Entrevista a Lucio Angulo: "Aquella salvación nos hizo más fuertes"



Hoy se cumplen 10 años de la mítica salvación del Lucentum. Antes recordábamos algunos de los momentos de aquella temporada, y ahora os traigo una entrevista que he podido realizar al gran Lucio Angulo y en la que nos recuerda cómo vivió aquellos momentos y otros de su amplia etapa en el Lucentum. Os recomiendo también leer la entrevista que le pude hacer allá por 2008.

Aquella temporada comenzaba con una plantilla de grandes fichajes: Berni, Iñaki y tú mismo os uniáis a Oriol, Lou Roe para formar un equipo que parecía aspirar a tener un año mucho más tranquilo de lo que al final resultó. ¿Qué te hizo decidirte por la opción de fichar por Lucentum?

Lucentum estaba configurando un equipo con serias aspiraciones. Me gustaba mucho la ciudad y me habían hablado muy bien de la afición. Cosas que luego pude corroborar.

¿Qué falló en aquel mal arranque de temporada en el que todo parecía salir mal, tanto en ACB como en ULEB?

No sabría decirlo con seguridad. Quizás problemas de adaptación y que nos sobre presionamos. Al ir transcurriendo la temporada sentíamos que no estabamos en el puesto que, por plantilla, merecíamos. 

Al poco de llegar Trifón Poch al banquillo todo cambió diametralmente. ¿Tan decisivo fue ese cambio?¿Casimiro era parte importante de tan mal arranque?

No creo que Casimiro fuese el problema. Él habia demostrado ser un entrenador 10. Yo lo sufrí, jugando yo el el Tau, cuando se hizo con la liga con el TDK. Lo que si fue revulsivo, aire fresco fue Trifón. Supo canalizar el trabajo y traducir esto en victorias. Estas fueron un bálsamo y lubricante para que todo fluyese. Los fichajes que acompañaron a Trifón fueron un impulso necesario.

El punto de inflexión en los resultados parecía llegar tarde pero el equipo consiguió una serie de victorias inimaginable. ¿Cuál de ellas recuerdas con mayor emoción o cariño?

Muchas. Fue duro. Recuerdo un grupo muy únido y sacrificado. La implicación de Berni, el talento de Quincy, Lou. La seguridad de Pepe. El sacrificio de Iñaqui. Un gran capitan, Héctor…el trabajo del fisio, médicos... Trifón dando cordura. La afición. No sé si se hubiese podido salvar la categoría si TODOS esos condicionantes no hubieran confluido.

¿Recuerdas alguna anécdota de aquellos momentos y que quieras compartir con los lectores del blog?

Si, recuerdo. Alrededor de la jornada 25 que solo llevabamos 6 victorias y el equipo siguiente lo teníamos a 10 victorias. Me encontré con un jugador del Fuenlabrada que me dijo: “¿Sabeis que vais a descender no?” Yo le dije: “No jodas, aún queda mucho”. Me contestó :” Si yo lo digo por ti, para que os hagais a la idea. Es un palo muy grande”.

Le contesté: “No quiero hacerme a la idea”.

Creo que representa muy bien que todo el equipo tenía en la cabeza que eramos un grupo muy capaz y que nadie pensaba en esa posibilidad.

Todo salía bien, victorias ante Madrid, Fuenla, Estudiantes, …  pero Fuenlabrada no fallaba y todo se iba a decidir en el último partido en la complicada cancha de Unicaja. ¿Cómo recuerdas el ambiente previo al partido? ¿Y la celebración final?

Antes del partido yo veía al equipo preparado para todo aunque recuerdo estar preocupado por mi mano. Tenía una lesión y no estaba a pleno rendimiento. Tenía muchas molestias.

La celebración fue muy emotiva, fue como quitarse un chaleco lastrado de 50 kg que habiamos llevado durante meses. La afición, que estubo enorme: Saltaron a la cancha. Recuerdo la alegria desbordante de jugadores que no habían disputado muchos minutos como Varela o Tomic. Un equipo feliz en su conjunto.

Tambien recuerdo el triple de medio campo de Quincy en el tercer cuarto como punto de inflexión.
De película.


Tras aquel año de infarto, en 2004-05 tocó vivir las mieles del triunfo. ¿Crees que esa gran temporada fue fruto de aquella mítica salvación?

