Carta de despedida de Miguel Ángel Zapata


Miguel Ángel Zapata finalizaba ayer día 15 su vinculación con el club después de dos temporadas en las que ha tenido un papel importante, tanto en la coordinación de la base como también al convertirse entrenador del primer equipo a final de la pasada temporada. 

El técnico granadino ha dejado una carta en la que se despide del club y de la afición. Desde aquí le deseamos la mejor de las suertes en su trayectoria futura.


“Hola lucentinos y lucentinas,

Tras casi dos años llega a su fin mi vinculación con la Fundación Lucentum Baloncesto Alicante. Lo primero que me viene a la cabeza es dar las gracias. Gracias a la junta directiva que hizo posible mi regreso a esta ciudad para aportar mi granito de arena a este ilusionante proyecto que busca devolver, desde unos cimientos sólidos, el baloncesto profesional a la provincia de Alicante.

Quiero dar las gracias, por supuesto, a mis jugadores que me han tenido que aguantar durante un año. Y a mi cuerpo técnico: han sido muchos kilómetros, muchas horas en la pista y fuera de ella, trabajando juntos para intentar sacar lo mejor de cada uno y llevar este equipo lo más arriba posible. Solo nosotros sabemos cómo ha sido este trayecto, ¡Gracias! Gracias Adrián, Alberto, Raúl, José y José Luis.

Gracias al equipo de comunicación: unos verdaderos profesionales, no solo desde el conocimiento, sino también desde el sentimiento de pertenencia a un proyecto, a un club.

Gracias a todos los entrenadores y entrenadoras de la base que habéis intentado comenzar un cambio en la forma de trabajar con los realmente protagonistas de este club, los chicos y chicas que vienen cada día a formarse y sentirse parte de un club.

Y, para terminar, dos menciones más. La primera para un jugador que es todo sentimiento y carácter, Guillermo Rejón, a quien le deseo la mayor de las suertes en su nueva faceta profesional y en su nueva etapa en la vida. Estoy seguro que lo disfrutarás tanto como competir. Y la segunda mención va a dos supervivientes. Casi siempre olvidados, Javi y Roberto, son pasado, presente y futuro de este club. No creo que existan otras personas que definan de mejor manera lo que significa la implicación, el compromiso y el sentimiento por el significado de las palabras Baloncesto y Lucentum.

Por supuesto, no quiero despedirme sin dar las gracias a la Kali Nord y todas esas personas que nos habéis apoyado dentro y fuera de las pistas durante esta temporada.

Deseo a los lucentinos y lucentinas que recuperéis, lo antes posible, el sitio que merece esta ciudad en el panorama baloncestístico. A todos, ¡gracias!

Y como bien hemos aprendido en este tiempo juntos, ¡quien nunca se rinde al final triunfa!”
Miguel Ángel Zapata

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración