Se cumplen 10 años de la milagrosa salvación del Lucentum



El Lucentum está a punto de cumplir veinte años de historia. En estas dos décadas han sido pocos los años en los que hemos vivido con cierta tranquilidad. Ascensos, descensos, Copas, Playoffs, Copa ULEB, problemas económicos, descensos en despachos...

Eso es y ha sido lo bueno y lo malo de este club. Siempre nos ha tenido en vilo, ya sea para disfrutar con los triunfos y para sufrir con los fracasos. No conocemos el término medio.

Pero si hay algún momento que creo que supuso el momento álgido para los que hemos seguido a este club desde hace muchos años, ese fue la milagrosa salvación de la temporada 2003-04. Ya publiqué una serie de artículos relatando aquella temporada.

Hoy precisamente se cumplen diez años de la victoria de aquel Etosa Alicante en el Martín Carpena. Una victoria que nos dio un salvación que supo a gloria y por la que nadie daba un duro cuando el equipo comenzaba 2-15 la temporada o como a falta de diez jornadas el equipo estaba a 4 victorias de la salvación.







 

Todavía me late el corazón cuando vuelvo a visionar el vídeo de la mítica victoria ante Estudiantes con la jugada de Héctor García a falta de una décima:



Difícil de olvidar la victoria ante el Real Madrid en la prórroga con un Lou Roe estelar:



Y qué decir de las imágenes del partido final en Málaga, que pudimos vivir en el Pabellón Florida Babel y que supuso una explosión de alegría:





Creo que en esos partidos es cuando el Centro de Tecnificación tocó techo en cuanto a ambiente y presión para los rivales. Entonces fue cuando nació la pancarta, ya famosa, que reza "Quién nunca se rinde, al final triunfa" y que acompaña al Lucentum en los momentos difíciles desde entonces.

Hubo final feliz y la tristeza se quedo en Fuenlabrada, que vio como su equipo descendía a pesar de firmar un gran final de temporada. Así lo recuerdan en el blog Area 18 Deportes.

Son estos grandes momentos los que nos tienen que hacer soñar con que algún día esta ciudad consiga volver a ilusionarse con su equipo de baloncesto y ojalá se pueda algún día volver a enganchar a la gente al Lucentum como se consiguió en aquella época.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

Importante triunfo de HLA Lucentum basado en el dominio en la pintura