Primeras impresiones del Lucentum 2013-14


El Lucentum entra en el último tramo de la pretemporada con un buen balance de resultados (4 victorias y 1 derrota), con el equipo clasificado para la fase final de la Lliga Valenciana donde disputará la semifinal ante un equipo EBA el próximo martes o miércoles, con la esperanza de poder acceder a la final que se disputaría el próximo domingo 29.

Tras haber visto en acción al equipo en los tres partidos como local queda una sensación de que el equipo ha sido, en líneas generales, consistente en su juego, aunque ha tenido fases en los que la intensidad ha bajado y el equipo lo ha notado. Esto es algo normal en las pretemporadas, y también influye el hecho de que cada rival llega con un ritmo distinto de pretemporada, lo que hace que los resultados de estos partidos tengan un valor relativo.

Lo que se ha ido confirmando el equipo es el estilo de juego que quiere inculcar Kuko Cruza a este Lucentum. Defensa intensa. Mucho trabajo de anticipación y de interceptación de líneas de pase con un objetivo claro: buscar contraataques rápidos aprovechando la velocidad de muchos de nuestros jugadores, incluyendo la movilidad de nuestros interiores.

Se ve un juego menos esclavo de las pizarras y menos encorsetado que el que estamos acostumbrados a ver y eso creo que ofrece un juego más dinámico y más vistoso de ver, más allá de que la calidad pueda ser inferior, lógicamente, a la ACB o Adecco Oro.


El quinteto base del Lucentum, según lo visto en lo que llevamos de pretemporada, sería el formado por Fuentes, González, Adriasola, Masllorens y López Valera.

BASES:

Álvaro Fuentes (1.80, 25 años) es el base titular del equipo. Ha salido de inicio en los cinco partidos disputados y promedia 12.4 puntos por partido. Muy rápido y con buen manejo de balón. Corre bien el contraataque y también es una importante amenaza con su tiro exterior.

Su recambio está siendo Germán Miñarro (1.83, 19 años) y está teniendo una línea ascendente. En el último partido llegó incluso a simultanear minutos en cancha con Álvaro Fuentes, con lo que el equipo estaba con dos bases en pista. Va cogiendo confianza en su tiro. En el último partido, sus acciones coincidieron con el despegue del equipo.

EXTERIORES:

La pareja González-Adriasola es la que más minutos disfruta en la cancha. A nivel defensivo dan un gran nivel de intensidad, siempre buscando el robo y la recuperación. En ataque, Jose González (1.90, 19 años) se está erigiendo en la pieza más destacada del Lucentum con 13 puntos por partido en lo que llevamos de pretemporada. Decisión en el tiro exterior y muchas acciones de contraataque. Adriasola (1.92, 25 años) está teniendo menor aportación ofensiva.

Fabio Astilleros (1.95, 19 años) está siendo la primera rotación en el perímetro. Su aportación ofensiva va en línea ascendente. Promedia 3.6 puntos por partido. Lozano y Prats están disfrutando de menos minutos, pero es importante que estén en plena dinámica porque la temporada es muy larga. A Joan Ortolá no hemos podido verle en acción, salvo unos minutos ante Begastri.


INTERIORES:

López Valera (2.08, 31 años) es la pieza clave en la pintura. Referencia interior, que con sus centímetros ya marca diferencias. Dominante en el rebote, aunque quizás le falta buscar situaciones más cercanas al aro para aprovechar esa superioridad ante sus rivales. 

Masllorens (1.99, 22 años) tiene un poderío físico y una calidad que creo que le hará destacar este año. Rocoso como para contener a jugadores fuertes y con agilidad y calidad como para superar a rivales de mayores centímetros. 

Remón (2.02, 24 años) es el primer recambio de la pintura. Siempre activo en el rebote y es quizás el jugador al que más se le ha visto buscar acciones en el poste bajo. 8.2 puntos por partido.

Lapeña (2.00, 22 años) no tuvo mucho protagonismo en los primeros partidos, pero ante la baja de López Valera ante Guardamar supo aprovechar sus minutos y estuvo mucho más activo y participativo en el juego. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración