La Fundación Lucentum se congela en el Pedro Ferrándiz

Foto: Jose Fco. Martínez - Fundación Lucentum

El pasado viernes escribía un artículo como previa del partido de ayer entre Lucentum y Zornotza. El título de esa entrada fue 'Obligados a devolver la ilusión a las gradas'. Pues bien, el equipo hizo lo diametralmente opuesto, volvió a no transmitir a dejar de ser un equipo luchador y que pelea cada bola y que está lejos de ser aquel bloque que consigue imponer el todo por encima de las individualidades. Ahora mismo, ni bloque, ni individualidades... ni ilusión.

El partido discurrió con igualdad. Zornotza encontraba las mismas facilidades que halló Olivar la pasada semana y conseguía contrarrestar las acciones de la Fundación Lucentum. 

Zornotza dominaba el rebote y su base Arturo Cruz llevaba de cabeza a la defensa alicantina. Xavi Hernández acabó inédito y tuvo que ser Adri Fuentes el que asumiera el peso del equipo. Kody y Sherman rascaban bajo del aro, pero todo los esfuerzos se echaban por tierra con la falta de intensidad en defensa.

Russell Byrd apareció y anotó tres triples, pero dejó la sensación de que su juego no va más allá de eso. Se le supone con capacidad de aportar en el rebote pero no hizo ni un solo atisbo de pelear los rebotes. Tampoco mucha intensidad defensiva. Si Byrd apareció, ayer fue Porcher el que no contó con la confianza de Kuko Cruza. 0 minutos para él.

El partido llegaba al tramo decisivo con igualdad pero, sin apenas darnos cuenta, Zornotza gestionó mucho mejor el tramo final de partido y se llevó un triunfo dejó a las gradas igual de frías que habían estado durante todo el partido.

La derrota deja malas sensaciones. Los gestos y las caras de la directiva en el palco eran un poema. Kuko resoplaba mientras veía que se escapaba el partido sin poder remediarlo. Y en la cancha no se vio la voluntad ni el pundonor de otras ocasiones. Mientras tanto, en la grada la afición intentaba mantenerse en calor poniéndose los abrigos ya que el juego del equipo no acababa de enganchar.

Al equipo le ha picado la mosca tsé-tsé y está adormilado. Necesitamos un golpe de timón de algún tipo para recuperar al equipo, a ese equipo que hace tres semanas dio un espectáculo ante Ávila y que sabemos que es capaz de ofrecer mucho más. A tiempo estamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración