Seg. Social, por ejemplo.
Y en segundo lugar, como alicantino que soy, siento vergüenza de pertenecer a esta comunidad, ya que, un profesor para dar clase en un colegio de, por ejemplo, un pueblo de la vega baja, por narices tiene que sacarse el titulo de valenciano, pero en cambio, luego a estos efectos no tenemos el apoyo institucional del gobierno autonómico.
Pero Valencia si puede tener dos equipos (futbol y basket) en la máxima categoría; que casualidad.
Así, pienso que la gente que tiene ilusión por este deporte pierda el interés y se dedique a ir a los parques con las litronas y otros elementos nocivos parala salud.
Pero bueno, es lo que nos toca.
Grande Lucentum!!!!