El Lucentum regaló su primera derrota en casa esta temporada


Cuando tu equipo pierde con una canasta recibida en los últimos segundos lo normal es quedarte con un gran disgusto y un bajón en el cuerpo, pero después del partido de ayer la sensación, al menos a nivel personal, no fue esa. Me quedé con la sensación de que nos lo habíamos buscado

No se sabe bien su fue un exceso de confianza ante un rival sobre el que nos creíamos superiores y que pensábamos que iba a ser cuestión de tiempo que la victoria cayera por inercia de nuestro lado. Lo que está claro es que el equipo estuvo flojísimo en defensa en muchas fases del partido y como ejemplo sirve la facilidad con la que Riauka anotaba y capturaba rebotes ofensivos a placer en muchas fases del partido.

Tras un primer cuarto desconcertado el equipo parecía despertar en el segundo cuarto con un gran Carlos Martínez, que anotaba y se convertía en pieza importante del ataque. En la segunda mitad apenas dispuso de minutos, no sabemos el motivo. 

Jugadores como Jose González y Xavi Hernández estuvieron desacertados y sin apenas protagonismo en el juego.

Con Kody con algunas molestias en la rodilla, podía haber sido Sherman el que asumiera más protagonismo, pero el bueno de Kaj Sherman se comió ¡¡Tres tapones en contra!! a pesar de su 213 centímetros.

Y como guinda tuvimos a Russell Byrd en el banquillo sin saltar a la cancha. Síntoma claro de que hay algún tipo de problema con el jugador. Tras tres jornadas en las que su aportación fue nula, en esta cuarta no juega... Todo apunta a que el club estará buscando la opción de rescindir su contrato y, si es posible, buscar un nuevo recambio en esta semana antes de que se cierre el plazo de incorporaciones.

Así las cosas, el equipo tuvo que tirar de las penetraciones de Bowie, del ímpetu de Aramburu, de la dirección de Fuentes y de los triples Guillén para luchar por el triunfo. Y vaya que si luchó, tanto como que lo tuvimos en nuestras manos con un 60-53 a falta de 8 minutos para el final. Justo en ese momento en el que deberíamos haber impuesto nuestra supuesta calidad y experiencia, el equipo se hundió y encajó un parcial 0-16 que volteaba el partido.

En los dos últimos minutos el equipo se enganchaba desde la línea de tres, con triples de Guillén y Fuentes pero los jóvenes jugadores de Simply Olivar supieron jugar a la perfección los instantes finales y se llevaron un triunfo justo y que debe servir para que nuestro equipo reflexione de cara al tramo final de liga.

Mientras la Fundación Lucentum caía víctima de un exceso de confianza, vemos como nuestros rivales no fallaban. Marín, Sammic, Araberri y Ávila vencían a domicilio y se alejan ya del alcance de un Lucentum que ya no se puede agarrar ni al clavo ardiendo de ser sólido en su cancha. 

Hace una semana tuvimos que dejar de mirar al primer puesto, esta semana tenemos que dejar de mirar, de momento, al segundo puesto y marcarnos el objetivo de alcanzar el objetivo de entrar entre los cinco primeros para tener, al menos, ventaja de cancha en la primera ronda de Playoff.

Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Kody con algunos problemas en la rodilla... Te lo dijo a ti?? ... En Marín también tenia problemas en la rodilla??