Esa salvación nos hizo más fuertes. Nos hizo creer y crecer. Tambien la compenetración y llevar jugando juntos tiempo facilita las cosas. Con gente, tanto por detrás, como en oficinas, como en el timón haciendo las cosas bien repercute en resultados.


Después, seguiste siendo pieza clave en el Lucentum hasta que llegó el año del triste descenso en 2007. Aquella temporada parece que fue una ‘muerte dulce’, en el sentido de que el equipo fue cayendo poco a poco en la tabla hasta que finalmente se consumó el descenso. ¿Cuál crees que pudo ser la clave de ese mal año?

Creo que fuimos muy irregulares durante todo esa temporada. Creo recordar que ganamos el derbi a Pamesa de un punto y perdimos contra rivales directos teoricamente más fáciles. 


El año siguiente, en LEB, te ‘tocó’ seguir en el Lucentum a pesar de que deseabas seguir en ACB. ¿Cómo fueron esos momentos para ti?

Incómodos porque sabía que, egoistamente, me iba haciendo mayor y corría el riesgo de no volver a jugar en la ACB, como asi fue. También como equipo era una incógnita. Era un ‘volver a reinventarse’. Muchos cambios de golpe no son buenos para un equipo y en Alicante íbamos a cambiar de presidente, de entrenador, de plantilla, de categoria…

Con la perspectiva que da el paso de los años, ¿Cómo recuerdas ahora tu etapa en Alicante? ¿Con qué momento te quedas de tu paso por el Lucentum? ¿Y en el plano negativo?

Todo fue mucho mejor de lo que mis expectativas proyectaron. 

En Alicante sigues siendo un jugador admirado y querido. La afición te eligió hace unos años como el segundo mejor alero de nuestra historia. Y el pasado año, como el 4º mejor jugador de toda la historia del club, solo por detrás de Llompart, Roe y Lewis. ¿Cómo recuerdas tú a la afición alicantina?

Con enorme cariño. Cuando pasa el tiempo es cuando te das cuenta de la magnitud de algunas experiencias vividas. Aún veraneo allí. Creo que Alicante atrae mucho por su gente y su afabilidad. Muchos exjugadores siguen vinculados de una u otra manera a la ciudad.

Es inevitable preguntarte sobre cómo has visto, desde la distancia, la difícil situación que ha atravesado el club en los últimos años, pasando de jugar unos Playoff ACB a estar en Primera Nacional en apenas 2 años.

Es una tristeza enorme que haya sucedido. Que un equipo baje ya es traumático pero que sientas que deportivamente se estén haciendo bien las cosas y repentinamente te veas abocado a 1º Nacional; es díficil de asimilar. Sobre todo para la afición que ha vivido baloncesto de primer nivel. 

El baloncesto ha cambiado mucho en estos años. Hace poco leí que el presupuesto del Lucentum de la temporada 2007-08 en LEB fue de ¡3.6 millones de euros!. Hoy en día ese presupuesto es de un equipo de mitad de tabla ACB. No hay ascensos, tampoco descensos. La crisis ha acabado con muchos clubes… ¿Qué crees que debe cambiar para que el baloncesto en España se parezca un poco al de hace 5-10 años?

Es imposible que vuelva ese tipo de baloncesto. El baloncesto evoluciona, como lo hacen las circunstancias. Es obvio que es complicado encontrar patrocinadores ahora que apuesten tan fuerte por el baloncesto como antes. Esto hace que caiga en cascada y repercuta a todo el Club. Se deberían hacer proyectos sólidos y realistas. Contratos más bajos (que se están haciendo) pero que se cumplan. Y que se hagan cumplir. Ser consecuentes. Si no se cumple con los pagos que se tomen medidas. Sanear y que no sea habitual que clubs que no pagen, fichen con toda normalidad por ejemplo. El sacrificio debe llegar desde todos las partes. 

Por último, ¿A qué se dedica ahora Lucio Angulo?¿Sigues vinculado al basket?

Colaboro como entrenador para la FEB.

Un saludo Ramón, a todos los lectores de lucentumblog y en particular a TODA la sufrida afición de Alicante.

Un fuerte abrazo.

Lucio.
Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

1 comentarios :

Sergio Sierra Flores dijo...

Muy buena entrevista, cada palabra que leía me recordaba a aquel Lucentum y a aquel Lucio Angulo. Gracias